Escritorio de un diseñador web

Hemos entrado en una época en la que los trabajadores de cualquier sector laboral deben ser lo más multidisciplinares posible. Ahora no basta con ser especialista en lo tuyo sino que se ha de ser todoterreno, adquiriendo conocimientos incluso en cómo vender tu producto y tratar con clientes. A decir verdad esto ha sido casi desde el principio una constante en programación, donde es habitual el trato con estos para diseñar productos que se adapten lo máximo posible a sus necesidades. Con la omnipresencia de Internet y el mundo online la formación en diseño web ha ido incorporando aspectos que van más allá del código y lo estrictamente técnico.

¿Qué necesita saber hoy un programador web?

Si se pretende desarrollarse como programador web capaz de atender necesidades del cliente adaptando a ellas de manera satisfactoria cada proyecto, se requiere dominar diferentes aspectos de todo el proceso de desarrollo. Estas, por un lado, tienen que ver con el diseño digital (funcionamiento interno y creatividad gráfica) y, por otro, con el desarrollo de habilidades que están presentes en el desarrollo de todo trabajo desde cero, desde la captación de las necesidades a la presentación del producto final.

De esta manera todo programador web necesita cultivarse en una serie de conocimientos (además de los esenciales en cuanto a lenguajes de programación y conocimientos de diseño) que, algunos más que otros, son obvios para dominar un proyecto de trabajo a todos los niveles:

  • Anticiparse al futuro del entorno online: se trata de que el diseñador sea capaz de ver cuál es el presente del diseño web en lo que se refiere a interfaz, usabilidad, interacción… pero al mismo tiempo anticiparse a cómo puede evolucionar este entorno para que su producto sea lo más adaptable posible a los nuevos cambios con el mínimo esfuerzo.
  • Asimilar cada fase del proyecto: un proyecto pasa por diferentes fases como el briefing donde se manifiestan las necesidades del cliente, la creación del concepto, la definición estratégica y de objetivos, el desarrollo de la interfaz gráfica, la producción de prototipos o la presentación final del producto. Cada una de estas fases requiere de unas destrezas y habilidades que conviene entrenar para ejecutarlas a la perfección. Al mismo tiempo conviene tener muy claro cuál es el orden de todas y cada una de ellas, desde el contacto con el cliente hasta el lanzamiento del producto final. Controlar estas fases ayudará a saber qué personas deben intervenir en cada momento.
  • Interiorizar el concepto experiencia de usuario. A muchos desarrolladores se les olvida que el producto que están creando ha de ser utilizado por usuarios que, posiblemente, no estén familiarizados con entornos digitales complejos. En la medida de lo posible conviene tener muy claro quién será el usuario final y simplificar al máximo cómo ha de interactuar.
El diseñador web necesita controlar todas las fases del proyectoEl diseñador web necesita controlar todas las fases del proyecto
  • El desarrollo tiene se ha de pensar en clave multidispositivo: hoy navegamos desde pantallas de ordenador y televisión, tablets, smartphones…
  • Tener en cuenta la estrategia web del cliente desarrollando un producto que sea capaz de posicionarse mediante estrategias SEO y SEM.
  • Adquirir conocimientos de empresa que van más allá del propio diseño. Es decir, saber gestionar presupuestos, organigramas, proveedores si son necesarios, planificación…

Como ya sabemos la competencia del mundo profesional es cada vez mayor, por lo que las capacidades de cara a poder ofrecer al cliente una experiencia plenamente satisfactoria, no sólo en lo que se refiere al producto final, adquieren mayor importancia. Dominarlas implica, además, una mayor autonomía como profesional y la posibilidad de trabajar por cuenta propia con mejores condiciones.

Relacionados

Nos encanta escucharte ¿Nos dejas tu opinión?