El HTC One M9, uno de los mejores Android de este año 2015

Raymond Poulidor fue un excelente ciclista francés de los años 60 y 70, un auténtico fuera de serie que tuvo la malísima suerte de coincidir en época con dos de los mejores de la historia como eran Eddy Mercx y Jacques Anquetil. A pesar de su enorme calidad nunca logró ganar el Tour de Francia que siempre se lo repartían estos dos monstruos, y por ello pasó a la historia como el eterno segundón del ciclismo.

Algo parecido le pasa al HTC One M9, el teléfono insignia de la marca taiwanesa llamado a ser uno de los protagonistas de este año 2015 en el mundo de telefonía móvil. A priori se trata de un teléfono espectacular, pero que ha tenido la poca fortuna de coincidir en tiempo con el que es probablemente el mejor teléfono Android hasta la fecha: el Samsung Galaxy S6 (y su variante Galaxy S6 edge).

La presencia del teléfono fabricado por los coreanos, junto a dos o tres fallos puntuales del HTC One M9, le impiden a este móvil dar el salto definitivo al primer puesto del podio de los teléfonos Android de gama alta de este año 2015, y eso que el smartphone de HTC, que lleva unos cuantos años acostumbrándonos a muy buenos teléfonos, intenta coger todo lo bueno de sus antecesores y añadirle unas pocas mejoras.

Sin más dilación, vamos con el análisis de este HTC One M9, durante el cual se nos hará imposible no compararlo en muchas ocasiones con su padre, el HTC One M8, con el que guarda un parecido muy grande, y con su gran rival en este campo, el ya mencionado Galaxy S6.

Análisis del HTC One M9, el buque insignia de HTC

Especificaciones técnicas

 
Sistema Operativo

Android Lollipop 5.0 con capa de personalización Sense 7.0

Memoria RAM 3 GB
Espacio interno 32 GB ampliable a 128 GB mediante Micro SD
Pantalla 5 pulgadas. Super LCD3, 16 millones de colores. Cristal protector Corning Gorilla Glass 4
Resolución FullHD 1.920 x 1.080 - 441 ppp
Procesador

Qualcomm MSM8994 Snapdragon 810 Octa Core (4 Cortex-A53 a 1,5GHz y 4 Cortex-A57 a 2GHz)

Procesador gráfico

Adreno 430

Cámara Principal 20 Mpx (5.376 x 3.752) con enfoque automático, flash LED dual y vídeo a 2.160p
Cámara Secundaria 4 Mpx
Dimensiones 144,6 x 69,7 x 9,6 mm
Peso 157 g
Batería LiPo 2.840 mAh

Lee también: Samsung Galaxy S6 edge, posiblemente el mejor smartphone Android

Aspecto y diseño

Cuando uno coge el HTC One M9 por primera vez, aun sin haber leído nada sobre él ni saber muy bien de qué va el tema, enseguida se da cuenta de qué tipo de smartphone tiene entre manos. El teléfono, construido completamente en aluminio, da una gran sensación de elegancia y robustez, algo que no habíamos notado hasta ahora en otros dispositivos que incorporan acabados aterciopelados o carcasas de bambú, por sólo citar un par de ejemplos.

La carcasa de aluminio del HTC One M9La carcasa de aluminio del HTC One M9

El diseño en sí no parece diferir demasiado de su antecesor, el One M8. De hecho, alguien no demasiado familiarizado con los teléfonos de la marca taiwanesa, como es mi caso, quizás los podría haber confundido, aunque sí hay unas pequeñas diferencias que luego comentaremos.

Quizás uno de los puntos menos atractivos de su diseño es el acabado bicolor que los de HTC han decidido dar a la carcasa. Mientras la parte trasera y el frontal son de un color más plateado, el borde metálico del teléfono adquiere un color más cobrizo. Desconocemos las razones, pero le resta cierta uniformidad al diseño que no acaba de gustar. Es como si ese borde tirando a dorado se encontrara fuera de lugar.

El HTC One M9 presenta un borde más dorado/cobrizo que el resto de la carcasaEl HTC One M9 presenta un borde más dorado/cobrizo que el resto de la carcasa

Por otro lado, en el lateral derecho del teléfono encontramos los tres botones físicos del mismo. Los dos superiores son para el volumen, mientras que el inferior corresponde al bloqueo de la pantalla. Personalmente, he encontrado complicado acostumbrarme a esta disposición, más habituado al botón de bloqueo más arriba y a un único botón de volumen más alargado.

No supone mayor problema acostumbrarse, ya que para algo los diseñadores de HTC le han dado un poco de relieve al botón de bloqueo para que lo distingamos más rápidamente, aunque su posición me sigue generando dudas, quizás demasiado abajo para mi gusto, me veo contorsionando el pulgar cada dos por tres para acceder a él.

Además de los 3 botones colocados en el lateral derecho del teléfono, hay que destacar la presencia de los dos altavoces BoomSound en el frontal, de los que hablaremos más detenidamente en la sección correspondiente, y un puerto de infrarrojos en la parte superior del dispositivo con el que, configurado adecuadamente, podremos utilizar nuestro teléfono como un mando a distancia para nuestra tele, por ejemplo.

El puerto de infrarrojos destaca en la parte superior del HTC One M9El puerto de infrarrojos destaca en la parte superior del HTC One M9

Otra gran diferencia respecto al One M8 es que los diseñadores de este nuevo modelo parecen haber dejado atrás las curvas exageradas que tanto caracterizaban a su predecesor, para hacer un teléfono algo más cuadrado, pero sin dejar de fabricar un smartphone de cantos redondeados y una ligera curva en su parte trasera.

Obviamente, con la construcción metálica del teléfono no podíamos esperar un terminal demasiado ligero, y de hecho no lo es. Pero sus 157 gramos no se hacen pesados (de hecho en el vídeo anterior habréis podido comprobar que los usuarios opinan todo lo contrario), sino que transmiten esa sensación de potencia y robustez de la que hablábamos antes.

Muchos usuarios del anterior HTC One M8 se quejaban de que el material de la carcasa lo hacía demasiado resbaladizo. Al ser tan similar, me esperaba que ocurriera más de lo mismo en este caso, pero parece ser que se ha corregido el problema, pues en ningún caso parecía deslizarse en la mano con demasiada facilidad.

Una pantalla de diez

Estamos ante una pantalla Full HD de 5 pulgadas, ni demasiado grande ni demasiado pequeña, con tecnología Super LCD3 y capaz de mostrar 16 millones de colores. Su diagonal, junto a una resolución de 1.920 x 1.080, arroja una densidad de píxeles de alrededor de 440ppp. Vamos, que tiene una gran definición, todo se ve muy nítido, tanto texto e imágenes, como los iconos de nuestras aplicaciones, pero no llega a estar a la altura de su máximo competidor, el Galaxy S6, aunque es justo decir que muy pocos teléfonos lo están.

Así de nítido y colorido se ve la pantalla del HTC One M9Así de nítido y colorido se ve la pantalla del HTC One M9

Quizás el borde negro que HTC ha impuesto, entre lo que es puramente pantalla y la carcasa metálica, le resta algo de espectacularidad al display, sobre todo la parte inferior en la que HTC parece haberse empeñado en colar con calzador su logo a cualquier precio, pero eso no quita que precisamente la pantalla sea uno de los mejores aspectos de este teléfono.

Altavoces a la altura de la pantalla

De nada sirve tener una gran pantalla si no tenemos unos altavoces que den la talla. Los dos BoomSound del HTC One M9 lo dan, como lo llevan dando los tres últimos años en los smartphones de la marca taiwanesa.

El HTC One M9 incorpora tecnología BoomSound para sus altavocesEl HTC One M9 incorpora tecnología BoomSound para sus altavoces

Ambos altavoces, ubicados en la parte superior e inferior del frontal del teléfono, nos ofrecen un sonido potente y son ideales para la escucha de música o para acompañar cualquier vídeo musical o película que disfrutemos en nuestro flamante HTC One M9. Obviamente no logramos un sonido igual de excelente que con unos buenos auriculares, pero los altavoces, junto a la pantalla, convierten este teléfono en un buen dispositivo para disfrutar de contenidos multimedia.

La cámara, una decepción para los entendidos

Antes de empezar a destripar las cámaras del HTC One M9, que quede claro que no soy ningún experto en fotografía, ni nada que se le parezca, ni tampoco tengo intención de serlo. La fotografía no es lo mío, y no suelo acordarme de la cámara del móvil hasta esas horas de la noche en las que comienza el enaltecimiento de la amistad.

Con datos puramente objetivos en la mano, HTC ha hecho algo extraño. Después de defender a capa y espada su elección de un sensor UltraPixel de baja resolución para la cámara principal del HTC One M8 con resultados algo decepcionantes (siempre según los expertos), este año parece haber dado un giro de 180º a su política – nunca mejor dicho, ya que ha llevado el sensor UltraPixel a la parte frontal – y ha apostado por un sensor de mayor resolución, pasando de 4 Mpx a 20 Mpx, pero sin lograr mejorar uno de los aspectos más criticados del One M8: unas fotos que no están a la altura de un teléfono insignia.

Así luce la cámara del HTC One M9 junto a su flash dualAsí luce la cámara del HTC One M9 junto a su flash dual

HTC tenía muy pocas cosas que corregir con respecto al One M8, siendo una de ellas la cámara. Y mira que han puesto empeño en ello, pero por lo que cuentan los más expertos, no han sabido dar en el clavo. Parece que simplemente han intentado responder a las críticas añadiendo megapíxeles a la cuenta del sensor.

La cámara secundaria del HTC One M9 saca unos selfies más que decentesLa cámara secundaria del HTC One M9 saca unos selfies más que decentes

¿El resultado? Pues, una cámara para selfies que da la talla y que consigue muy buenos autorretratos en condiciones de luz poco favorables y una cámara principal que no deja nada contento a los fotógrafos más experimentados. Vale que en condiciones de luz muy óptimas el HTC One M9 produce instantáneas muy nítidas y con colores muy bien reproducidos, y esos Mpx de más nos permiten hacer un buen uso del zoom, pero claro está, es muy complicado obtener esas condiciones lumínicas ideales.

A la cámara principal del HTC One M9 se le ha tachado de producir imágenes borrosas, con demasiado ruido. Se le acusa de ser incapaz de mostrar correctamente amplios rangos que se mueven entre colores claros y oscuros, que algunos colores no son reales y que las luces saturan las imágenes. Mi ojo no es el más adecuado para juzgar estas imperfecciones, así que observad las siguientes fotos (realizadas por una mano muy inexperta) y decidid si la cámara del HTC One M9 está a la altura de lo que esperabais o no.

Fotografía tomada con el HTC One M9 en sombraFotografía tomada con el HTC One M9 en sombra Foto tomada con HTC One M9 donde se observa la sobreexposición de la piedra blancaFoto tomada con HTC One M9 donde se observa la sobreexposición de la piedra blanca Foto tomada con el HTC One M9 donde se 'quema' la imagen por sobreexposiciónFoto tomada con el HTC One M9 donde se 'quema' la imagen por sobreexposición

Dejando las deficiencias de la cámara a un lado, hay que reconocer que la aplicación de Cámara del teléfono es muy intuitivo y fácil de manejar. Deslizando a izquierda y a derecha pasamos de la cámara para selfies a la principal, y de ahí a la función panorámica y a la posibilidad de tomar fotos RAW. Cada modo tiene su configuración para que podamos ajustar el balance de blancos, el ISO, la exposición y demás detalles que un newbie como yo tocará un par de veces y dejará en modo automático hasta el fin de los días.

Puede parecer una chorrada, pero personalmente he encontrado muy útil la posibilidad de configurar los botones de volumen para que puedan actuar como botones dedicados para disparar las fotos o bien como botones de zoom, para acercarnos al objetivo de la foto (subiendo el volumen) o alejarnos (bajando el volumen).

La aplicación de la cámara es fácil e intuitivaLa aplicación de la cámara es fácil e intuitiva

Como no podía ser de otra manera, la cámara del One M9 también nos permite grabar vídeo en alta calidad, en 4K para ser más exactos, aunque el vídeo capturado con esta calidad no puede tener una duración demasiado extensa (alrededor de los seis minutos) y tiene los mismos problemas que fotos tomadas con el sensor principal de la cámara.

En definitiva, con un diseño similar, una pantalla idéntica y un rendimiento donde había muy pocas cosas que retocar respecto al One M8, la cámara era el elemento en el que HTC tenía que dar el salto de calidad, pero simplemente no lo han logrado.

Android Lollipop aderezado con Sense 7

Como cualquier dispositivo Android de alta gama de 2015 que se precie, el HTC One M9 viene con la última versión del sistema operativo móvil de Google, Android Lollipop, pero no una instalación limpia, sino con una capa de personalización propia de la marca taiwanesa: el Sense 7.

Se trata de una capa muy parecida a la versión 6 que encontramos en el HTC One M8 y con el que tuvimos la oportunidad de trastear hace algunos meses en la review del HTC Desire 820. Entre sus aspectos más destacados, merece una mención especial el agregador de noticias y notificaciones sociales, llamado BlinkFeed, al que podemos acceder en la parte izquierda del home screen. Ahí podemos configurar nuestras diferentes cuentas en redes sociales y seleccionar los temas que más nos interesan para que aparezcan combinados en un solo lugar.

Además, Sense 7 nos ofrece un sinfín de opciones de personalización (temas, colores, fuentes, etc.) y widgets para cambiar nuestra pantalla de inicio a nuestro antojo. Entre los más destacados hay que mencionar el Sense Home, un widget de escritorio que nos muestra nuestras aplicaciones más usadas en función de nuestra localización (aprende las aplicaciones que solemos usar en el trabajo, en el coche, en casa) y además ofrece sugerencias de aplicaciones que quizás nos podrían venir bien. Lo cierto es que las sugerencias no están demasiado bien fundamentadas y parecen únicamente seguir dos criterios: la aleatoriedad y aplicaciones que le supongan a HTC algún tipo de beneficio.

La bandeja de aplicaciones de HTC Sense 7 es algo diferente a lo que estamos acostumbradosLa bandeja de aplicaciones de HTC Sense 7 es algo diferente a lo que estamos acostumbrados

Entre lo que menos gusta del Sense 7 está el empeño de HTC en ofrecernos una bandeja de aplicaciones en la que tenemos que hacer scroll vertical para acceder a todos ellos, tan acostumbrados como estamos hoy en día a deslizar a derecha y a izquierda. Pero bueno, tampoco cuesta demasiado habituarse a este modo de mostrar las apps en nuestro teléfono.

Rendimiento excelente, pero propenso a calentarse

El HTC One M9 viene con 3 GB de RAM, todo un clásico en los teléfonos de gama alta de este año, lo que garantiza que cualquier aplicación, por muy exigente que sea, se abra rápidamente y corra como la seda.

El procesador es el famoso Snapdragon 810 de Qualcomm. Un chip octa-core, con 4 núcleos a 1,5 GHz y los otros 4 a 2 GHz, muy popular en el mundo de la telefonía móvil por sus problemas de sobrecalentamiento. Pensábamos que quizás habrían solventado este inconveniente con las numerosas actualizaciones lanzadas para tal propósito, pero no, el HTC One M9 se calienta y mucho.

El HTC One M9 viene con un Snapdragon 810El HTC One M9 viene con un Snapdragon 810

Con un rato de navegación, visitando dos o tres webs desde nuestro smartphone, ya notamos un excesivo calor emanar de la parte trasera del teléfono, pero si ya nos ponemos a trastear con juegos algo exigentes, la cosa se pone bastante más seria.

A ver, los juegos no dejan de funcionar bien ni nada por el estilo, simplemente la parte central de la carcasa trasera empieza a subir de temperatura de manera exponencial. El material metálico no ayuda nada a amortiguar los efectos del calor, haciéndose más patente el problema de sobrecalentamiento. Tampoco hay que exagerar, uno no llega a quemarse, y si fuera invierno hasta podría resultar reconfortante, pero no es el caso.

El cargador del One M9 será un amigo inseparable

Uno de los aspectos menos positivos del HTC One M9 es su autonomía. El teléfono incorpora una batería no extraíble Li-Po de 2.840 mAh, una cifra que a priori parece suficiente para garantizar unas horas de vida razonables, pero que a la hora de la verdad se queda bastante corto.

Si uno le da un uso normal a su teléfono, que hoy en día viene a ser bastante intensivo si tenemos en cuenta que nos pasamos el día enganchado a redes sociales, jugando, navegando o sacando fotos, es más que probable que la batería no aguante todo el día, o que por lo menos lleguemos al final del día buscando un lugar donde enchufar el cargador como locos. Con el HTC One M9 jamás nos separaremos de nuestro cargador.

La autonomía es uno de los aspectos menos positivos del HTC One M9La autonomía es uno de los aspectos menos positivos del HTC One M9

Por poner un ejemplo, si dejamos vídeos reproduciéndose en bucle con una configuración de pantalla media, la batería del HTC One M9 tiene una vida útil de poco más de 8 horas, bastantes menos que su competidor más directo, el Galaxy S6, con más de 12 horas de autonomía, lo que supone prácticamente un 50% más de vida.

Por ello es de agradecer la función de carga rápida del HTC One M9 que nos permite volver a tener nuestro teléfono plenamente cargado en unos pocos minutos. También nos veremos en la necesidad de utilizar el modo de ahorro extremo en más de una ocasión, convirtiendo nuestro terminal en un teléfono de lo más rudimentario, con acceso a llamadas, mensajes, correo y poco más. Por lo menos nadie se podrá quejar de la cámara…

Conclusiones

El HTC One M9 no es un mal teléfono. Todo lo contrario, es un terminal espectacular, pero con 3 fallos puntuales que pueden llegar a echar para atrás a cualquier comprador potencial. Cuando uno sopesa comprarse un terminal de estas características y este precio, busca la excelencia y no se puede pedir menos después de semejante desembolso. Estamos hablando de un teléfono que en la web oficial de HTC se vende por 850 euros, aunque haya ofertas por algo menos de 700 euros en otros sitios.

Pero un smartphone que se sobrecalienta, que tiene problemas de autonomía y que además flaquea en cuanto a su cámara fotográfica, dista mucho de la perfección que se busca, a pesar de que HTC esté lanzando actualizaciones que intenten remediar los dos primeros problemas.

Quizás no haya demasiadas personas dispuestas a gastarse estas cantidades en un smartphone, pero no es de extrañar que las pocas que sí lo están opten por otros gamas altas que ofrecen mejores prestaciones ahora mismo.

Visto así, quizás la comparación que hacíamos con Poulidor al comienzo de este artículo no sea el más adecuado. Poulidor no fue el mejor de su momento no por falta de ganas y pundonor, de hecho se ganó el corazón de los aficionados por su esfuerzo, sino porque simplemente había dos ciclistas que eran superiores. En el caso de HTC, parece que no han hecho o no han sabido hacer todo el esfuerzo necesario para convertir a su teléfono insignia en el mejor del año, y mira que no les faltaba potencial para ello. En fin, otro año será.

Relacionados

Nos encanta escucharte ¿Nos dejas tu opinión?