Pantalla de título de IS Defense

Para cierto sector del público gamer es muy difícil no quitarse el sombrero ante proyectos que ofrecen cierto nivel de atrevimiento. Últimamente en la industria de los videojuegos, especialmente en la indie, estamos pasando por un período que en algunos medios se ha dado en llamar de “descubrimiento espiritual”. Esto vendría dado por experiencias jugables como The Stanley Parable, o el viaje espiritual que hacemos en el primer Dark Souls: en The Stanley Parable se nos invita a romper las normas o seguirlas. Aunque no lo parezca, Dark Souls reflexiona sobre el auténtico sentido de las cosas que hacemos —para quienes no lo crean recomiendo echar un vistazo a los vídeos de lore Prepare to Cry disponibles en YouTube—.

Hace unos cuantos años las cosas no eran así. Los tiempos han querido dotar de tanta profundidad a los videojuegos que quizá se han pasado un poco de rosca. Es fácil comprender por qué. Siempre se ha dicho que los videojuegos son algo infantil, y se les ha querido conferir un carácter mucho más adulto. Esto no es algo malo per se, pero quizá convendría recordar que en tiempos lo único que necesitábamos para jugar era una pantalla llena de enemigos y un arma en la mano.

Tampoco hay que olvidar que en ocasiones los videojuegos también pueden servir como herramienta de provocación. Ese es el leit motiv de Destructive Creations, que después de una opera prima controvertida y truculenta como pocas, nos ofrecen su polémica segunda obra, IS Defense.

IS Defense, a la sombra de Hatred

Antes de pasar a hablar de IS Defense, para tener algo más claro el contexto del que sale este título tendríamos que dejar claro que la primera obra de Destructive Creations es el ultraviolento Hatred. En él la acción transcurre en un mundo en blanco y negro, en el que controlaremos en tercera persona a un asesino que acabará con todo lo que encuentre a su paso. Esto es literal: personas inocentes, fuerzas de la ley… absolutamente todo lo que camina y respira.

Como has podido comprobar en el vídeo, estamos hablando de un título muy controvertido que generó reacciones polarizadas. En Destructive Creations buscaban un factor de shock rápido y lo consiguieron, según su CEO y animador para ir contra “la forma en la que nos dicen y enseñan cómo pensar”.

Con IS Defense de nuevo vuelven a buscar ese factor de shock. y en cierto sentido es totalmente lógico. Hemos visto tantas cosas en los videojuegos que lo único que puede llegar al jugador es algo totalmente atípico que juegue con los tabúes sociales. Hatred lo hizo, y este título también.

¿Por qué IS Defense es tan controvertido?

En la ficción del juego el ISIL continúa extendiendo el terror por Oriente Medio y el norte de África hasta que tenga un ejército lo bastante grande para lanzar una invasión sobre Europa. ¿Qué planea hacer la OTAN al respecto? Colocar un nido de ametralladoras en cada playa en la que ISIS vaya a desembarcar. Con un par. Huelga decir que tú, el jugador, te quedarás en uno de esos nidos e irás disparándole a todo soldado de EI que intente entrar en Europa.

Gameplay de IS DefenseGameplay de IS Defense

Sin embargo, llama mucho la atención que se utilice el nombre de una organización terrorista real dentro de un videojuego. Por norma general siempre se utilizan personajes o grupos de terror creados especialmente para la ocasión. Es un caso similar al de Medal of Honor de Electronic Arts, lanzado en 2010 y que incluía a los talibanes como parte de su historia.

Las cosas empiezan a ponerse feas con IS Defense cuando, según hemos visto en Motherboard, el CEO de la empresa podría tener vínculos con una organización de extrema derecha, la Polska Liga Obrony o “Liga de Defensa Polaca”. Este grupo es conocido por su racismo e islamofobia.

En ningún momento el juego dice nada a las claras, pero si uno lee entre líneas puede ver que define una forma muy explícita de cómo lidiar con ciertas culturas. Lo peor de todo es que sus connotaciones anti islámicas está tan poco camufladas como las de la franquicia Call of Duty, por poner un ejemplo. Se podría pensar que queremos ver más de lo que hay, pero entre todo lo que se ha publicado podemos leer estas declaraciones:

Me acusaron porque me suscribí a la página de Facebook de la Liga de Defensa Polaca, que es claramente anti islámica, no nacionalista. Son dos cosas diferentes. (Jaroslaw Zielinski, CEO de Destructive Creations)

La cosa no se queda ahí, y Zielinski sigue:

Algunos de nosotros tenemos una ideología muy próxima a la derecha, pero está basada en pensamiento lógico y no en fanatismo descerebrado. Eso me incluye a mí. ¿Y qué carajo tiene de malo el nacionalismo? La gente lo confunde y lo mezcla con nazismo, fascismo y chovinismo. No hay nada malo en ser un patriota y defender a tu gente y su cultura. (Jaroslaw Zielinski, CEO de Destructive Creations)

Podemos continuar analizando más el juego. Hay tres niveles: España, Sicilia y Croacia, que son los lugares donde desembarcan los terroristas. A estos sitios están llegando refugiados desarmados, y en el juego se reimaginan como terroristas. Según se recoge, Zielinski cree que, tal como dijeron desde el ISIS, “están colando terroristas entre los refugiados”. Y sigue con las siguientes declaraciones:

[…] Lo siento pero no creo en las buenas intenciones de muchos de estos “refugiados”. Muchos vienen a Europa para vivir como vagos financiados por las ayudas sociales. No para hacer un trabajo honesto, no para traer nada positivo aquí (Jaroslaw Zielinski, CEO de Destructive Creations)

En un momento dado suaviza el discurso, diciendo que “también hay algunas buenas personas entre ellos y no tengo nada en su contra”. Pero luego lo retoma en toda su gloria:

[…] Estos inmigrantes musulmanes no se están adaptando a la cultura y costumbres europeas y no pretenden hacerlo y no intentes convencerme de lo contrario. Creo que muchos europeos piensan que no saldrá nada bueno de acoger una cantidad enorme de estos inmigrantes. No hay nada que demonizar, ellos solos lo hacen. (Jaroslaw Zielinski, CEO de Destructive Creations)

Si no hubiese pruebas de que esta persona puede tener vínculos con la extrema derecha se podría pensar que se trata de una estrategia para vender mejor dos cosas:

  • Una empresa de videojuegos que lo apuesta todo por el shock value y quieren que se los conozca como tales.
  • Un título controvertido por su temática que toca tabúes muy importantes en la sociedad.

Sin embargo, y a la vista de las declaraciones de Zielinski, uno se siente impelido a enarbolar el “no tengo más preguntas, señoría” y pasar a otra cosa. Después de probarlo, no obstante, prefiero dejarlo en que cada quien extraiga sus propias conclusiones.

Impresiones tras una partida de IS Defense

Después de jugarlo puedo decir que el shock value no está en el juego o en sus mecánicas, sólo en la historia que presenta. Como ya se ha comentado, su islamofobia sólo está ligeramente por encima de sagas como Battlefield o Call of Duty, con lo que la propuesta no es nueva o valiente. Se trata, al fin y al cabo, de algo que ya hemos visto en muchos otros juegos. No tiene los gráficos ni las campañas de los juegos antes mencionados, el jugador no se mueve por el escenario, está quieto, pero no deja de ser el “héroe americano de guerra” que lucha contra los malvados terroristas islámicos.

Y aún con todo, no se puede negar que IS Defense es estresante y divertido al mismo tiempo. Recuerda ligeramente a aquellos títulos de los ‘80 como Operation Wolf o Beach Head, mezclado con títulos más actuales como Serious Sam y sus hordas de enemigos que no paran de llegar. Si has conocido esa época de los videojuegos, es imposible que no te guste. Quieres volver a por más en cuanto te matan, tiene un componente adictivo que se echa de menos en algunos títulos de las generaciones actuales. Y sin embargo, cierta parte de mí se ha sentido culpable. No he podido evitar ver esto como una especie de aceptación del mensaje que se encuentra si uno lee entre líneas.

Pantalla de final de partida de IS DefensePantalla de final de partida de IS Defense

A partir de hoy IS Defense se puede conseguir en Steam. Dada la patente islamofobia que rezuma el título, se podría esperar que el mayor distribuidor de videojuegos del planeta se negase a comercializarlo. No es así. Desde Valve argumentan que Steam es una plataforma abierta y libre de censura, lo que también sirve para explicar por qué un juego ultraviolento como Hatred sigue estando presente en su catálogo.

IS Defense no es el único título “cuestionable”

Podríamos pensar que IS Defense es un caso aislado de un videojuego con un planteamiento que, desde el punto de vista de la corrección política, resulta cuestionable. Nada más lejos de la realidad. Lo que le ha dado tanta publicidad a este título en el momento de su salida es pertenecer al estudio que creó Hatred, ya que de lo contrario habría pasado más desapercibido. A continuación repasamos unos cuantos títulos que también enarbolan la xenofobia como parte de su argumento.

Ethnic Cleansing, el caso más famoso

Ethnic Cleansing es un juego desarrollado por la discográfica neonazi Resistance Records. En él y desde una perspectiva en primera persona acabaremos con todos los judíos, personas de color, musulmanes y homosexuales que se crucen en nuestro camino.

Muslim Massacre, islamofobia retro

Muslim Massacre se lanzó en 2008 y se basa en una perspectiva cenital al estilo de títulos como los Guerrilla War de los ‘80. Su objetivo es matar a todos los musulmanes que aparezcan en pantalla.

Border Patrol, dispara a inmigrantes mexicanos

Border Patrol es un juego Flash para el navegador. En él tendremos que impedir que inmigrantes mexicanos entren en Estados Unidos disparándoles. Probablemente la mayoría de las visitas del juego sean de Donald Trump.

Kaboom! Suicide Bombing, inmólate para ganar

Cerramos nuestro repaso con Kaboom! Suicide Bombing, otro juego Flash en el que encarnamos a un terrorista suicida suelto por las calles de Israel. Cuantos más ciudadanos inocentes mueran por culpa de la explosión de tu cuerpo, más puntos conseguirás.

Relacionados

Opiniones de los usuarios

Nos encanta escucharte ¿Nos dejas tu opinión?