Evolución de los sistemas de pago: del trueque al pago biométrico

Cartera con billetes
Los métodos usados para pagar por bienes o servicios son tan antiguos como la propia humanidad. Repasamos su evolución a lo largo de los años, de lo más rudimentario a lo más avanzado

El valor del dinero a lo largo de la historia ha ido evolucionando y cambiando conforme lo hacía el ser humano. No conseguimos todo lo que necesitamos para subsistir hoy, que como lo hacíamos hace cientos o miles de años. Eso es indudable. Hoy en día los pagos digitales, la banca online y los pagos contactless son algo ya habitual en una sociedad que tiende a, cada vez, llevar menos dinero físico encima. Los métodos de pago han cambiado mucho a lo largo de la historia, pero en los últimos años el auge de los soportes digitales ha hecho que sufran una transformación muy profunda.

Es por eso que en este artículo hemos querido repasar la evolución de los métodos de pago, que han cambiado de forma muy radical en los últimos años.

Así evolucionó el dinero a lo largo de los años

Hoy en día todo el mundo está más que familiarizado con el uso de distintas formas con las que completar una transacción comercial. Los billetes, las monedas, los cheques o los pagarés, sin embargo, son algo que, desde un punto de vista puramente histórico, son mucho más modernos que cualquiera de los métodos que expondremos ahora.

Billetes y tarjeta de créditoBilletes y tarjeta de crédito

Trueque, dinero mercancía y dinero fiduciario

La más antigua de las formas de comercio es, sin duda, el intercambio o trueque. En los albores de la humanidad el dinero como tal no existía, con lo que los seres humanos primitivos comerciaban entre ellos intercambiando bienes que necesitaban por otros que sus vecinos tenían.

El trueque, por otra parte, resultaba poco práctico en numerosas situaciones. Evidentemente, no se estimaba de la misma forma un producto que otro. Esto hacía que siempre se dudase del valor de los productos que se quería intercambiar.

Esto nos lleva a la invención del dinero mercancía, que se creó como alternativa equitativa al trueque de manera que no pudiesen existir dudas acerca de su valor. Para que un objeto fuese considerado dinero mercancía debía tener las siguientes cualidades: que fuese duradero, transportable, divisible, homogéneo y de oferta limitada.

Los metales preciosos funcionaban como dinero mercancíaLos metales preciosos funcionaban como dinero mercancía

Entre los materiales que se llegaron a considerar dinero mercancía se encontraban el oro y las piedras preciosas. Sin embargo, cuando se trataba de metales preciosos y joyas su valor real era igualmente difícil de determinar. Dicho valor -junto con su pureza- debía comprobarse en cada transacción comercial.

En la Edad Media los orfebres ofrecían servicios de custodia de metales preciosos, con lo que introdujeron el papel moneda o dinero fiduciario. Este tipo de dinero tiene un valor muy escaso como mercancía, o lo que es lo mismo, el papel no vale tanto como la cifra que representa. Sin embargo mantiene ese valor como medio de cambio, porque los individuos tienen confianza en que el emisor responderá de los trozos de papel o monedas acuñadas y cuidará de que la cantidad emitida sea limitada.

Dentro del dinero fiduciario también se incluyen los cheques y los pagarés y, en definitiva, cualquier papel de curso legal al que se le adjudique cierto valor monetario.

Los cheques también se conideran dinero fiduciarioLos cheques también se conideran dinero fiduciario

Así pasamos de pagar en papel a pagar con plástico

Hasta la década de 1910 las transacciones con monedas, billetes o talones seguían siendo algo de lo más común. En el año 1914 la Western Union crea una tarjeta para sus clientes más selectos, que les concedía un trato preferente y una línea de crédito sin cargos. Había nacido la idea primitiva de la tarjeta de crédito, una especie de "prototarjeta".

El concepto de tarjeta de crédito tal y como lo entendemos hoy en día no surgiría hasta 1949. Fue fruto de algo muy fortuito: una persona va a cenar a un restaurante y al ir a abonar la cuenta descubre que se ha dejado el dinero en casa.

Esta persona se llamaba Frank McNamara, quien tuvo que llamar a su mujer para que le trajera el dinero con el que pagar lo que había consumido. Este asunto le avergonzó bastante, con lo que se decidió a crear un sistema de pago que no requiriese llevar dinero encima. Este es el origen de la tarjeta Diner's Club.

Tarjetas de créditoTarjetas de crédito

El éxito de la Diner's Club hizo que poco después de su aparición llegasen los imitadores. El primero fue el Franklin National Bank de Long Island (Nueva York), en 1951. El año clave en la expansión del dinero de plástico fue 1958, cuando se lanzó al mercado American Express.

Aunque el crédito en los establecimientos ya funcionaba en nuestro país desde hacía tiempo, no fue hasta 1978 que no se emitió la primera tarjeta de crédito en España. El número 0001 se otorgó a Carlos Donis de León, el banquero que importó la idea, y fue emitida por el Banco de Bilbao.

La tecnología entra en juego: llegan las finanzas online

La banca online ha ido adquiriendo una importancia capital en los últimos años. Se ha hecho especialmente popular entre las nuevas generaciones, que ven este sistema como una forma cómoda de realizar todo tipo de operaciones bancarias sin salir de casa.

Operaciones de banca onlineOperaciones de banca online

La gran mayoría de entidades financieras han hecho un esfuerzo considerable por ofrecer a sus clientes una interfaz que sirva de oficina las 24 horas del día, de forma que puedan consultar su saldo, realizar pagos o hacer transferencias en cualquier momento.

Pagos móviles y por Internet, en cualquier parte y a cualquier hora

Los esfuerzos actuales de empresas como Mastercard, Visa y American Express parecen ir dirigidos en la dirección de los dispositivos móviles. Más concretamente, todo parece indicar que por ahora se están dirigiendo a un modelo de cartera digital para realizar transacciones desde Internet de forma segura.

Los bancos también han querido apuntarse a este modelo con servicios como BBVA Wallet o CaixaWallet, que emulan el éxito de PayPal como sistema seguro de pago por Internet. Estas carteras se asocian a la cuenta bancaria del usuario y se utilizan como una especie de tarjeta de crédito virtual, sin que los datos de la cuenta del usuario se revelen.

En cuanto a los pagos con los propios teléfonos móviles, se realizan mediante el chip NFC y servicios como Android Pay o Apple Pay. Las siglas NFC hacen referencia a un sistema de comunicaciones de campo cercano que permite a un dispositivo establecer una comunicación con otro chip de iguales características para intercambiar datos cuando se encuentran cerca. Las tarjetas contactless usaron esta tecnología antes que los smartphones, que la adoptaron a posteriori.

Para poder pagar con el teléfono móvil usando estos servicios no sólo tenemos que asociar la cuenta bancaria o la tarjeta de crédito a ellos, sino que los comerciantes con los que vayamos a operar tienen que estar adscritos también. Por ahora ni Apple Pay ni Android Pay están teniendo mucho éxito en España, si bien los bancos ya permiten usar sus servicios de tarjeta de crédito virtual para pagar con el teléfono móvil y el chip NFC de forma segura.

Bitcoin, la moneda anónima de Internet

El bitcoin es una moneda electrónica ideada en 2009 por el japonés Satoshi Nakamoto. El término que le da nombre se aplica también al protocolo y a la red P2P sobre los que se sustenta, llamada en este caso Bitcoin con la "b" mayúscula. La palabra bitcoin con la "b" minúscula hace referencia a la moneda.

Representación física de bitcoins apiladasRepresentación física de bitcoins apiladas / Antana editada con licencia CC BY-SA 2.0

Su principal característica es que está totalmente descentralizado, es decir, que no depende de ningún gobierno, ni está respaldado por ninguna autoridad emisora. Debido a esto se ha hecho muy popular en ciertos círculos de Internet, sobre todo debido al anonimato que ofrece y a lo difícil que es de rastrear. De hecho, la mayoría de los pagos en la Deep Web se realizan mediante bitcoins.

Para comerciar con bitcoins se utilizan programas cliente, que son de dos tipos: aplicaciones nativas y aplicaciones web. Las aplicaciones nativas se instalan o se ejecutan directamente en dispositivos móviles u ordenadores, siendo Bitcoin Core la mayor referencia en su campo. Por su parte, las aplicaciones web sólo necesitan un navegador, por lo que se puede acceder a ellas desde todas las plataformas.

Pagos con sistemas biométricos, ¿es el futuro?

Podríamos pensar que con la llegada de los teléfonos móviles al tenebroso mundo financiero ya podríamos haberlo visto todo. Sin embargo, y según podemos leer en ReadWrite, la biometría podría ser el futuro de los pagos contactless.

Realizar pagos mediante dispositivos biométricos tiene hoy un gran exponente en la Wearable Interactive Stamp Platform, también conocida como WiSP. Esta WiSP es una pegatina muy fina que se parece mucho a un tatuaje, y que contiene en su interior un chip NFC que se puede conectar con un smartphone o un lector de tarjetas.

Los usos que se le podrían dar a este sticker son muy variados, entre ellos el uso bancario. Sus creadores quieren incidir en su seguridad, debido a que si se arranca de donde esté pegada se borra la información que contenía. También, al llevarla pegada al cuerpo, es mucho más difícil de perder que una tarjeta de crédito física. La tecnología de WiSP no es nueva, aunque es más delgada y está hecha para ir sobre piel humana en lugar de en un dispositivo electrónico. Otras ideas que ha tenido la empresa MC10, responsable del proyecto, han incluido tatuajes implantables con un chip NFC incorporado, algo más invasivos que una pegatina fácil e quitar.

Según se recoge, la tecnología desarrollada por MC10 está siendo usada ahora mismo por L'Oréal para investigar los efectos de la exposición de la piel humana a la radiación ultravioleta. Los responsables de WiSP están buscando otros negocios para llevar su tecnología todavía más lejos.

Relacionados

Nos encanta escucharte ¿Nos dejas tu opinión?