Cuberox, el cubo retro basado en Linux que dejaría a Rubik a cuadros

Cuberox, el ordenador Linux con forma de cubo
Un grupo de emprendedores canadienses ha fabricado un prototipo de ordenador Linux con aspecto de cubo en el que se puede ejecutar simultáneamente 6 aplicaciones, una en cada cara del cubo. De momento siguen buscando financiación para su desarrollo final

Si creías que resolver el cubo de Rubik era el único entretenimiento que le ibas a poder sacar de un bloque hexaédrico, estabas totalmente equivocado. Un equipo de tres jóvenes canadienses ha desarrollado un prototipo de gadget con forma de cubo, bautizado como Cuberox, que promete revolucionar la manera con la que interactuamos con la tecnología.

En el fondo se trata de un mini-ordenador que corre sobre Linux, en concreto Arch Linux, con el que el usuario puede realizar muchas de las actividades más cotidianas a las que estamos todos acostumbrados, con la particularidad de que cada cara del cubo puede actuar como una pantalla independiente.

De esta manera, podemos ejecutar hasta seis acciones o aplicaciones de manera simultánea y visualizarlas sobre cada uno de los seis displays de Cuberox. Será posible, por ejemplo, ver la hora, echar un vistazo al tiempo, comprobar nuestras acciones en bolsa, leer nuestras actualizaciones en Twitter o Facebook, etc. Sólo tendremos que rotar el cubo para ver la cara que más nos interesa en cada momento.

También te puede interesar: 7 objetos que han sido sustituidos por el teléfono móvil

Pero por supuesto que también hay aplicaciones que pueden hacer uso de las seis caras del cubo a la vez, pudiendo jugar una partida al mítico juego de la serpiente en una versión tridimensional más que interesante. Todas estas aplicaciones estarán disponibles, de concretarse el proyecto lanzado en Kickstarter y para lo que aún falta recaudar varios miles de dólares, a través de la tienda de aplicaciones particular de Cuberox que recibirá el nombre de Cuberia.

Cuberia, la app móvil con la que instalaremos aplicaciones en CuberoxCuberia, la app móvil con la que instalaremos aplicaciones en Cuberox

Un homenaje a los juegos con estética retro

Cada una de las seis pantallas de Cuberox tiene una clara estética retro que nos recuerda a los juegos pixelados de antaño. La rejilla de 16 x 16 celdas que conforman cada display ayuda a ello. De hecho, sus creadores eligieron este aspecto como homenaje a tantos juegos que se hicieron populares durante los años 80.

Cuberox pretende homenajear a los juegos más clásicosCuberox pretende homenajear a los juegos más clásicos

Cuando nos pusimos a diseñar Cuberox, queríamos que retuviera ese espíritu de la vieja guardia, tan presente en todos esos juegos creados hace más de 30 años, pero que todavía pareciera interesante a día de hoy.

Lo que no tiene nada que ver con los años 80 es como interactuamos con el cubo. Cuberox viene a ser un dispositivo multi-pantalla táctil que se puede controlar mediante gestos programables. Así, rotar, agitar u oscilar Cuberox implican una acción diferente, y además también es posible controlarlo mediante la voz. Si hablarle a un reloj te parecía raro, hacerlo con un cubo no se queda atrás.

Especificaciones técnicas

En la siguiente tabla podéis consultar algunas de las especificaciones técnicas más interesantes de Cuberox. Como podéis comprobar, los desarrolladores han facilitado todo tipo de detalles sobre el cacharro, menos su peso, así que suponemos que la ligereza no es uno de los puntos fuertes del dispositivo.

Procesador iMX233 ARM926J a 454 MHz
Sistema Operativo Arch Linux
Memoria RAM 64 MB
Almacenamiento 4 GB con capacidad para más de 8.000 apps
Dimensiones 100 mm x 100 mm x 100 mm
Batería 7.800 mAh
Conectividad Bluetooth y Wi-Fi
Material Policarbonato, resistante al agua y al polvo
Sensores Giroscopio y acelerómetro

Algunas de las características más destacadas de Cuberox

Perfecto para jugar bajo la ducha

Cuberox es totalmente resistente al aguaCuberox es totalmente resistente al agua

Cuberox es totalmente resistente al agua. También al polvo, pero eso es lo de menos, ya que un poco de suciedad no mata a nadie, pero un chaparrón inesperado sí que nos podría amargar el día, especialmente si hemos invertido unos 300 dólares, que es el precio final sobre el que rondaría este producto.

Su superficie totalmente lisa, sin ningún tipo de orificio, lo hace perfecto para echar una partida o disfrutar de nuestras apps en la ducha o incluso en la piscina. ¿Quién no ha soñado con jugar al Mario en la bañera?

Nada de cables para cargar la batería

Cuberox se cargará mediante un soporte de carga inalámbricaCuberox se cargará mediante un soporte de carga inalámbrica

Después de leer la característica anterior, muchos os estaréis preguntando por dónde se carga el cubo en cuestión si no dispone de ningún tipo de orificio o ranura. Pues los chicos de Cuberox han ideado un soporte para la carga inalámbrica del cubo que además dota de mayor funcionalidad al gadget.

El stand de carga incorpora altavoces integrados para escuchar música, micrófono y una luz trasera que se ilumina en más de 256 colores diferentes para que las diferentes aplicaciones instaladas en Cuberox puedan alertar al usuario con notificaciones más visuales.

Juegos multijugador

Los juegos multijugador serán una realidad con CuberoxLos juegos multijugador serán una realidad con Cuberox

Si al final te haces con un Cuberox y, lo que es más importante, logras convencer a otro amigo para que también se compre uno, has de saber que sus desarrolladores tienen en mente lanzar una serie de juegos multijugador para que, sincronizándose a través de la red Wi-Fi, puedas competir contra otros usuarios en carreras alocadas, un Tetris para dos o simplemente intercambiar mensajes.

Ahora mismo, el proyecto está inmerso en una campaña de Kickstarter que determinará si acaba haciéndose realidad o no. De momento se va acercando poco a poco al 50% de su objetivo final de recaudar 150.000 dólares, aún con 18 días por delante.

Personalmente espero que el proyecto salga adelante. La posibilidad de poder resolver un cubo de Rubik sobre un Cuberox no tendría desperdicio. Aunque para eso primero tendrían que darle algo de color al invento.

Relacionados

Nos encanta escucharte ¿Nos dejas tu opinión?