La Estrella de la Muerte

Cualquier persona de cualquier parte del mundo y de cualquier extracción social estaría de acuerdo en que un arma que destruye planetas es algo malo —excepto si la tenemos nosotros y nos sirve para atacar de forma preventiva a alienígenas que pretendan invadirnos, supongo—. Como arma de este calibre la Estrella de la Muerte no tiene parangón.

Estamos hablando de un arma/nave espacial/colonia galáctica del tamaño de un satélite planetario estándar, algo que sería asombrosamente caro de construir, no sólo porque se revalorice continuamente al tener su propia puesta de sol —como decían en Padre de Familia: Blue Harvest—, sino por los posibles gastos hipotecarios que esto generaría.

Esto nos permitió calibrar una red financiera que incluyese las instituciones importantes, ofreciéndonos una imagen de las repercusiones económicas de la Batalla de Endor. (Profesor Zachary Feinstein)

No, no es broma: un profesor universitario ha calculado lo que costaría construirla, y el resultado es que la galaxia entera se arruinaría. El Imperio se habría hipotecado de tal manera que tendría que haber incluido todos los sistemas planetarios que controla como parte del aval, lo que automáticamente lo habría mandado todo a hacer gárgaras. No obstante, en este artículo vamos a ofrecer unos cuantos detalles más sobre este asunto.

Destruir la primera Estrella de la Muerte fue un error

Vamos a suponer por unos momentos que ninguno de vosotros ha visto la primera trilogía —episodios IV, V y VI—. Al final de El Retorno del Jedi se supone que el Imperio cae, lo que debería traer una Nueva República galáctica, paz y prosperidad. ¿Verdad? No, no verdad. La rebelión falla miserablemente como se ha spoileado ya a la hora de introducir la nueva película de Star Wars. ¿Por qué? Por malas políticas económicas. Vamos, que destruir la primera Estrella de la Muerte, como se ha visto en el vídeo anterior, fue un error.

Todo esto ha sido explicado en It’s a Trap: Emperor Palpatine’s Poison Pill, que puedes consultar aquí. El documento ha sido escrito por el profesor Zachary Feinstein de la Universidad Washington de St. Louis. En él se recuerda que los Rebeldes no sólo destruyeron una, sino dos Estrellas de la Muerte, y este documento analiza las consecuencias de la construcción y la destrucción de las dos estaciones espaciales/armas de destrucción planetaria.

La Estrella de la Muerte era una amenaza para todos los planetas, pero según el documento de Feinstein al ser destruida es una garantía de destrucción financiera. En primer lugar, el profesor usa estimaciones del acero usado en la estación espacial para buscar una aleación de calidad más baja de forma que se pueda abaratar el coste de materiales. Después compara el coste total con el de un avión de combate monoplaza, y de ahí se derivan los costes de los componentes que no son de acero. De todo ello se deduce el coste estimado de la estación en sí.

Con una nave como esta se acabó con la primera Estrella de la MuerteCon una nave como esta se acabó con la primera Estrella de la Muerte / taymtaym editada con licencia CC 2.0

Para descubrir el coste relativo Feinstein utiliza una teoría razonable, según la cual habría hecho falta una proporción pantagruélica de recursos para fabricar ambas Estrellas de la Muerte, y realizando ingeniería inversa se puede deducir el tamaño relativo del Imperio Galáctico. El resultado neto es el siguiente: la primera Estrella de la Muerte costó 193 quintillones de dólares, con lo cual el PIB de toda la economía galáctica ascendería a 4,6 sixtillones de dólares al año.

La crisis económica de la destrucción de la Estrella de la Muerte

Feinstein no está preocupado de forma directa por los costes. En lugar de eso, lo que busca es entender los mecanismos bancarios y financieros que se usaron para mantener un proyecto como ese. Usando lógica extraída de las precuelas —episodios I, II y III— y de la Wookiepedia, lo que se obtiene es un sector bancario con activos que son un 60% redondo del PIB galáctico.

Esos bancos habrían invertido a lo bestia en el Imperio mismo y en las Estrellas de la Muerte en particular, y con la destrucción de una de ellas por parte de terroristas galácticos y la caída del Imperio tras la destrucción de la segunda los mercados galácticos se irían por el desagüe. Esto daría pie a que se origine una gran crisis económica intergaláctica.

Si Lord Vader quería abaratar costes debió pensar en construirla con LegoSi Lord Vader quería abaratar costes debió pensar en construirla con Lego / Flying Cloud editada con licencia CC 2.0

Para evitar esta catástrofe a la Alianza Rebelde no le quedaría otra que usar una página del libro de recetas del gobierno español y recurrir a un rescate de los bancos. Las conclusiones de Feinstein dicen que este rescate tendría que ser de al menos el 15%, aunque lo más probable es que fuese del 20% del PIB para mitigar los riesgos y una catástrofe económica brutal. Sin esos fondos preparados, es muy probable que la economía galáctica entrase en una depresión de proporciones bíblicas.

Dicho de otra manera, la destrucción de las dos Estrellas de la Muerte es comparable a la entrada en recesión de todo el sur de Europa en conjunto, y aún así esto se queda pequeño para describir todo el desastre económico que tendríamos entre manos. Siendo así no es de extrañar que, a pesar de haber acabado con Vader y Palpatine, y de haber destrozado el Imperio, fuese imposible para ellos establecer una Nueva República.

Amio Cajander editada con licencia CC 2.0

Relacionados

Nos encanta escucharte ¿Nos dejas tu opinión?