La evolución de las pantallas según LG: de curvadas a enrollables

LG es una de las empresas más innovadoras del sector tecnológico y la pantalla es uno de los puntos en los que el gigante coreano suele poner mucho énfasis. Gracias a su hoja de ruta que se hizo pública hace unos pocos días, ya sabemos las intenciones de la compañía con sede en Seúl respecto a uno de los elementos claves de los futuros smartphones y tablets, que seguro que no dejarán indiferente a nadie: la flexibilidad de las pantallas que vienen.

Si ya en el año 2013 LG sorprendió a propios y extraños con el lanzamiento del LG G Flex, un smartphone Android con una pantalla curva, sabemos que para el año que viene tiene previsto sacar al mercado dispositivos móviles que se doblan. Y en esta ocasión, esta flexibilidad sería totalmente intencionada, no como en el caso de otros teléfonos. Por si esto fuera poco, también hemos sabido que la compañía pretende seguir con la que sería la evolución natural de estos elementos, en busca de pantallas cada vez más flexibles y para 2017 espera haber desarrollado la tecnología necesaria para implementar pantallas plegables, primero, y posteriormente displays totalmente enrollables. Obviamente LG no es la única multinacional interesada en este tipo de pantallas, y ya hemos visto varios prototipos anunciados por Samsung o Sony, pero parece que LG ya tiene marcadas una serie de fechas para poner estos productos a disposición del público.

La evolución de las pantallas según LG: de curvadas a enrollables - imagen 2

La llegada de pantallas totalmente plegables a teléfonos y tabletas quizás parezca algo utópico teniendo en cuenta que no solamente haría falta una pantalla totalmente flexible, sino también otros elementos (ya conocemos el progreso en el campo de las baterías flexibles), pero el futuro de los displays es ciertamente ilusionante.

La clave de la flexibilidad: el P-OLED u OLED plástico

El material con el que estarían hechas estas pantallas es sin duda la clave del asunto. Según LG, el OLED plástico es el futuro de las pantallas flexibles, y gracias a sus características tan particulares, permitiría alcanzar la flexibilidad casi infinita a la que desean llegar los surcoreanos dentro de apenas 3 años.

Éste fue el material usado en el ya mencionado LG G Flex lanzado en 2013, y también se ha utilizado para la esfera del reciente smartwatch de la compañía coreana, el LG G Watch R. Sin entrar en demasiados detalles técnicos sobre su encapsulado o sustrato que sin duda nos abrumarían, las claves de este material son principalmente tres:

  1. El P-OLED tiene una estructura mucho más simple que otros materiales usados en la fabricación de pantallas. Este hecho le permite incorporar muchas menos capas que los materiales con los que rivaliza.
  2. El OLED plástico es flexible de tal manera que se puede doblar hasta cierto ángulo. Mientras que otras pantallas, tipo LCD, están basados en materiales más rígidos, el P-OLED tiene constitución de película, por lo que no se rompería en el caso de estar sometido a esta torsión.
  3. Este material es mucho más fino y ligero que cualquier otro. Comparado con una pantalla LCD, un display P-OLED es hasta un 75% más delgado, mientras que se grosor respecto a un OLED tradicional se reduce a la mitad.

Si bien en el campo del smartphone o tablet, el uso de pantallas totalmente flexibles construidas con OLED plástico, que se pudieran plegar o enrollar, cambiaría nuestro modo de usar nuestros dispositivos móviles, su implementación más cercana parece ser que tendrá lugar en otros sectores como el militar o el médico. A día de hoy uno no puede imaginarse la utilidad de llevar una pantalla de tales características en el bolsillo, más allá de prevenir las numerosas roturas y grietas que aparecen en nuestros teléfonos con suma facilidad.

Relacionados

Nos encanta escucharte ¿Nos dejas tu opinión?