Homepage de Bozza

¿África? Sí, ese continente al sur de Gibraltar que sólo sale en las noticias por alguna noticia que da muy mal rollo o si la Selección gana algún mundial. Como ya sabrás se trata de la región del planeta con el índice más bajo de desarrollo humano, lastrado entre otras cosas por los incontables conflictos armados que tienen lugar en sus territorios entre otras gracias a la indiferencia del primer mundo.

El país que más se ha desarrollado ha sido la República de Sudáfrica, alcanzando en muchas partes del país un nivel de vida similar al de cualquier ciudad europea o norteamericana. De aquí precisamente proviene Bozza, una empresa que se ha propuesto un objetivo que hasta ahora nadie se había planteado alcanzar: convertirse en el primer distribuidor africano legal de material audiovisual.

¿La respuesta africana a iTunes, Netflix y Spotify?

Antes de nada hay que tener en cuenta lo siguiente: África es un país con una población estimada de 1.100 millones de habitantes donde dos tercios de la misma se encuentra por debajo de los 25 años de edad. Al mismo tiempo, a pesar de sus bajos índices de desarrollo, hay zonas que están experimentando un rápido crecimiento (en no pocos casos se parte de 0) por lo que, hablando en términos capitalistas, supone un bocado muy apetitoso a nivel de negocio.

Bozza ofrece gran variedad de contenido audiovisualBozza ofrece gran variedad de contenido audiovisual

Pero Bozza no pretende ser una plataforma más... ¿Para qué querer hacer un Spotify o un Netflix cuando ya existen ambos? Pretende ser una plataforma de distribución de contenidos con una filosofía panafricana. Esto es que se centra en contenidos procedentes de este continente, ofreciendo un lugar de acceso para todos sus habitantes a la cultura que allí se genera.

Por ahora alberga a más de 7.000 artistas y 10.000 referencias distintas de contenidos. Está claro que detrás de esto hay una intención de negocio, pero a muchos de los artistas les servirá para darse a conocer y llegar al público superando las trabas que pueden suponer emisoras de radio, discográficas y televisiones para llegar al gran público.

¿Quién paga y cómo?

El margen de beneficios que el autor, sello o distribuidor consigue vendiendo su trabajo en Bozza asciende al 70% a su favor del total de la compra. Los artistas sudafricanos empiezan a recibir beneficios a partir de los 10$ de ganancias mientras que los radicados en otros países lo hacen a partir de los 100$, ingresando este dinero directamente en la cuenta bancaria. Los saldos de las cuentas se revisan cada 7 días.

Una tienda exclusivamente panafricanaUna tienda exclusivamente panafricana

El 80% del tráfico que recibe Bozza proviene de fuera de Sudáfrica, país que capitaliza dos tercios del tráfico total de Internet que tiene lugar en África a pesar de representar un 5% de la población del continente. Es una manera de demostrar el interés por el contenido audiovisual africano. A buen seguro buena parte de este tráfico procede incluso de otros continentes dado que, desgraciadamente, su nivel de vida económico empuja a muchas personas a abandonar sus países.

Entre los países que se han convertido en objetivo de la empresa se encuentran Nigeria, Ghana, Senegal, República Democrática del Congo, Zambia, Zimbabwe y Malawi. Países con un alto desarrollo demográfico y que pese a los graves desequilibrios sociales empiezan a contar con una clase media cada vez más pujante.

También te puede interesar: Galace SQ, el ladrillaco de ‘smartphone’ que lo está petando en África

Enfocado al móvil

Para muchos africanos el acceso a Internet con el que cuentan tiene lugar desde dispositivos móviles ya que las conexiones fijas o son caras o directamente no existen. Cuentan con teléfonos más baratos, redes menos avanzadas y con tarjetas de prepago.

Por ahora son casi 11.000 las referencias en BozzaPor ahora son casi 11.000 las referencias en Bozza

Significa que Bozza ha centrado sus esfuerzos principalmente en las plataformas móviles y han optimizado sus sistema para mostrar sus contenidos de la mejor manera posible a más de 3.000 dispositivos móviles diferentes.

Pero no es lo único: África es un mercado menos propicio para las apps que cualquier otra parte del mundo por lo que el sistema debe basarse en la web. Es decir, trata de mantener una plataforma web plenamente accesible desde el teléfono móvil.

A la vez la empresa ha llegado a acuerdos con operadores de telefonía para que sus contenidos sean ofrecidos a tasa cero y que no cuenten como datos descargados para el usuario, similar sistema al de Internet.org de Facebook.

Vía | TechWeek Europe

Relacionados

Nos encanta escucharte ¿Nos dejas tu opinión?