¿Cuál es el impacto ecológico de un móvil? Así contamina un teléfono

Chimenea muy contaminante
Un estudio universitario analiza diferentes modelos de teléfonos móviles exponiendo cuánto y cómo afectan estos al medioambiente

Algo tan simple como coger nuestro teléfono móvil para whatsappear a un amigo o compartir un vídeo en redes sociales, aunque no pensemos en ello, tiene un coste en términos ecológicos. Coste que es difícil de medir porque en él influyen diferentes aspectos como la manera del usuario de utilizar su dispositivo o, evidentemente, el teléfono que tenemos entre las manos.

Tal vez la pregunta de ¿Cuánto contamina mi teléfono? no se la formulen de buenas a primeras demasiadas personas, pero entre los que sí lo han hecho se encuentran los investigadores James Suckling y Jaquetta Lee, pertenecientes a la Facultad de Ingeniería y Ciencias Físicas de la Universidad de Surrey. En un estudio publicado online el 10 de junio de este año tratan de averiguar cuál es el impacto medioambiental de un teléfono móvil.

¿Qué teléfono es el más contaminante?

Cualquier acción llevada a cabo por un ser humano tiene un impacto medioambiental y la manera de medirlo es mediante la llamada huella de carbono. Ésta determinada la totalidad de gases de efecto invernadero que se liberan a la atmósfera por acción directa o indirecta de un individuo.

Este estudio, que se centra en 9 teléfonos móviles concretos, cuyos fabricantes han tenido a bien publicar el impacto medioambiental de cada uno de ellos, y en la media de los teléfonos Nokia del año 2003 trata de determinar la huella de carbono en las diferentes fases de su ciclo de vida. Los resultados del estudio según el terminal podemos verlos en la siguiente tabla, que muestra los diferentes aspectos que influyen en las emisiones  de CO2 a la atmósfera.

Terminal Extracción de minerales y fabricación (kg de CO2 de media por unidad)
Transporte (kg de CO2 de media por unidad) Uso (kg de CO2 de media por unidad) Final de vida (kg de CO2 de media por unidad) Total
(kg de CO2 de media por unidad)
Vida útil (en años)
Teléfonos Nokia año 2003 7,9 2,1 3,6 - 13,6 2
iPhone 4s 35,75 3,85 13,75 1,65 55 3
iPhone 5s 56,7 3,5 8,4 1,4 70 3
iPhone 6 80,75 2,85 10,45 0,95 95 3
HTC One 23,65 2,92 13,89 0,04 40,5 3
Nokia 105 3,57 1,4 1,96 0,07 7 3
Nokia Lumia 720 15,12 1,89 3,78 0,21 21 3
Nokia Lumia 1520 28,86 1,85 5,92 0,37 37 3
Sony Xperia T 35,4 5 3,8 1 45,2 3
Fairphone 5,34 2,73 7,91 0,07 16,04 3

Los parámetros medidos comprenden diferentes fases del ciclo de vida de un dispositivo, como la extracción de minerales y fabricación, transporte, el coste de uso del teléfono y su total. Finalmente se tiene en cuenta cuál es la vida media de cada uno de ellos. En este aspecto hay que contemplar distintos factores, no menores, a la hora de determinar el impacto de un teléfono u otro porque no se habla únicamente del dispositivo en sí.

Por ejemplo, no es lo mismo un Fairphone (el smartphone desarrollado con las miras puestas en la sostenibilidad) que es entregado sin cargador o auriculares que un Nokia, que sí cuenta con estos accesorios. Según Nokia, la adición de estos supone añadir al proceso de producción 4 kg más de CO2.

“Según el estudio el teléfono más contaminante es iPhone 6 y el menos el Nokia 105.”

La complejidad de un dispositivo es otro de los elementos a tener en cuenta; podemos ver cómo la emisión de gases que implica el desarrollo de un iPhone versión tras versión en la que se aplican innovaciones tecnológicas va en aumento. Muy alta si la comparamos con un dispositivo moderno pero simple que desempeña funciones básicas como el Nokia 105.
La capacidad de reutilización y reciclaje de sus piezas también influye en su huella de carbono, así como su vida útil, la cual se ha basado en los datos ofrecidos por otros estudios y que la sitúan en casi 3 años.

Fairphone se ha propuesto ser un smartphone lo más sostenible posibleFairphone se ha propuesto ser un smartphone lo más sostenible posible / PICNIC Network editada con licencia CC 2.0

¿Y cuánto contaminan nuestros hábitos?

Como decíamos antes la contaminación de un teléfono no es únicamente cosa del dispositivo. También nuestros hábitos y el perfil del usuario influyen de manera determinante en la emisión de más o menos gases. Hay que decir, eso sí, que los resultados del estudio están basados en lo que se asume como un usuario típico por Nokia, HTC o Apple. Estos lo muestran como un usuario intenso de Internet a través de la actividad social o la mensajería, pero también a través del llamado consumo pasivo. Es decir, el visionado de vídeos o la navegación.

Este consumo repercute en el uso de servidores y redes, que obviamente tienen un coste en emisiones. También en la vida útil del teléfono dado que a dos tipos diferentes de usuario, si nos ceñimos estrictamente al dispositivo en cuanto a hardware y no a los requisitos de sistema operativo que exijan nuevas aplicaciones, un mismo terminal no les durará lo mismo (ni necesitarán cargar su batería el mismo número de veces).

Hay varios estudios que cifran en un quinto de la población el número de consumidores que son conscientes de los desafíos que el presente sistema económico tiene por delante si de verdad queremos cambiarlo por otro más regenerador y comprometido con la sostenibilidad.

(Entrevista a Miquel Ballester)

Por cierto, los resultados en cuanto a uso están calculados sobre una red 3G donde los usuarios generan de media entre 8,5 y 30 GB de datos anuales y que se corresponde a emitir entre 0,55 y 2 kg de CO2 (según unas emisiones de 0,6 kg por kWh).

Aspectos a considerar sobre la sostenibilidad de la telefonía móvil

Todos nosotros estamos echando de menos en la tabla teléfonos de fabricantes como Samsung o Huawei. Esto es porque en la industria tecnológica existe bastante opacidad a la hora de publicar estos datos de cara al gran público y por eso no figuran en el estudio. Por otro lado, también es cierto que su publicación no significa que sean ciertos… ¿A que no, Volkswagen? Sin embargo les otorgaremos el beneficio de la duda.

En el proceso de mitigar el impacto medioambiental de la telefonía móvil es clave la reutilización y reciclaje de los diferentes componentes de terminales. También del desarrollo de tecnología orientada a un uso más inteligente de la energía, con nuevos sistemas de carga eficiente.

A su vez juegan un papel decisivo proveedores y grandes empresas de telecomunicaciones, cuyo trabajo en el plano sostenible debe centrarse en ofrecer un consumo más eficiente de las redes y servidores que alojan los diferentes servicios móviles.

Algunos datos rápidos que se extraen del estudio

  • Un iPhone 6 equivale a recorrer 863km con un Ford Focus de motor gasolina EcoBoost 1.0 de 125cv del año 2014 (110 gramos por km recorrido). Un Nokia 105 equivale a 63 km recorridos con este coche.
  • Según Apple, sólo el primer fin de semana tras el lanzamiento de iPhone 6 se vendieron 10 millones de unidades. Esto se traduce en 950.000 toneladas de CO2 potencialmente liberadas a la atmósfera.
  • El impacto medioambiental de un iPhone 6 equivale a algo más de 13,5 teléfonos Nokia 105.
  • El smartphone más sostenible es Fairphone, con una emisión potencial de gases de 16,04 kg por unidad. Le sigue Lumia 720 con 21.
  • El CO2 generado por transporte de un Nokia 105 es de 1,4 kg por unidad frente a los 3,85 que generaba un iPhone 4s.
  • Un usuario medio liberara 13,89 kg de CO2 a la atmósfera utilizando un HTC One mientras que alguien que use un Nokia 105 dejará esta cifra en 1,96.
  • El coste de reutilización de un iPhone 4s se traduce en 1,65 kg de CO2 emitidos, mientras que reciclar un Fairphone o un Nokia 105 implica unas emisiones de 0,07 kg.
  • La potencial liberación de gases media entre un iPhone 4s y un iPhone 6 aumenta en 40 kg con este último.
  • Apple ha conseguido reducir los costes medioambientales de transporte en un kg de CO2 entre iPhone 4s y iPhone 6.

Relacionados

Nos encanta escucharte ¿Nos dejas tu opinión?