cadenas

Ya llevamos un tiempo en el que oír hablar de Bitcoin se ha convertido en algo habitual. Esta criptodivisa concebida en 2008 por el japonés Satoshi Nakamoto se caracteriza por ser descentralizada, es decir, que no está respaldada por ningún gobierno ni emitida por ninguna autoridad central. Su existencia se basa en un sistema de verificación llamado "prueba de trabajo", con el que se pueden impedir falsificaciones mediante réplicas de toda la cadena distribuidas por toda una red de ordenadores. Es un proyecto en constante evolución y cambio —como cualquier moneda—, si bien sus creadores y principales desarrolladores creen que tiene el poder para cambiar el mundo de la economía.

Entonces, ¿cómo se puede regular el Bitcoin para evitar el fraude? Podemos explicarlo de la siguiente manera, parafraseando a los chicos de bit2me, que lo explicaron fantásticamente bien: supongamos que un elefante volador de color rosa tocado con un sombrero de copa se planta en la principal plaza de cualquier ciudad, que saluda con el sombrero y se vuelve a ir volando. Acto seguido se les coloca a mil personas otros tantos detectores de mentiras, y se les pide que cuenten lo sucedido. Todos cuentan la misma historia con los mismos detalles, ergo no se podría dudar de la llegada de dicho elefante. En este principio es en lo que se basa la llamada cadena de bloques o blockchain.

Blockchain: la tecnología detrás de las monedas virtuales

La idea lleva décadas dando vueltas, pero se hizo conocida en 2008 con la invención de la moneda digital Bitcoin. Los bitcoins son creados por computadoras que resuelven complejos puzles matemáticos y esto requiere una gran potencia de computación y electricidad.

Una cadena de bloques es la tecnología que está detrás, que actúa esencialmente como un registro, un libro mayor de acontecimientos digitales que está “distribuido” o es compartido entre muchas partes diferentes. Solo puede ser actualizado por consenso general, cuando legítimamente sea necesario actualizar algo y, una vez introducida, la información nunca puede ser borrada.

Esto significa que, si cambiamos un registro en un ordenador que tenga una parte de la blockchain, se sincroniza automáticamente en el resto de pares. Además, si desapareciese de la red uno de los nodos de la cadena, la integridad de la misma no se vería afectada en absoluto. Esto quiere decir que la cadena de bloques de Bitcoin contiene un registro certero y verificable de todas las transacciones que se han hecho en su historia.

Blockchain es lo que impulsa a BitcoinBlockchain es lo que impulsa a Bitcoin / Antana editada con licencia CC BY-SA 2.0

Las cadenas de bloques, más allá de las criptomonedas

La tecnología actual de cadenas de bloques tiene a actores muy importantes, como Microsoft, desarrollando sus propias tecnologías de blockchain. Como ocurre con cualquier tipo de diseño tecnológico, algunas de ellas están abiertas al gran público, mientras que otras restringen el acceso a un grupo selecto de personas.

Los bancos también han mostrado interés en las cadenas de bloques, ya que según declaraciones de Simon Taylor, vicepresidente de investigación y desarrollo de la cadena de bloques para el banco Barclays, a la BBC, las blockchain “mantienen nuestro dinero seguro y una gran computadora mantiene el registro de quién tiene qué”. También se pueden registrar bonos, acciones, transferencia de propiedades y cualquier tipo de derecho u obligación, incluso titulizaciones totales o parciales.

Una aplicación posible de la blockchain más allá de la criptodivisa es la creación de los llamados smart contracts. Un smart contract consiste en crear programas que pueden manejar dinero automáticamente. Al hacer un contrato se definen ciertas condiciones o criterios que se deben cumplir, y las acciones que se disparan cuando se cumplen los criterios. Cuando se realiza una transacción entre dos partes, el programa verifica que el producto/servicio se haya satisfecho, y solamente si el criterio se cumple entonces la cantidad de dinero se transmite a la cuenta del proveedor. De esta forma, se obtiene un servicio de depósito de garantía en tiempo real con un coste de operación cercano a cero.

Los bancos también están interesados en las cadenas de bloquesLos bancos también están interesados en las cadenas de bloques

Otra aplicación interesante de las blockchain es compartir y gestionar el uso de propiedad intelectual. Existen servicios como Ascribe, que sirven para permitir a artistas, galerías y coleccionistas registrar, transferir y archivar arte digital. Esto funciona de la siguiente manera:

  • En primer lugar, los artistas registran sus obras en un registro de propiedad intelectual distribuido que es públicamente accesible.
  • Después las obras son almacenadas en la nube y acreditadas al artista. En la nube cada versión de la obra recibe un identificador criptográfico único que es inseparable de la versión original.

¿Cómo funciona blockchain? ¿Por qué es tan efectivo?

Volvamos al ejemplo del elefante volador con ínfulas de playboy. Los incrédulos individuos que se ponen de acuerdo al explicar lo que han visto vienen a ser nodos, geográfica y computacionalmente separados entre sí. Después, cada nodo tiene que pasar por una “prueba de trabajo” que demuestra que un ordenador ha resuelto un problema de forma correcta.

Blockchain permite evitar fraudesBlockchain permite evitar fraudes

Las entradas de las cadenas de bloques son prácticamente imposibles de falsificar porque habría que acceder a cada una de las réplicas de forma simultánea para conseguir tener éxito. Además, se puede garantizar la privacidad de los usuarios de criptomoneda gracias al concepto de consenso distribuido, ya que permite crear un registro incorruptible de eventos pasados y presentes del mundo digital: se puede registrar que el evento en cuestión ha tenido lugar, y que lo ha hecho correctamente sin explicitar detalles concretos sobre el tipo de evento o las partes involucradas.

Aplicaciones de las cadenas de bloques en el futuro

El concepto de la cadena de bloques no se limita a Bitcoin y recientemente han aparecido otras redes como alternativas potenciales. Además, la cadena de bloques de Bitcoin ni siquiera es necesariamente la que está mejor equipada para que construyan aplicaciones sobre ella, pero por ahora Bitcoin es la que más inercia tiene y la que tiene la mayor red, lo que hace que sea más resistente que otras.

Los nuevos protocolos que se construyan sobre la tecnología fundacional podrían dar lugar a productos y servicios de consumo fáciles de usar. Podría ser un producto cualquiera, que se beneficiara de tener la información almacenada en una base de datos que no se puede cambiar ni es propiedad de una única entidad, pero que a la vez es accesible desde cualquier punto en cualquier momento.

Con las cadenas de bloques se podría gestionar el voto electrónicoCon las cadenas de bloques se podría gestionar el voto electrónico

Una tecnología como esta podría ser la respuesta para el voto electrónico, ya que por la naturaleza de las blockchain se permitiría un sistema de voto en el que las identidades de los votantes estuviesen protegidas, infalsificable, a un coste prácticamente nulo y de acceso público.

Las cadenas de bloques pueden ser útiles para las autoridades fiscales debido a su transparencia, ya que se cree que gracias a su diseño y a que se puedan consultar todos los registros hacen más difícil que se produzca un fraude fiscal.

No se puede negar que esta tecnología tiene un potencial enorme. Si se desarrolla de la forma adecuada, como ya hemos expuesto en este artículo, no cabe duda de que podemos llegar a ver innovaciones que pueden acabar transformando la forma en la que percibimos la economía y la banca. El tiempo lo dirá.

Relacionados

Opiniones de los usuarios

Nos encanta escucharte ¿Nos dejas tu opinión?