Una taza con el logo de HTML5

Ayer saltó la noticia de que YouTube empezaba a usar HTML5 por defecto para reproducir vídeos en cualquier navegador, en detrimento de Flash. Ambas tecnologías llevaban conviviendo varios años, pero finalmente el portal de vídeos ha decidido tomar partido en la particular guerra entre estos dos sistemas, decantándose por HTML5.

Ante esta noticia es lógico que nos asalte la duda del porqué de la decisión de YouTube y queramos conocer las diferencias entre ambas tecnologías, y las ventajas e inconvenientes de usar una u otra. Éste es nuestro análisis.

Comparativa de HTML5 vs Flash

Algunos entendidos dirán que comparar HTML5 y Flash no tiene ninguna razón de ser, que ambas tecnologías son incomparables al ser totalmente diferentes. Puede que tengan algo de razón, pero si YouTube ha decidido reemplazar la segunda por la primera, habrá que conocer el porqué.

Tipo de estándar

Flash no es un estándar abierto, sino que está controlado por una empresa. Los productos Flash son 100% propietarios, sólo están disponibles desde Adobe y esta compañía es la única que tiene potestad para dictaminar su desarrollo futuro. A pesar de que los productos relacionados con el Flash están disponibles para todo el mundo, no están abiertos, ya que son controlados enteramente por Adobe.

En cambio, HTML5 ha sido desarrollado por el World Wide Web Consortium (W3C) y está controlado por el grupo WHATWG (Web Hypertext Application Technology Working Group), fundado por integrantes de Apple, Mozilla y Opera. Es por tanto un sistema más abierto que Flash.

Compatibilidad

Una de las principales diferencias entre las dos tecnologías radica en su soporte para diferentes dispositivos. Hay que apuntar que Flash no es compatible por sí en todos los dispositivos, de hecho ningún navegador puede reproducirlo sin la instalación del correspondiente reproductor, Adobe Flash Player, con sus famosas actualizaciones automáticas.

Adobe Flash Player

En cambio, desde finales de 2013, HTML5 es compatible con los principales navegadores web (Chrome, Firefox, Internet Explorer, Safari y Opera), aunque no todos ellos cumplen al 100% con las capacidades HTML5.

Los dispositivos móviles merecen mención aparte. Flash no compatible con dispositivos iOS de maner nativa, mientras que las versiones más nuevas de Android tampoco soportan la solución de Adobe.

De hecho, la batalla entre Apple y Adobe por la compatibilidad de Flash con dispositivos iOS ha sido larga y cruenta. En 2010, Steve Jobs dejó su punto de vista sobre Flash y ya vaticinó que acabaría hincando la rodilla HTML5.

Flash ya no es necesario para ver vídeos o consumir cualquier tipo de contenido web. Los nuevos estándares abiertos creados en la era móvil, como es el caso de HTML5, vencerán.

Calidad de reproducción

Cuando uno visualiza un vídeo en Internet lo que más le importa es que se vea bien. Le pueden contar mil y una historias sobre qué formato es mejor, más abierto o más justo, pero a la hora de la verdad, la calidad del vídeo es lo más importante.

Hasta hace algún tiempo se consideraba que Flash proporcionaba vídeos más nítidos y de mayor calidad gracias a la posibilidad de especificar medidas en el rango de incrementos de subpíxel. Pero HTML5 ha logrado darle la vuelta a la tortilla y a día de hoy ofrece una mayor calidad de reproducción.

Según el propio YouTube, las claves para esta mejora es que ahora HTML5 soporta un bitrate adaptativo, lo que ayuda a reducir el buffering drásticamente, la adopción del códec VP9, que permite mayor calidad en la resolución usando un menor ancho de banda, y los nuevos APIs de HTML5 para la reproducción a pantalla completa, lo que proporciona al usuario una experiencia más inmersiva.

Consumo energético

Cada día vemos más vídeos, sobre todo de YouTube, en nuestros dispositivos móviles o portátiles y aquí es donde HTML5 le gana claramente el duelo a Flash.

Según un estudio de Yossi Oren, en el que comparó el consumo energético de reproducir vídeos en Flash y en HTML5, la diferencia entre ambas tecnologías era bastante evidente. En el caso de ordenadores portátiles, reproducir un vídeo en Flash consumía un 17% más que hacerlo en HTML5, mientras que en el caso de una tablet esta diferencia era del 12%.

Por lo tanto, HTML5 es bastante mejor que Flash a la hora de alargar la duración de nuestra batería, tanto si se trata de un ordenador o un dispositivo móvil.

Vida más allá de los navegadores web

Hoy en día no sólo reproducimos vídeo en nuestro navegador o a través de la aplicación móvil de YouTube. La llegada de HTML5 a smartTVs y otros dispositivos de streaming le dan un valor añadido.

Además, hay que tener en cuenta que la especificación Media Source Extensions de HTML5 permite el streaming en directo en vídeo consolas como la Xbox o la PlayStation y a través de Chromecast.

Adopción

Uno de los campos donde Flash aún puede hacerle sombra a HTML5, por lo menos hasta el reciente anuncio de YouTube, es en la adopción del estándar. Hasta ahora Flash era la tecnología más extendida para la reproducción de vídeos en Internet, principalmente por ser más madura, mientras que HTML5 aún se encuentra dando sus primeros pasos, agigantados, eso sí.

Algunos estudios apuntan datos reveladores sobre el uso de Flash comparado con el de HTML5. Los datos son de finales de 2012 y seguramente haya habido variaciones desde entonces, pero no dejan de darnos una visión global de la importancia de Flash hasta ahora.

  • El 70% de juegos web están desarrollados en Flash, incluyendo 24 de los 25 juegos más jugados en Facebook.
  • El 75% de los vídeos de la web son visualizados en Flash.
  • El 98% de las empresas del sector dependen del Flash Player y más de 3.000 millones de desarrolladores utilizan la tecnología Flash.
  • El 85% de las webs utilizan Flash de alguna manera u otra.

Como veis, son datos que sugieren que tengamos cierta cautela a la hora de dar por muerto el formato Flash.

Conclusiones

Podemos concluir que el vídeo HTML5, a pesar de ser una tecnología bastante reciente comparada con Flash, es ya el presente y el futuro del vídeo en Internet, aunque quizás sea algo pronto para proclamar la muerte de la alternativa de Adobe.

Aun así, queda claro que la decisión de YouTube por adoptar la tecnología HTML5 está más que justificada. Mayor compatibilidad, más calidad de reproducción, ventajas en dispositivos móviles y el hecho de ser un sistema totalmente abierto respaldan la decisión del portal de vídeos de Google.

slavik_V editada con licencia CC 2.0

Relacionados

Nos encanta escucharte ¿Nos dejas tu opinión?