Así de fácil es construirse un fusil AR-15 con esta máquina de $1.500

Fotografía de un AR-15
La empresa Defense Distributed fabrica la Ghost Gunner 2, la nueva versión de su impresora 3D, o más bien torno CNC, que crea fusiles AR-15, el que se utilizó para la matanza de Orlando. ¿Qué hace falta? Dinero, paciencia y búsqueda de accesorios legales

Mientras en Estados Unidos se debate, todavía más, la conveniencia de ser más estrictos con la legislación del control de armas tras el atentado cometido por Omar Mateen; las impresoras 3D con taladradora permiten convertir unos cuántos plásticos en un arma mortal. Sin pasar por aduanas, ni tiendas ni tampoco darnos de alta en ningún censo. El fusil utilizado en la masacre de Orlando era de curso legal, comprado con el mismo derecho con el que cuentan todos los habitantes del país norteamericano. En otras partes del mundo es mucho más difícil conseguir un fusil pero, ¿y si nos lo montamos en casa? Ghost Gunner 2 ya tiene más de 3.000 reservas, y todavía no está disponible de manera total.

El fusil AR-15 es el porqué de este aparato a mitad de camino entre una impresora 3D y un torno CNC, se creó en 1957 y es el equivalente americano del AK-47. El Ejército de los Estados Unidos lo descartó por su ligereza tras su creación, pero acabó usándose en Vietnam a partir de 1965. Ha estado en numerosos conflictos bélicos modernos, como Irak o Afganistán. Muchos de los modelos existentes se prohibieron a partir de 1994, pero tras presiones de lobbies proarmas y la Asociación Nacional del Rifle, se eliminó esa restricción. Desde que se abrió al mercado, este fusil de asalto se ha utilizado para, al menos, una decena de tiroteos múltiples. Se argumenta que desde que se rumorea con una nueva prohibición se han vendido casi un millón y medio de unidades en el país norteamericano.

Ghost Gunner 2. La evolución de la impresora que puede crear fusiles

Exactamente no es una impresora 3D al uso, lo parece, pues comparte muchos aspectos con ellas, pero, además, puede utilizar su torno para pulir y dar forma a madera, plástico y metal. Está claro, de esta manera las posibilidades de Ghost Gunner crecen exponencialmente. Cody R. Wilson es su creador y tras ser el inventor de la primera pistola impresa en 3D ha dado una vuelta de tuerca a su modelo estrella. Con Ghost Gunner 2 podremos crear fusiles en casa, sin necesidad de experiencia previa ni tampoco licencia alguna. Parece imposible, pero es real, pues fabricar estas armas en EE.UU. es legal. El Senado de California trató de prohibir este tipo de armamento sin licencia, pero rechazaron la propuesta.

Este aparato ya tiene más de 3.000 reservas, algunas desde fuera de los Estados Unidos.

Como si de un nuevo videojuego o modelo de smartphone se tratase, Ghost Gunner mejora notablemente algunas de sus características para facilitar la creación de armas. Este cacharro de 1200€ aproximadamente puede crear una réplica exacta del rifle AR-15, tristemente conocido por ser el que portaba el asesino de la masacre del club de Orlando. Pese a tener reservas desde fuera de los Estados Unidos, queda claro que desde el país americano es más fácil hacerse con una de ellas y conseguir los componentes necesarios (no son pocos) gracias a sus leyes de tenencia de armas. Para poder crear este fusil deberemos adquirir Ghost Gunner 2, que crea el armazón. Más tarde conseguir cada uno de los componentes necesarios para acabar el arma, conseguir munición y leerse, antes de todo esto, su extenso manual en PDF en el que se explica el proceso de montaje y creación.

Pero no podemos crear por completo el arma funcional desde el principio. Tenemos, al igual que su predecesor, encontrar y comprar más componentes que completen el cuerpo del arma. De esta manera crearemos el núcleo, el cuerpo, la parte más importante del fusil y el que más regulado está, para comprar el resto de elementos más tarde. Ghost Gunner 2, que está teniendo un lanzamiento escalonado desde el mes de marzo, utiliza software de código abierto (disponible para su descarga desde la página oficial del producto) y ya tiene hasta reservas para países que no son los Estados Unidos, según recoge el propio Wilson en Vocativ.

Su uso es muy común en los Estados UnidosSu uso es muy común en los Estados Unidos / [Mitch Barrie] editada con licencia CC 2.0

Problemática mundial: De Bataclán a Pulse

Es lógico, genera mucho respeto poder crear en nuestra casa el cascarón de un arma capaz de matar a personas y comprar libremente accesorios que la completan y que no necesitan permisos. Pese a que no es un hardware de uso mainstream, existen cientos de personas que tienen una en casa y miles esperan recibirlas. Tal y como ha asegurado Ladd Everitt, director de comunicaciones de la organización sin ánimo de lucro Coalition to Stop Gun Violence (CSGV), es preocupante que los fusiles AR-15 de fabricación casera se puedan construir tan libremente, un producto que puede caer en manos equivocadas. Everitt se queja de las propias leyes sobre la tenencia de armas de los Estados Unidos, ya de por sí laxas, añadir a toda esta problemática la utilización de aparatos como Ghost Gunner 2 empeorará la situación.

Everitt se pregunta si es legal lo que hace Defense Distributed (empresa de Wilson, creadora de las Ghost Gunner), pues asegura que, a efectos prácticos, está creando armamento real, por lo que deberían intervenir las autoridades. Por ejemplo, los asesinos de la sala Bataclán en París o el reciente perpetrador de la matanza en el pub Pulse de Orlando llevaban armas de curso legal, creadas desde la industria armamentística. Este problema, ya de por sí importante, aumentaría en el caso de producirse un asesinato con armas fabricadas con impresoras.

Relacionados

Nos encanta escucharte ¿Nos dejas tu opinión?