Pantalla de título de Four Last Things

Que los videojuegos son una forma de arte es algo que todavía está en tela de juicio. Para algunos decididamente lo son, mientras que otras mentes preclaras de la industria como Hideo Kojima —creador de la saga Metal Gear— opinan justo lo contrario. Lo que no se puede negar es que los videojuegos pueden ser un vehículo único para vivir una experiencia relacionada con el arte. Ejemplos de esto podrían ser The Night Café, el juego en el que se explora la obra del pintor holandés a través de un viaje en tres dimensiones gentileza de las tecnologías de realidad virtual.

Con una premisa similar que utiliza el arte como motor y telón de fondo tenemos a Four Last Things, el protagonista de este artículo. Ha sido creado por un desarrollador independiente llamado Joe Richardson dentro del Adventure Game Jam de Game Jolt. Si te pica la curiosidad sigue leyendo, pasamos a describir el juego más en detalle a continuación.

Four Last Things o cómo ir al Cielo pecando

Lo primero que sorprende de Four Last Things son mecánicas de juego muy similares a las de la época dorada de las aventuras gráficas. Mediante el uso de imágenes pictóricas renacentistas como las que se pueden encontrar en los cuadros de pintores como el Bosco y Frans Floris de Vriendt, lo que tenemos entre manos es una historia corta a la par que divertida, muy irreverente y atractiva.

El diseño del juego es totalmente retroEl diseño del juego es totalmente retro

Aparte del uso de obras del Renacimiento como gráficos dentro del juego, la premisa que ofrece Four Last Things es muy simple. En él encarnaremos a un anciano al que le queda poco tiempo de vida. Este anciano se embarca en un peregrinaje para expiar sus pecados. Su destino es una iglesia que está muy lejos del lugar donde vive, pero en su viaje se pasa de largo y acaba en otra que está más lejos todavía. No hay tiempo para dar la vuelta, así que tenemos que entrar allí. ¿Cuál es el problema? Que en este nuevo templo no podremos confesar nuestros pecados hasta que no cometamos otra serie de pecados totalmente nuevos.

A partir de aquí nos embarcaremos en una historia muy divertida de unos 30 minutos de duración, contada a través de paisajes clásicos de la pintura renacentista. A esto tendremos que sumar una combinación de humor gamberro del bueno y animación moderna en dos dimensiones y tenemos una receta suculenta para los que echamos de menos aquellos tiempos dorados de LucasArts.

Durante el tiempo que durará Four Last Things tendremos una especie de visita virtual a un museo. El personaje principal hará comentarios sobre las obras mientras pasa a su lado, con frases como “no quiero tener nada que ver con eso” o con descripciones de cuadros cada vez más raros —un ejemplo es Hombre conejo soplando un cuerno y llevando un cadáver ardiendo en una pica—. Estos interludios sirven a modo de comentarios dentro de y sobre el juego. Puedes descargar Four Last Things desde este enlace.

Un ejemplo del bizarro humor de Four Last ThingsUn ejemplo del bizarro humor de Four Last Things

Otras aventuras gráficas gamberras

No se puede negar el espíritu humorístico y camorrista de Four Last Things. Como ya he comentado en otros artículos, los adultos de las generaciones pasadas tienden a considerar que los videojuegos son sólo cosa de niños cuando se equivocan a todas luces. Ahí hay títulos como Hatred o Carmageddon para demostrarlo. Y quizá, sólo quizá, debido a que existe la concepción errónea de que estos productos están dirigidos a un público infantil, cuando uno de ellos hace gala de características algo más adultas la gente se lleva las manos a la cabeza.

Los dos ejemplos que cité antes son muy extremos. Dentro de las aventuras gráficas hay algunos ejemplos más amables, que se dirigen a un público adulto no por exceso de violencia o sexo muy explícito, sino por guiones y chistes que los más pequeños de la casa seguramente no entenderían. 

Leisure Suit Larry o qué no debes hacer para ligar

Dentro de este género nos vamos a centrar en los Leisure Suit Larry creados por Al Lowe exclusivamente. Aunque Leisure Suit Larry: Magna Cum Laude intentaba recoger el testigo del seductor más inepto de todos los tiempos —Larry Laffer— colocando a su sobrino como protagonista, para los fans de los clásicos este título y Leisure Suit Larry: Box Office Bust son poco menos que apócrifos.

En estos videojuegos tendremos que conseguir que Larry Laffer ligue, siempre con cómico y erótico resultado que diría Homer Simpson. Los diálogos están dirigidos a adultos claramente, con múltiples referencias al sexo y lleno de dobles sentidos. La saga ha revivido hace poco con la edición de Leisure Suit Larry: Reloaded.

Sam & Max Hit The Road, del cómic al PC

Sam & Max Hit The RoadSam & Max Hit The Road / Manuel Gonzalez Noriega editada con licencia CC 2.0

Sam y Max aparecieron originalmente como un cómic para adultos. Se trata de un perro y un conejo que trabajan como una especie de "policías freelance", que de vez en cuando resuelven algún caso importante que los convierte en héroes temporalmente. Sam, el perro, representa la cordura que todo buen policía debe tener. Max, por otra parte, es un psicópata adicto a la violencia y a hacer daño a todo bicho viviente que se esconde bajo la inocente apariencia de un conejito simpático.

En Sam & Max Hit The Road tendremos que devolver un yeti a un circo. El encargo nos lo han hecho los dos hermanos siameses que lo regentan, y a partir de aquí se sucederán todo tipo de situaciones imposiblemente descabelladas.

Grim Fandango te lleva al inframundo azteca

Todos sabemos que en México tienen una forma diferente de tomarse la muerte que poco o nada tiene que ver con la del resto de Occidente. En este país los muertos están muy presentes en la cultura, y sus festividades de Todos los Santos es algo que se ha documentado en múltiples ocasiones. También ha llegado a los videojuegos, donde sirvió como telón de fondo a Grim Fandango. Diseñado por Tim Schaffer, que ha trabajado también en la saga Monkey Island y en títulos como Full Throttle o el más reciente Brütal Legend, este juego está considerado como una de las mejores aventuras gráficas.

En él controlaremos a Manny Calavera, un agente de viajes del Mitclán, el inframundo de la mitología azteca. Si a esto le sumamos diálogos inteligentes y una ambientación similar a la del cine negro de películas como CasablancaEl Halcón Maltés tenemos un clásico indiscutible.

Supreme League of Patriots, más gamberrismo moderno

Como siempre, la escena indie nos da últimamente más sorpresas agradables que las majorsSupreme League of Patriots es una deconstrucción del género de superhéroes al tiempo que rinde homenaje y se burla de los cómics. En él encarnaremos a Kyle, un personaje un poco pusilánime aunque adorable que se define a sí mismo como izquierdista. Durante una serie de malentendidos que se suceden en el reality show America's Got Superpowers acabará convertido en el Purple Patriot, un superhéroe chovinista, homófobo y ultraconservador.

A partir de aquí viviremos una sucesión de chistes ofensivos no aptos para todos los públicos, que se verán contrarrestados por Melvin. Este personaje hará las veces de compañero inseparable y contrapunto, ya que con su fino humor británico y su izquierdismo palpable contrarrestará las afirmaciones ofensivas del Purple Patriot.

Relacionados

Nos encanta escucharte ¿Nos dejas tu opinión?