Angry Bull Simulator: ¿justicia poética taurina?

Plaza de toros
Angry Bull Simulator es un simulador que plantea la tauromaquia desde un punto de vista diferente al habitual: el del toro. Esta vez no es él el acosado sino los inconscientes que corren por el ruedo

En España la tauromaquia ha sido elevada a categoría de arte. De hecho la RAE se refiere a ella como el arte de lidiar toros. Pero si perseguir y humillar un toro hasta la muerte es arte, ¿qué es cuando éste empitona a sus acosadores y verdugos? ¿Es un accidente? ¿Es también arte? ¿Es justicia poética? ¿Es el karma? ¿O como todo parece indicar es selección natural?

En cualquier caso, sea lo que sea, horroriza pensar que seguro hay haters y enemigos de la cultura que experimentan poco menos que el Síndrome de Stendhal al ver cómo toreros, picadores, banderilleros, espontáneos y demás son revolcados por el suelo por un morlaco, cómo se retuercen de dolor por las cornadas y cómo corren como nenazas a esconderse detrás de la barrera cuando no tienen nada punzante entre las manos.

Pensando en que al parecer no deben ser pocos los que así opinan, Tapinator ha lanzado un simulador pensando en ellos: Angry Bull Simulator.

Un cornudo del que nadie se ríe

Pues sí, aquí el usuario maneja el toro que tiene una mala virgen que no se aguanta, cosa que puede ser comprensible. Hay que tener en cuenta que estaba tranquilamente en su dehesa con sus vacas, lo han metido en un camión y lo han llevado a una plaza de toros en la que guiris borrachos, toreros vestidos con trajes ridículos de luces,  puede que el tonto del pueblo (título muy disputado en algunas localidades) y el resto de destacados prohombres, le han fastidiado la siesta.

La misión del toro es perseguirlos por el ruedo y darles lo suyo con saña. Su caza no será en balde, puesto que a medida que consiga cornearlos irá superando niveles. En la parte inferior de hecho hay un marcador que indica cuántos quedan para pasar el nivel en curso.

Torero cogido en Angry Bull SimulatorTorero cogido en Angry Bull Simulator

Esperemos que no seas de los que se divierten con este tipo de aplicaciones... pero si lo eres, te puede interesar saber que cuentas con un radar que detecta tus objetivos por el ruedo y una barra de energía para saber cuándo estás cansado.

Lo que se echa de menos una corrida de toros reglamentaria , más allá de un puñado de descamisados corriendo como pollo sin cabeza por una plaza. Tal vez en Tapinator lo tengan en cuenta para las próximas ediciones. Puede ser que algún desalmado eche de menos una versión similar para bous al carrer, toro embolado, Toro de la Vega o de Medinaceli.

Y recordad, niños: esto es una simulación y no está bien desear el mal a nadie.

Relacionados

Opiniones de los usuarios

Nos encanta escucharte ¿Nos dejas tu opinión?