apple-606761_1280

Hablar de Apple es hacerlo de la historia de la tecnología. Desde unos inicios humildes en un garaje fabricando y vendiendo blue boxes -el aparato predilecto de la comunidad phreaker- a ocupar inmensos edificios de oficinas que reflejan el poder que Apple atesora a día de hoy. Se trata de una de las empresas tecnológicas más importantes que existen desde hace casi tres décadas, igual de histórica que Microsoft o Nokia, con sus propios méritos que la encumbran a los altares de lo más sagrado de la informática. Su base de fieles seguidores se ha encargado de hacerles saber lo importantes que son sus productos para ellos y sus gadgets hoy en día han acabado por tener un equilibrio entre ingeniería y arte.

Como decíamos, esto no siempre fue así. Llegar a unos Macbooks y a unos iMac que combinan diseño estético con componentes de primera ha sido un camino largo y laborioso. Por eso mismo en Malavida pensamos que es de recibo dedicarle un capítulo más que merecido a la historia de los ordenadores Macintosh.

El camino hacia los Mac

Steve Wozniak y Steve Jobs habían sido amigos en el instituto. Los dos tenían interés en la electrónica y a los dos se les tomaba por marginados. Siguieron en contacto después de graduarse, y ambos terminaron dejando el colegio y consiguiendo trabajos para empresas de Silicon Valley. Woz entraría en Hewlett-Packard, mientras que Jobs lo haría en Atari.

Steve Wozniak en 2000Steve Wozniak en 2000 / inUse Experience editada con licencia CC 2.0

Wozniak llevaba tiempo jugando con la idea de diseñar un ordenador. En 1976 uno de sus diseños se convertiría en el Apple I. Jobs, por su parte, ya tenía una visión de negocio tremenda e insistió que su compañero intentara vender la máquina. El 1 de abril de 1976 nacía Apple Computer.

Los que se dedicaban a construir ordenadores por hobby no se tomaron demasiado enserio el Apple I, mientras que la empresa no despegaría hasta 1977. En ese mismo año el Apple II debutaba en una convención local de informática. Fue el primer ordenador que venía cubierto por una caja de plástico y que incluía gráficos a color, convirtiéndose en una máquina impresionante para su tiempo. A partir de aquí los pedidos de Apple se incrementaron exponencialmente. Las ventas subieron aún más cuando se introdujo el Apple Disk II, la unidad de disco floppy más barata y fácil de usar de su época.

La empresa también creció en tamaño. Cuando en 1980 se presentó el Apple III, la fábrica de Cupertino ya tenía varios miles de empleados y empezaba a vender máquinas en el extranjero. Habían conseguido un cierto número de directivos de nivel medio y varios inversores nuevos, que asumieron un puesto en la junta de la empresa. Se trataba de hombres mayores y más conservadores, que convirtieron a Apple en una empresa con todas las letras para desilusión de muchos de sus empleados originales.

Steve Jobs en una entrevista para Wired Japón (1997)Steve Jobs en una entrevista para Wired Japón (1997) / MIKI Yoshihito editada con licencia CC 2.0

Paralelamente al desarrollo de los ordenadores Apple, Steve Jobs comenzó a trabajar en el Apple Lisa en 1978. Mientras que había demostrado ser una persona con una visión de negocio espectacular, como jefe de proyecto resultó ser bastante desastroso. Esto provocó que fuese relevado del puesto por Mike Markkula.

Decepcionado, Jobs decidiría comenzar a trabajar en otro proyecto: el germen del primer Macintosh. Aunque en un principio se pensó en dicho ordenador como en una computadora de unos 500 dólares, Jobs se aseguró de que el Mac primigenio fuese mucho más.

Así nació el Macintosh original

Hasta el momento en el que Steve Jobs decidió encargarse del diseño y la construcción del Apple Macintosh, la responsabilidad había recaído sobre Jef Raskin. La idea era crear un ordenador con una interfaz de usuario gráfica -igual que la del Apple Lisa- de bajo coste que todo el mundo pudiese comprar. El desarrollo de la máquina comenzaba en 1979.

La interfaz del Mac OS original estaba pensada para ser una forma fácil de interactuar con el ordenador mediante texto, programas que se podían ejecutar en ventanas y entre los que fuera fácil cambiar -¿os suena esto de algo?-. El primer prototipo se construyó con las siguientes especificaciones establecidas por Jef Raskin:

  • 64 KB de memoria RAM
  • Procesador Motorola 6809E de 8 bits
  • Pantalla monocromo de 256x256 píxeles

Bud Tribble, miembro del equipo Macintosh, estaba interesado en ejecutar los programas para GUI del Lisa en el Mac, con lo que intentó incluir el procesador Motorola 68000 en la nueva máquina a la par que intentaba mantener el coste de producción bajo. Además, la velocidad del reloj subió de 5 MHz a 8 MHz, con la posibilidad de ofrecer soporte para una pantalla de 384x256 píxeles.

El diseño final del Mac presentaba un ordenador todo en uno que usaba el lenguaje gráfico QuickDraw contenido en un chip ROM de 64 KB. Contaba con 128 KB de RAM contenidos en 16 chips de 64 kilobits soldados a la placa, aunque se podía ampliar a 512 KB reemplazando las soldaduras y los componentes -lo de los slots de memoria RAM todavía era un sueño-. Finalmente el tamaño de la pantalla monocromo fue de 512x342 píxeles, lo que excedía con mucho el tamaño originalmente planeado.

Este diseño comenzó a atraer la atención de Steve Jobs, que se dio cuenta de que el Macintosh era mucho más vendible que el Lisa. En 1981 Jef Raskin saldría del proyecto después de una disputa con Jobs, que convertiría el diseño de la máquina en su propia visión cuando se dedicó a él por completo en 1982.

Macintosh original de 1984Macintosh original de 1984 / Marcin Wichary editada con licencia CC 2.0

Sin embargo, el liderazgo de Jobs no dudaría mucho. Tras una lucha de poder con el CEO de Apple, John Sculley, el visionario acabaría por dimitir de la empresa en 1985 y fundar NeXT, otra compañía tecnológica dirigida al mercado educativo.

El icónico lanzamiento del primer Mac

El lanzamiento del Macintosh empezó a gestarse en 1982. La campaña que se construyó en torno a él es recordada por ser pionera en distintas tácticas que se usan hoy en día en las presentaciones tecnológicas. Estas incluyen la "exclusiva múltiple", el marketing adaptado a los grandes eventos, crear un cierto aire místico en torno a un producto y ofrecer un atisbo de cómo se fabrica a los consumidores.

Los primeros rumores de que había un proyecto llamado Macintosh en camino se difundieron en febrero de 1983. Para octubre de ese mismo año la empresa anunciaba el Macintosh 128K, seguido con un folleto de 18 páginas incluido en diversas publicaciones en el mes de diciembre.

La primera vez que Mac apareció en la televisión fue a través de un conocido anuncio rodado por Ridley Scott que costó 1,5 millones de dólares y que se conoce como "1984". El timing no podía ser más correcto: durante el tercer cuarto de la XVIII Super Bowl, celebrada el 22 de enero de 1984:

El anuncio era una reacción a dos cosas. En primer lugar, Apple quería atacar al conformismo de IBM y a sus ansias de dominar el mercado informático. En segundo lugar, los de Cupertino querían dar la imagen de que ellos venían a revolucionar y a cambiar las cosas, venderse como una especie de "libertadores".

Dos días después de que el anuncio apareciese en los televisores de millones de ciudadanos estadounidenses el Macintosh se ponía por fin a la venta. Venía con dos aplicaciones incluidas para demostrar el poder de su interfaz: MacWrite y MacPaint. La demostración de sus habilidades la hizo el propio Steve Jobs en la primera de sus famosas intervenciones en keynotes y, aunque el Mac consiguió pronto una base entusiasta y fiel de seguidores, algunos pensaron que se trataba de un juguete. Esto se debía especialmente a que estaba construido esencialmente alrededor de la interfaz de usuario, lo que obligaba a reprogramar todas las aplicaciones creadas en modo texto. Muchos desarrolladores no iban a asumir esta tarea.

Aún así, pronto software como Microsoft Word o Lotus Jazz se encontró en la librería de programas del Mac. Hacia el final de 1984 se habían logrado vender 250.000 unidades del ordenador.

Los sucesores del Macintosh original

Después de dos años asentando su producto y consiguiendo que los centros educativos se hiciesen grandes compradores de Apple, en 1986 se lanzaba el Macintosh Plus. Esta máquina ofrecía 1 MB de memoria RAM que se podía ampliar usando slots de pastillas de memoria -lo que eliminaba la engorrosa tarea de tener que soldar chips-. También incluía un puerto paralelo SCSI que permitía conectar hasta siete periféricos a la máquina. La capacidad de su unidad de disco floppy se amplió hasta los 800KB.

Este sucesor inmediato del primer Mac se convirtió en un éxito instantáneo, permaneciendo en la línea de producción sin ningún cambio hasta el 15 de octubre de 1990. En total el ordenador se vendió durante 4 años y 10 meses, convirtiéndose en el más longevo de la firma de la manzana mordida.

Los nuevos procesadores de Motorola permitían construir máquinas más rápidas. En 1987 Apple se aprovechaba de la nueva tecnología implementada por el fabricante y presentaba el Macintosh II, impulsado por un Motorola 68020 a 16 MHz. Con esta máquina el QuickDraw original era reemplazado por Color QuickDraw, que permitía gestionar mejor el tamaño de la pantalla, la profundidad del color e incluso usar múltiples monitores. Esta máquina marcaba los primeros pasos de una nueva dirección para esta línea de ordenadores: contaban por fin con una arquitectura abierta, varios slots de expansión, soporte para gráficos a todo color y monitores externos y un diseño modular similar al del PC de IBM. Incluso contaba con un disco duro interno y una fuente de alimentación refrigerada con un ventilador.

Apple Macintosh IIApple Macintosh II / All About Apple editada con licencia CC BY-SA 2.5 IT

El Macintosh SE se lanzó al mismo tiempo que el Macintosh II, como el primer ordenador compacto con un disco duro interno de 20 MB y un slot de expansión situado en la caja al lado del tubo de rayos catódicos.

En 1988 se presentaba el Macintosh IIx, que incluía un procesador Motorola 68030 y distintas mejoras internas, como por ejemplo una gestión de unidad de memoria incorporada. En 1989 lo sucedía el Macintosh IIcx, una versión más compacta del mismo ordenador, que compartiría espacio con el Macintosh SE730.

El primer Mac de 32 bits fue el Macintosh IIci, también aparecido en 1989. Soportaba de forma nativa más de 8 MB de memoria RAM. Con esta máquina llegaba System 7, el primer sistema operativo de Apple que soportaba el direccionamiento de 32 bits. En 1990 el Macintosh IIfx se presentaba con dos procesadores Apple II dedicados al proceso de entrada y salida de datos.

Macintosh IIciMacintosh IIci / All About Apple editada con licencia CC BY-SA 2.5 IT

La transición a PowerPC

Windows 3.0 apareció en mayo de 1990. Un dicho popular de la época aseguraba que "no es tan bueno como Macintosh, pero para el usuario medio ya es suficiente". A pesar de ser todavía un entorno gráfico que se apoyaba en MS-DOS, esta fue la primera iteración de Windows que tuvo un set de características comparable al de la plataforma de Apple, mucho más cara. Esto llevó a que Microsoft comenzase a ganar terreno en los mercados, lo que llevó a Apple a recortar los precios todo lo que pudo.

Para ello la fábrica lanzó tres máquinas low cost: Macintosh Classic, Macintosh LC y Macintosh IIsi. Todas ellas se vendieron bien, pero el margen de beneficios que la empresa obtenía era significativamente más bajo que con sus modelos anteriores.

Apple mejoró los Macintosh introduciendo modelos con nuevos procesadores de la familia 68k de Motorola. Estos fueron el Macintosh Classic II y el Macintosh LC II, que usaban una CPU 68030 a 16 MHz. En 1991 a estos dos se unieron los Macintosh Quadra 700 y 900, los primeros ordenadores en usar un procesador Motorola 68040.

Macintosh LC520Macintosh LC520

A pesar de que Apple ya había lanzado su primer ordenador portátil en 1989, el llamado Macintosh Portable no fue lo que se dice un éxito. En 1991 fue reemplazado por el PowerBook 100, el primero de una familia de ordenadores portátiles que se vería continuada por los PowerBook 140 y PowerBook 170. Fueron las primeras máquinas construidas con un teclado con reposamanos y una trackball que hacía las veces de ratón delante de dicho teclado. La segunda generación de PowerBooks, la serie 500, incluía además altavoces estéreo integrados, trackpads y una tarjeta Ethernet incluida en la construcción del portátil. Corría el año 1994.

En esta época Apple comenzó a desprenderse del lenguaje de diseño Snow White, creando el Apple Industrial Design Group. Este grupo fue el responsable de dotar de una nueva apariencia a todos los nuevos productos lanzados por la empresa.

PowerBook 540PowerBook 540 / Danamania editada con licencia CC BY-SA 2.5

Competir con Intel: el nacimiento de PowerPC

En otras ocasiones Intel ya había intentado sin éxito que Apple compatibilizase sus Macintosh con sus propios chips. La conclusión de los de Cupertino era que el sistema CISC de los procesadores de Intel no podría competir en última instancia con el RISC de Motorola. Sin embargo, aunque el Motorola 68040 ofrecía las mismas características que el Intel 80486, este último podía ir a velocidades de reloj mucho mayores sin sobrecalentarse -especialmente los de la serie i486DX2, ¿recordáis el botón de "turbo"?-. Esto ofrecía a los PCs una ventaja significativa sobre los Mac en términos de rendimiento.

Las decisiones que se tomaron en Cupertino no ayudaron mucho tampoco, ya que decidieron restringir el uso de los 68040 a la serie Quadra, de las más caras de su plantilla. Los 486 de Intel estaban disponibles a fabricantes y hobbystas de todo el mundo, sin restricciones.

Para más inri, no sería hasta 1994 y la ya citada serie 500 de los PowerBooks cuando el 68040 llegaría al público más general. Ya hacía un año que Intel había lanzado los Pentium como sucesores de los 486 y el Motorola 68050 nunca llegó a materializarse, lo que dejaba a Apple una generación por detrás. Esto provocó que durante 1994 los de Cupertino adoptasen la arquitectura RISC PowerPC, desarrollada como resultado de la alianza entre Apple, IBM y Motorola.

Los primeros ordenadores en seguir dicha arquitectura fueron los Power Macintosh, que llegaron a vender un millón de PowerPCs en sólo nueve meses. Sin embargo y a la larga, descartar los chips de Intel en favor de PowerPC fue un grave error. Conforme la tecnología de los de Santa Clara se iba convirtiendo en algo común, la tecnología de Apple no podía competir en cuanto a precios con ellos.

Power Macintosh 7600Power Macintosh 7600

La caída de Mac y el regreso de Steve Jobs

Los componentes de los PCs cada vez eran más baratos, lo que también aceleraba su adopción. Los Macintosh seguían quedando como máquinas muy buenas, pero todavía demasiado caras para que todos los bolsillos se las pudiesen permitir.

Apple llevaba mucho tiempo lanzando modelos nuevos muy similares a los antiguos, lo que confundía a los clientes potenciales. En un momento dado su línea de producto se hallaba dividida en las familias Classic, LC, II, Quadra, Performa y Centris, que eran básicamente el mismo ordenador vendido bajo distintas denominaciones y con distintos componentes.

Todos estos modelos también debían competir con los clones de Macintosh, hardware creado por terceros que ejecutaba el System 7 de Apple. Esto, si bien ayudó a la empresa a ganar cierta cuota de mercado, acabó haciéndole daño en lo financiero debido a que sus clientes fieles preferían comprar clones más baratos. Esto canibalizaba las ventas de los sistemas de mayor gama, si bien Apple seguía desarrollando por sí misma la plataforma Mac OS.

Mac clónico fabricado por PioneerMac clónico fabricado por Pioneer / Tokumeigakarinoaoshima editada con licencia CC BY-SA 3.0

Windows 95 hizo que Apple lo tuviese aún más difícil. Este sistema, que por fin unificaba MS-DOS con el entorno gráfico, mejoró las capacidades multimedia de los PCs y las llevó al mismo nivel que las de la interfaz de Mac OS.

Hacia 1997 la empresa se encontraba en una situación muy precaria. Hacía falta un remedio rápido: o se recuperaban ahora, o Apple podía desaparecer. Sólo había una persona que pudiese llevar a cabo semejante milagro: Steve Jobs.

Jobs se reincorporó en 1997 tras la compra de su empresa NeXT por parte de los de Cupertino. Lo primero que hizo fue cambiar el nombre de Mac OS 7.7 a Mac OS 8. Dado que System 7 había sido licenciado a terceros, de esta manera se acababa con la amenaza de los sistemas clónicos. Algo estaba empezando a cambiar.

Misma filosofía, nuevo diseño: llegan los iMac

El primer lanzamiento de la nueva Apple con Jobs de nuevo a la cabeza fue el iMac original, en 1998. Seguía la misma filosofía que el Macintosh original: un ordenador todo en uno rodeado por una caja plástica, en este caso translúcida. Este diseño está ampliamente considerado como uno de los mejores de finales de la década de 1990.

Con el iMac Apple se deshacía de las conexiones SCSI y ADB en favor de los puertos USB, incorporaba una unidad de CD-ROM de sólo lectura y se convirtió en todo un éxito de ventas: 800.000 unidades vendidas en 139 días. También sirvió para devolver a la empresa al lado ganador, ya que obtuvieron beneficios por primera vez desde 1995.

El lenguaje de diseño que se utilizó en la creación de los iMac se aplicó también a los Power Macintosh y a los iBook, los primeros portátiles enfocados a los mercados domésticos. Se precompraron en total 140.000 unidades entre las dos máquinas, convirtiéndolas en un gran éxito antes incluso de pisar el mercado.

iMac originaliMac original / Masashige MOTOE editada con licencia CC 2.0

El iMac también sirvió para marcar la transición de "Macintosh" a "Mac" de forma oficial. En 1999 el término se eliminó por completo, cuando se introdujo el Power Mac G4.

A principios de 2001 Apple comenzó a vender ordenadores con unidades de grabación de CD-ROM, así como enfatizó la capacidad de los Mac para reproducir DVDs incluyendo unidades de DVD-ROM y DVD-RAM como estándar. Steve Jobs admitió que llegaron tarde a la era del CD, pero intuía que los Mac podían ser una especie de "hub" de tecnologías que podrían ayudar a conectar una vida digital.

El iMac original usaba un procesador PowerPC G3, pero pronto se añadieron chips G4 y G5 con rediseños completos de la máquina, que dejaban los colores en favor del plástico blanco. A partir de 2007 todos los iMac comenzaron a utilizar cajas de aluminio como cobertura. En 2005 se presentaba el Mac Mini, el más barato de toda la línea incluso a día de hoy.

Con los iMac el sistema operativo fue evolucionando hasta la versión 9.2.2, si bien se encontraba bastante limitado -especialmente de cara a cosas que ya podían hacer sus rivales, como la multitarea con asignación de prioridades o el uso de memoria protegida-. Esto había acabado por ser un grave problema con el que ya no podían seguir lidiando.

Power Mac G4Power Mac G4

Fue necesario rediseñarlo todo para la versión 10 del sistema operativo de Apple, que cambió su nombre a OS X y se basó en Unix. La última iteración recibe el nombre de Sierra y se corresponde con la versión 10.12 del sistema operativo.

Adiós PowerPC, hola Intel

Apple abandonó PowerPC en 2006. Steve Jobs anunció en la WWDC de 2005 que se cambiaba a la nueva arquitectura, revelando que OS X siempre estuvo preparado para funcionar en su antiguo sistema y en el de Intel. Esto se hizo para modernizar los ordenadores de la empresa, que estaban algo limitados comparados con los ordenadores que ejecutaban Windows.

Para que nos hagamos una idea, un ordenador Dell Dimension de 2005 venía con un Pentium 4 con una velocidad de 2,4 GHz, mientras que el Mac G5 con su PowerPC era el único ordenador que estaba en ese rango de frecuencias. Además, sus problemas con el sobrecalentamiento -el chip G5 tenía que estar refrigerado por líquido- hacían imposible trasladarlo a otros ordenadores. Esto significa que el PowerPC portátil más rápido funcionaba con un chip G4, lo que significaba que no sólo era una generación más viejo, sino que era más lento que cualquier PC portátil.

iBook enfocado a uso profesionaliBook enfocado a uso profesional

La arquitectura PowerPC se quedaba corta, así que no quedó más remedio que migrar a Intel. La marca se revitalizó gracias a la eficiencia y el poder de los nuevos procesadores, además de permitir la instalación de Boot Camp, que logra que convivan en la misma máquina OS X y Windows. Hasta la versión 10.6 de OS X algunos Mac con procesador Intel podían ejecutar programas desarrollados para PowerPC con un emulador llamado Rosetta, si bien a velocidades mucho más lentas que si se tratase de una instalación nativa.

Actualmente los iMac y los MacBooks utilizan arquitecturas Intel con procesadores de 64 bits. Desde que Tim Cook asumió el mando de la empresa tras la muerte de Steve Jobs, los ordenadores que Apple fabrica son, como comentábamos al principio del artículo, el matrimonio perfecto entre diseño y tecnología. Las nuevas cubiertas de aluminio que rodean los componentes de las máquinas desde 2007 siguen siendo una norma a día de hoy, lo que junto con las piezas de alta calidad que incorporan hacen de estos ordenadores productos muy exclusivos, que casi hablan del estatus social de su propietario. Y sin embargo, en cualquier keynote actual de la marca de la manzana mordida se intenta transmitir todo lo contrario: que son productos para cualquiera aunque no todos los bolsillos se los puedan permitir.

Puede que los productos de Apple no estén tan al alcance de todo el mundo como sí puede estar un PC, pero no cabe duda de que Apple y los Mac son entidades con una filosofía especial. Se trata de máquinas "con personalidad", creadas con una forma de ver y entender la informática y el diseño muy particular que nada tiene que ver con el resto de actores de la industria. Los de Cupertino y sus máquinas se merecen un escaño entre los históricos, y no es por otra razón.

Relacionados

Nos encanta escucharte ¿Nos dejas tu opinión?