Apple tumba una ley que autoriza reparaciones en talleres no oficiales

iMac, iPhone y iPad
Una nueva ley pretendía abrir las reparaciones de dispositivos propietarios a talleres no oficiales, pero algunos fabricantes como Apple han conseguido que se rechace. Analizamos por qué ha sido así

Todos sabemos de sobra que Apple es una marca exclusiva que envía el mensaje contrario. Es decir, para tener uno de sus productos hay que desembolsar una buena cantidad de dinero, pero la forma en la que se venden estos desde Cupertino hace que parezca que cualquiera se puede permitir un iPhone, un iMac o un MacBook. Tal y como ya comentamos aquí mismo, Apple piensa en sus fans como en su propia familia. Si tienes uno de sus dispositivos entras a formar parte de algo muy especial, con una comunidad muy unida y que respalda a su marca al 100%.

Estos altos precios, sin embargo, no se limitan sólo a sus dispositivos nuevos. Reparar una máquina de Apple es también muy caro. Según se recoge en Mic News, si un iPhone o un iPad se caen a una piscina o una bañera las reparaciones costarán entre 269 y 329 dólares, ya que el daño por líquidos no entra dentro de la garantía. Antes se podía ir a una tienda que no fuese de la marca para intentar conseguir una reparación más barata, pero eso se acabó. Al menos en Estados Unidos.

Varios juristas de Nueva York presentaron el Acta de Reparación Justa o Fair Repair Act, que requerirá que fabricantes como Apple ofrezcan información y partes que se necesitan a la hora de reparar un dispositivo. Los de Cupertino, IBM, Xerox y Cisco han intentado hacer presión en su contra, con lo que el acta no ha podido pasar el corte.

Teóricamente no es ilegal en ninguna parte llevar un iPhone a reparar a un servicio técnico que no sea de Apple. Sin embargo, estos talleres no tienen acceso a manuales de servicio que pueden resultar determinantes a la hora de reparar una máquina de forma eficiente.

iPhone 3GSiPhone 3GS

¿Por qué Apple no quiere el Fair Repair Act?

Las razones para que Apple presionase en contra del Fair Repair Act se reducen a evitar que alguien realice ingeniería inversa sobre una iCosa. Siguiendo los pasos adecuados se podrían llegar a producir algunas iMáquinas falsas, además de que en estos talleres se puede “dañar la integridad del teléfono” según los de Cupertino.

La campaña a favor del Fair Repair Act la hizo un grupo llamado The Repair Association, que en su página web ha publicado un documento en el que declaran que los daños al posible daño a la imagen de marca son “irrelevantes”.

Los propietarios del equipo no tienen ninguna obligación hacia el fabricante después de la compra en lo que respecta a apoyar la imagen de marca. Es falso retener los medios para realizar reparaciones competentes y después solicitar un monopolio en la base de la competencia (The Repair Association)

La campaña por parte de la asociación fue tal que se enviaron 15.000 cartas a los senadores de Nueva York y a distintos representantes a través de The Repair Association apoyando la ley.

No malgastar papel es preocuparse por el medio ambiente

Imprimir las instrucciones de reparación de los dispositivos de Apple y de otros fabricantes y hacer que sean accesibles para todo el mundo no es económicamente sostenible ni beneficioso para aquellos propietarios de un iPhone con cierta tendencia a dejarlo caer en sitios donde no debería. Por tanto, no matar árboles creando instrucciones de reparación de más es preocupación por el medio ambiente.

Un estudio de septiembre de 2014 descubrió que de los 1.800 millones de teléfonos móviles nuevos comprados ese mismo año, un 44% acababan en un cajón, un 4% en vertederos y un 3% reciclados. La edad media para que un niño tenga su primer smartphone es a los 10,3 años, y el adulto medio lo compra cada año y medio o dos años.

iPhone con la pantalla rotaiPhone con la pantalla rota

El Fair Repair Act podría haber extendido la expectativa de vida útil de un teléfono aumentando el plantel de técnicos en reparaciones profesionales. También se podría abrir el campo de reparaciones a otros usuarios, animando a la compra de teléfonos usados que funcionan en lugar del ciclo actual de obsolescencia programada.

Apple quiere que el reciclaje quede para Liam

Apple ha hecho un esfuerzo para disputar algunos de sus dispositivos no utilizados. Para ello ha creado un robot llamado Liam, cuyo propósito es desmontar iPhones y ciertas partes de los mismos para ser recicladas. Por muy bien que suene este plan, todavía no es una forma segura para garantizar que se reciclarán todos los iPhones sin utilizar que existen actualmente.

Con la capacidad de Liam para desmontar un iPhone en 11 segundos, aunque lo haga de forma ininterrumpida, no podría desmontar más que unos pocos millones al año, una cifra muy pequeña comparada con la cantidad de iPhones que se vende anualmente. En 2015 la cifra ascendió a 231 millones.

Relacionados

Nos encanta escucharte ¿Nos dejas tu opinión?