Primer plano del HTC Desire 820

Ha llegado a nuestras manos el teléfono de gama media desarrollado por la compañía taiwanesa HTC, el Desire 820, que viene a completar el amplio rango de teléfonos de HTC que no llegan al extremo de las especificaciones de su gama más alta que incluye el One M8 y el recién estrenado One M9. Hay que apuntar que se trata del primer teléfono Android con procesador de 64 bits con ocho núcleos y tiene ese plus de ofrecer al usuario conectividad 4G.

Análisis del HTC Desire 820

Especificaciones técnicas

 
Sistema Operativo

Android KitKat 4.4.2

Memoria RAM 2 GB
Espacio interno 16 GB ampliable a 128 mediante microSD
Pantalla 5,5 pulgadas. Cristal protector Corning Gorilla Glass 3
Resolución 720p HD 1.280 x 720 - 267 ppp
Procesador

Octa Core Qualcomm Snapdragon 615 de 64 bits (4 a 1,5 GHz y 4 a 1 GHz)

Procesador gráfico

Adreno 405

Cámara Principal 13 Mpx (4.160 x 3.120 píxeles) con Flash LED y vídeo a 1.080p
Cámara Secundaria 8 Mpx
Dimensiones 157,7 x 78,7 x 7,7 mm
Peso 155 g
Batería Li-Po 2.600 mAh
Colores Blanco Santorini, Blanco Mármol y Gris Tuxedo
Otros

4G, NFC, Bluetooth 4.0, USB 2.0, acelerómetro, sensor de proximidad, giroscopio, nanoSIM

Plastiquillo, pero del bueno

Como es lógico, a primera vista lo más destacable es su tamaño, y sobre todo su ligereza pese a ese tamaño. El Desire 820 mide casi 16 centímetros de largo para poder albergar su pantalla de 5,5 pulgadas, y a pesar de semejante envergadura, ‘sólo’ pesa 155 gramos. Quizás si no se hubiesen empeñado en meter con calzador el logo de HTC en el borde inferior de la pantalla, podríamos estar hablando de un teléfono menos aparatoso.

Así luce el HTC Desire 820 en manoAsí luce el HTC Desire 820 en mano

El mérito de esta ligereza se debe, a partes iguales, a la delgadez del dispositivo (7,7mm) y al material principal usado para su fabricación: el plástico. Lo bueno es que no parece el plastiquillo ese que estamos tan acostumbrados a ver en la mayoría de teléfonos de gama media-baja, sino que tiene ciertas similitudes, salvando las distancias, con el material utilizado en la carcasa trasera de los iPhone 5C.

En nuestro caso, el plástico del teléfono es de color blanco. Blanco Santorini para ser más exactos. Desde luego que no es mi color favorito para un teléfono: se ensucia y se raya con sólo mirarlo. Por fortuna, el Desire 820 viene en otros dos colores menos propensos a mancharse: Blanco Mármol y Gris Tuxedo.

El plástico del HTC Desire 820 en blanco Santorini El plástico del HTC Desire 820 en blanco Santorini

Gran sonido, peor pantalla

Uno de los aspectos más destacados del HTC Desire 820 es su excelente sonido. El teléfono incorpora dos altavoces BoomSound, uno en su parte inferior y otro en el superior que, gracias al tamaño del smartphone y, por lo tanto, a la distancia de separación entre los dos altavoces, presentan un buen sonido estéreo.

El altavoz HTC BoomSound de la parte inferior del Desire 820El altavoz HTC BoomSound de la parte inferior del Desire 820

De esta manera, el HTC Desire 820 es ideal para todos aquellos que creen que hacen un favor a la humanidad compartiendo a todo trapo la música de su smartphone sin que nadie se lo pida. Eso sí, sería incluso mejor para funciones multimedia si su pantalla 1280×720 con una densidad de 267 ppp estuviera un poco más a la altura de las circunstancias. Se echa de menos un display Full HD, ya que con una pantalla de 5,5 pulgadas y esos altavoces, podría ser un teléfono casi perfecto para el consumo de películas y videojuegos.

La batería, más que mejorable

Bueno, perfecto del todo, no. Porque aún tenemos que mencionar uno de los peores aspectos del HTC Desire 820: su escasa autonomía. La batería no extraíble de 2.600 mAh no da para mucho en una phablet de 5,5 pulgadas y si ya nos ponemos a trastear con juegos bastante potentes, como puede ser el FIFA 15, veremos cómo el porcentaje de nuestra batería baja más rápido de lo que somos capaces de marcar goles.

Nunca te dejes en casa el cargador del HTC Desire 820Nunca te dejes en casa el cargador del HTC Desire 820

Una lástima, pues precisamente los juegos rinden muy bien en este teléfono. Su procesador Snapdragon Octa-Core 615, con cuatro núcleos a 1,5 GHz y otros cuatro a 1 GHz, hace que así sea. Aderezados con 2 GB de RAM, los juegos y aplicaciones más exigentes van como un tiro.

Megapíxeles por un tubo

Si en algo no han escatimado los chicos de HTC a la hora de diseñar las cámaras del Desire HTC es en megapíxeles. Lógico, ya que para el usuario medio sin demasiados conocimientos técnicos, cuanto más, mejor. La cámara principal viene con un sensor BSI (Backside Illumination) de 13 Mpx para que podamos sacar fotos decentes en condiciones de poca luz, mientras que la cámara frontal cuenta con 8 Mpx, lo que no está nada mal para una cámara destinada exclusivamente a los dichosos selfies.

Sensor BSI de 13 Mpx de la cámara trasera del HTC Desire 820Sensor BSI de 13 Mpx de la cámara trasera del HTC Desire 820

Eso sí, muchos usuarios se quejan que precisamente estos autorretratos salen algo ‘granulados’. A nosotros no nos ha ocurrido, así que también puede ser un problema de materia prima.

Un smartphone que agradecerás en invierno

Uno de los grandes problemas del HTC Desire 820 es su sobrecalentamiento. De ello se quejan muchos usuarios y lo hemos podido comprobar por nosotros mismos. Después de un uso más o menos intensivo los bordes del dispositivo empiezan a calentarse sobremanera.

Un teléfono ideal para calentar la leche por las mañanas. (Usuario con legañas).

Hasta ahora la única solución que ha dado HTC para solventar este inconveniente es deshabilitar la geolocalización del teléfono. Claro, y si apagamos el smartphone del todo, seguro que tampoco se calienta.

Android 4.4.2 con HTC Sense 6.0

En cuanto al software del HTC Desire 820, poco hay que decir. Quizás sea un poco decepcionante que un terminal tan nuevo (recordemos que llegó a España en enero de este año) todavía no cuente con una actualización a Lollipop, así que hay que conformarse con seguir haciendo buenas migas con KitKat.

Además, el dispositivo cuenta con una capa de personalización de HTC para la interfaz de usuario, en este caso el HTC Sense 6.0. Los que ya hayan usado alguna vez un terminal HTC estarán acostumbrados a sus particularidades, entre ellas la forma curiosa de presentar la bandeja de aplicaciones, la aplicación de cámara Zoe, tres fuentes personalizables y una galería de fotos muy intuitiva.

Bandeja de aplicaciones del Desire 820 con HTC Sense 6.0Bandeja de aplicaciones del Desire 820 con HTC Sense 6.0

Conclusiones

El HTC Desire 820 no es un mal teléfono, ni mucho menos. Nos ofrece un aspecto decente, con una cámara bastante buena, conectividad 4G, un procesador potente y una interfaz de usuario muy cómoda de manejar una vez nos acostumbremos a ella.

Lamentablemente, también tiene sus pegas que le impiden dar el salto a una gama más alta, sobre todo en cuanto a su pantalla y autonomía. Los problemas de calentamiento tampoco son propios de un terminal que vale cerca de 400 euros, un precio quizás algo excesivo para las características del mismo.

Relacionados

Nos encanta escucharte ¿Nos dejas tu opinión?