Auriculares de música sobre un teclado

Una de las cosas más habituales en Internet es buscar y descargar música. Como ocurre con el vídeo, la música es un entretenimiento muy popular y en la red puedes encontrar millones de canciones y discos para descargar fácilmente. Es sin duda la fuente número uno para usuarios de todo el mundo que quieren tener la música de sus artistas favoritos descargada en un ordenador para escucharla en cualquier momento. Sin embargo, ¿te has planteado alguna vez a qué calidad descargas tu música habitualmente? Quizás no te importe demasiado, en cuyo caso puede que este artículo no sea para ti, pero si realmente te gusta la música y el sonido y quieres disfrutar de la mejor calidad de audio posible es importante conocer los mejores formatos de audio. Existen muchos pero solo unos pocos tienen la suficiente calidad como para satisfacer a los auténticos melómanos.

Te contamos cuáles son los mejores formatos de audio, dónde poder encontrar tu música en esos formatos y algunas cuestiones adicionales para que puedas sacar el máximo partido a tu melomanía. Y te adelantamos una cosa: el popular MP3 que la inmensa mayoría utiliza no está entre los elegidos. El MP3 es un formato de audio con pérdida. Es decir, que es un archivo comprimido donde parte de la información se ha perdido en beneficio del ahorro de espacio. Incluso los MP3 a 320kbps pierden calidad, por lo que debes descartarlo de la lista. Es un tipo de archivo muy útil e ideal para distribuirse por Internet, pero debemos dejarlo fuera de la ecuación.

Formatos Hi-Res de audio sin pérdida de calidad

Cuando surge la necesidad de pasar la música analógica al campo digital para su distribución se realiza una conversión de formato donde por regla general se prescinde de información sonora que se considera fuera del rango auditivo del ser humano. Sin embargo no todos los formatos aplican el mismo grado de compresión y por tanto no todos eliminan la misma cantidad de información. De ahí que podamos diferenciar entre formatos Low-Res, donde la compresión aplicada elimina muchos datos y la compresión Hi-Res, que trata de respetar la fuente de sonido original realizando las mínimas modificaciones posibles y siendo lo más fiel posible a la calidad de estudio o al archivo master, que es como se conoce la grabación original sin comprimir.

Los formatos Hi-Res sin pérdida de calidad son formatos de audio que presentan la información del archivo original de la forma más aproximada posible. Son también conocidos como archivos lossless: intentan mantener intacta la información sonora. Los grandes inconvenientes a la hora de trabajar con ellos son por una parte su tamaño, ya que al no estar comprimidos son ostensiblemente más grandes, y su disponibilidad. No existe tanta música para descargar en este formato, y menos de forma gratuita. Los archivos de este tipo no están pensados para su transmisión a través de Internet. Además tampoco sirve utilizar un conversor de formatos: si tu canción está a un formato de peor calidad pasarlo a cualquiera de estos que citamos a continuación no logrará que mejore la calidad, por mucho que cambie su extensión.

Grabación de audio en calidad de estudioGrabación de audio en calidad de estudio

Existen más formatos de audio Hi-Res, pero estos son los más populares actualmente y los que debería conocer:

WAV (Wave Audio Format)

Formato común de alta calidad cuando se trabaja con audio y de uso profesional, también conocido como WAVE. Las siglas responden a Waveform Audio Format y es compatible con prácticamente cualquier reproductor ya sea en Windows o Mac. Su inconveniente más importante es el tamaño de los archivos (aunque en realidad este problema es común a todos estos formatos), que depende también de la resolución y velocidad de muestreo, aunque existe un límite máximo de 4GB. Fue desarrollado por Microsoft e IBM y la extensión de los archivos es .wav. Como dato la calidad de audio CD implica que el sonido está grabado a 44.100kHz y 16 Bits.

AIFF (Audio Interchange File Format)

Este formato también está ideado para almacenar música de alta calidad en ordenadores Apple aunque puede ser reproducido por la mayoría de ordenadores Windows. Fue creado por la compañía de la manzana basándose en IFF. Como el FLAC permite guardar todo tipo de información adicional incrustada en el mismo fichero. Debes saber que existen algunas variantes de este estándar. Las extensiones de estos archivos son .aiff o .aif.

En la siguiente tabla orientativa puedes comprobar cuánto tamaño tienen los archivos WAV y AIFF en las diferentes resoluciones disponibles:

Resolución de archivo Tamaño
16-bit/44.1kHz 60 segundos=10MB

16-bit/48kHz

60 segundos=11MB

24-bit/48kHz

60 segundos=16,5MB

24-bit/96kHz

60 segundos=33MB

24-bit/192kHz

60 segundos=66MB

FLAC (Free Lossless Audio Codec)

Es uno de los formatos lossless más populares gracias a que se trata de un formato comprimido pero sin pérdidas, siendo capaz de reducir en un 50% el tamaño original de los archivos, aunque también depende mucho de la naturaleza del material (no es lo mismo la música clásica que la música rock). Su principal ventaja respecto al WAV es la reducción de tamaño claro, suele ocupar la mitad del tamaño de un WAV más o menos. Es de código abierto, libre de derechos de autor y compatible con metadatos incrustados, lo que te permite grabar en el mismo archivo muchísima información adicional que te será muy útil en según qué programas, todo es cuestión de editarla a través de un editor de metadatos. Uno de sus grandes inconvenientes es que iTunes por ejemplo no es compatible con este tipo de archivos. Si eres usuario de Apple y usas su reproductor tendrás que cambiar de software o evitarlo. La extensión de los archivos es .flac aunque también pueden encontrarse como .fla. Su compatibilidad con reproductores software y hardware es bastante alta.

ALAC (Apple Lossless Audio Codec)

Es el formato de audio comprimido de alta calidad desarrollado por Apple. Es también un códec de código abierto pero su popularidad y uso es bastante menor. Los usuarios de iPod estarán acostumbrados a lidiar con este tipo de archivos, que normalmente tienen extensión .m4a. Su mayor inconveniente es la compatibilidad con los reproductores, muy pocos equipos o programas de software son compatibles más allá de iTunes y QuickTime, los desarrollos de la casa. Además la compresión no está tan bien optimizada como en el resto de los formatos citados.

A continuación la tabla orientativa de tamaño de archivo para los formatos FLAC y ALAC en sus distintas resoluciones:

Resolución de archivo Tamaño
16-bit/44.1kHz 60 segundos=5,5MB

16-bit/48kHz

60 segundos=6MB

24-bit/48kHz

60 segundos=9,3MB

24-bit/96kHz

60 segundos=17MB

24-bit/192kHz

60 segundos=34MB

Ahora que ya conoces los mejores formatos de audio todo es cuestión de buscar tu música en esta calidad. Como te imaginas no es sencillo encontrarla: el MP3 es perfecto para las necesidades de Internet y por tanto es lo más común, pero cuando se requieren calidades superiores toca recurrir a tiendas especializadas de compra de música digital o a Soulseek, uno de los programas más tradicionales para descargar música pero que todavía hoy mantiene una importante comunidad de usuarios, muchos de ellos preocupados por la calidad de su biblioteca musical y expertos en sonido de alta calidad. Si participas en la comunidad poniendo tu material sonoro de alta calidad a disposición de todos te será sencillo hacerte con la música la calidad que deseas.

¡Una última cosa! Si pretendes escuchar música en estos formatos en tu móvil muy probablemente no consigas hacerlo, o la tarjeta de sonido integrada en el terminal no será suficiente. Para esos casos mejor recurrir a un PC, aunque siempre puedes comprarte una tarjeta de sonido externa para que el smartphone que pueda tratar correctamente esos audios.

Relacionados

Otros relacionados

Nos encanta escucharte ¿Nos dejas tu opinión?