Flinch, la nueva modalidad del juego de aguantar la mirada

¿Quién no ha jugado de pequeño a las típicas peleas de aguantar la mirada a otro amigo, intentando no reírse? Esa es exactamente la idea detrás de Flinch, una aplicación que lleva este pasatiempo ancestral al mundo del smartphone, con todas las mejoras que ello supone.

El funcionamiento de Flinch es tan simple como el del juego original en el que se basa. Dos usuarios cualesquiera se enfrentan mediante vídeo chat en un duelo como los que manteníamos con nuestros hermanos o primos pequeños. El rival puede ser un contacto de Facebook o bien un oponente elegido aleatoriamente por la aplicación.

Mantén tu cara de póquer todo lo que puedas

A partir de ahí sólo queda mirar fijamente la cámara delantera de nuestro teléfono y concentrarse al máximo para no esbozar ni una ligera mueca de sonrisa. El que no logre aguantar semejante reto pierde la partida. Así de sencillo.

Antes hablábamos de mejoras porque ya no habrá ninguna duda de quién ha ganado aguantando la mirada del otro. Con Flinch ya no valdrá aquello de ‘tú te has reído primero’, ‘sólo ha sido una pequeña sonrisa’ o ‘eso no vale’. Ni tampoco necesitarás de un tercer amigo que haga de juez y que quizás esté untado para alguna de las partes implicadas.

Flinch incorpora la tecnología necesaria para analizar e interpretar las expresiones faciales de los jugadores en tiempo real y así decidir inequívocamente quién ha aguantado más la mirada. Todo ello gracias a la colaboración de ooVoo y Affectiva, dos empresas líderes en el sector del vídeo chat y el análisis de emociones.

Mira a tu smartphone fijamente y aguanta todo lo que puedas sin reírteMira a tu smartphone fijamente y aguanta todo lo que puedas sin reírte

Una pequeña ayuda nunca viene mal

Pero claro, aguantar la mirada eternamente a veces no es suficiente para ganarle la partida a nuestro rival. Podemos encontrarnos con oponentes tan concentrados y tozudos como nosotros, con los que necesitaremos una ayudita extra.

De la misma manera que de pequeños nos poníamos bizcos, sacábamos la lengua o poníamos la cara más fea que podíamos para intentar hacer al enemigo caer en nuestra trampa, en Flinch también podremos pillar desprevenido a nuestro rival a base de sonidos o imágenes sorprendentes que podremos adquirir mediante tokens.

Y aquí es justamente dónde los desarrolladores logran rentabilizar la app, ofreciendo compras integradas de lotes de tokens que luego podremos gastar para desconcentrar a nuestro oponente a base de fotos de gatitos, sonidos de claxon o ruidos mucho más humanos.

Las primeras polémicas ya están servidas

Como no podía ser de otra manera, una aplicación que te pone cara a cara contra un desconocido no ha tardado en crear las primeras controversias. El anonimato de Internet es caldo de cultivo para numerosos insultos y vejaciones, y muchos usuarios de Flinch ya se han quejado amargamente de la cantidad de jugadores que simplemente se conectan para poder humillar verbalmente a sus contrincantes. Una lástima que una aplicación concebida para el divertimiento acabe de esta manera.

Polémicas aparte, la aplicación ya está causando sensación en Estados Unidos y a buen seguro no tardará en alcanzar el mismo éxito en nuestro país, aunque esperemos que sea por las razones correctas. Ya sabemos lo que triunfan los juegos con una mecánica tan simple.

Relacionados

Nos encanta escucharte ¿Nos dejas tu opinión?