YouTube en un iMac

Hace unos once años nadie se imaginaba que la revolución de los medios de comunicación, de cómo la gente consume contenido audiovisual y de cómo repercutiría eso en los tiempos venideros llegaría a través de Internet. Como mucho se intuía que la red podría jugar un papel en ello, si bien nadie todavía se atrevía a aventurar cómo nos afectaría a los usuarios o quién daría el primer paso. Eso del vídeo en streaming no era un concepto nuevo: ya se podían ver contenidos online de diversa índole, aunque las velocidades de transferencia y las calidades no eran algo de lo que se pudiese estar muy orgulloso.

Por esas épocas recuerdo haber estado hablando con amigos míos en el tristemente desaparecido (y nunca suficientemente añorado) Messenger de Microsoft. Las conversaciones solían girar en torno a música, y antes de que pudiera darme cuenta pasamos de enviarnos archivos MP3 a recibir enlaces a una cosa llamada YouTube. Ese fue el primer uso que le dimos en mi círculo, descubrirnos música. Corría el año 2007, aproximadamente.

Nada hacía presagiar entonces que YouTube acabaría convirtiéndose en un monstruo, un gigante de la comunicación plagado hasta arriba de normas y regulaciones, que incluso estrangularía a la comunidad de creadores que con sus contenidos acabaron insuflándole una vida que necesitaba desesperadamente.

Sin embargo, nos estamos adelantando a los acontecimientos. En este artículo queremos repasar la evolución de YouTube a lo largo de los años: su nacimiento, su transformación, su presente y, si podemos dilucidarlo, hacia dónde se dirige. Únete a nosotros en este viaje al pasado.

Los orígenes de YouTube y sus raíces en PayPal

Cuartel general de PayPalCuartel general de PayPal / PayPal Press Media Resources

Hacia enero de 2005 dos empleados de PayPal, Steve Chen y Chad Hurley, se encontraron en una reunión en la nueva casa del primero de ellos en San Francisco con motivo de una reunión informal. Grabaron unos cuantos minutos de vídeo, pero se dieron cuenta de que no tenían forma de compartirlo.

¿Podrían haber enviado esos vídeos por correo electrónico? No, los archivos eran demasiado grandes. ¿Los podrían haber subido a la web? Las conexiones de por entonces no eran tan potentes como ahora. Habría llevado horas, si no días, colgar en Internet esos vídeos. Y como los dos antiguos empleados de PayPal tenían efectivo de sobra después de la compra de la empresa de pagos por parte de eBay, decidieron resolver ellos mismos el problema.

PayPal es famosa por haber acogido empleados que más adelante se convertirían en personas importantes de la industria. Entre ellos se encontraban Reid Hoffman (cofundador de LinkedIn) y Elon Musk (gran Jefe de Space X y Tesla), entre otros. Y es que tal y como el cofundador y CTO de la plataforma de pagos, Max Levchyn, comentó en una entrevista, en PayPal se fomenta el emprendimiento y que los empleados tengan ideas propias:

En PayPal, en primer lugar, siempre hemos contratado a personas buscando a quienes podían fundar empresas, y muchos lo hicieron (Max Levchyn).

Hurley aportaba la parte creativa de la pareja, mientras que Chen se ocupaba de los asuntos más técnicos. Hay un tercer creador de YouTube llamado Jawed Karim, que sólo estuvo presente durante los primeros días de la plataforma de vídeo y que sólo reaparecería hacia el final de su “vida independiente”. Y, sin embargo, ninguno de estos tres fundadores era un visionario como se ha dicho de otros como Steve Jobs. Lo que sí compartían era un amor desmesurado por la tecnología.

Puede parecer que la presencia de PayPal en esta historia es puramente testimonial, pero hay que tener en cuenta que no existiría YouTube sin él. Tres antiguos empleados de la plataforma de pagos crearon el servicio de vídeo, y se guiaron por un mantra que ayudaría a definir a YouTube en el futuro: ser flexibles siempre, algo que aplicaron durante la vida de la plataforma de vídeo lejos del paraguas de Google.

Llega youtube.com: el nacimiento del gigante

Así era YouTube en sus iniciosAsí era YouTube en sus inicios / Wayback Machine / Internet Archive

La idea de YouTube llegó en el momento más oportuno. En otros tiempos existía un puñado de factores que limitaban la adopción del vídeo online, y no existía ningún estándar para reproducir vídeo. Que la banda ancha no estuviese muy extendida tampoco ayudaba, ya que ver cualquier vídeo sin descargarlo (que ya de por sí costaba una eternidad) era una odisea. Y, tal y como les ocurrió a los creadores de la plataforma en primer lugar, no se podía compartir vídeos en Internet de forma sencilla.

Hay, según Jawed Karim, dos incidentes que ayudaron a visibilizar el problema:

  • El “descuido” con el vestuario de Janet Jackson en la Super Bowl de 2004.
  • El tsunami del 26 de diciembre de 2004 en Indonesia.

Al parecer todo el mundo estaba hablando de estos dos eventos, pero no se podían encontrar clips de vídeo que los documentasen en Internet. Y en lo que respecta al tsunami, Karim dijo creer que existían horas de material grabado del desastre, pero que no existía una forma directa de acceder a esas imágenes.

En aquella época muchas voces de la industria audiovisual empezaban a abogar por distribuir vídeo online y por buscar mejoras no sólo para la distribución, sino también para cómo aparecían esos contenidos en la red. En pocas palabras, cómo subir esos vídeos a Internet.

Sin embargo, según se recoge en medios como Mashable, es muy difícil establecer el origen exacto de YouTube debido a que cada uno de sus fundadores tiene una versión distinta. Por si fuera poco, la actitud de estas personas también difiere mucho entre sí. Steve Chen decía lo siguiente en una entrevista con la revista Time en 2006 sobre este tema:

Chad y yo somos más modestos, y Jawed ha intentado aprovechar cada oportunidad para colgarse el mérito.

En lo que sí están de acuerdo es en la fecha de inicio de YouTube: el 14 de febrero de 2005. En el día de San Valentín de este año se registraba el nombre del dominio, pero el trabajo de verdad empezó antes de esa fecha. En algún punto anterior en el tiempo, los tres ingenieros se plantaron delante de una pizarra en blanco llena de posibles nombres antes de decidirse por el que todos conocemos.

A Chen el nombre no le hacía mucha gracia, pero cuando vio el logo diseñado por Chad Hurley adquirió muchísimo sentido para él. También ayudó que el nombre del dominio estuviese disponible. Sin embargo, la inspiración para el diseño de la web vino del más improbable de los lugares: una web de citas llamada HotOrNot, que ponía a sus usuarios en una escala del 1 al 10 en función de su atractivo.

Jawed Karim dijo en aquellas declaraciones a Time estar “altamente impresionado con HotOrNot”, por ser la primera vez que alguien diseñaba una web donde cualquiera podía subir contenido que cualquier otro podría ver. En su momento esto suponía un nuevo concepto, ya que hasta entonces los dueños de las webs eran quienes decidían qué podían ver los usuarios y qué no.

Unos inicios primitivos, pero prometedores

El 23 de abril de 2006 YouTube aparecía en Internet, si bien todavía estaba en fase beta. Su funcionamiento inicial era muy básico, ya que los usuarios no podían elegir qué querían ver: la propia web se encargaba de realizar una selección de contenidos que mostraba a los usuarios. Entre esos vídeos se encontraba Me at the zoo, en el que Jawed Karim aparecía comentando que lo que más le gustaba de los elefantes era lo largas que eran sus trompas:

Este es el considerado como el vídeo más antiguo de YouTube, además de que es uno de los más famosos de todos los tiempos. Aquellos vídeos primerizos, dado que la plataforma tenía tan pocos contenidos, se reproducían en bucle. Siempre se mostraban los mismos una y otra vez a los espectadores.

Para más inri los propios fundadores no sabían muy bien hacia dónde orientar la plataforma ni qué era exactamente. Sus creadores dijeron que se trataba de una web de solteros y, como no había muchos vídeos en la plataforma, Karim la llenó de vídeos de aviones Boeing 747 aterrizando y despegando.

Y sin embargo, lo de la web de citas para solteros prosperó, durante un tiempo al menos. Los fundadores llegaron a publicar anuncios en Craiglist (una especie de Segundamano muy popular en Estados Unidos) ofreciendo 20 dólares a cada mujer que subiera un vídeo a la plataforma. No respondió ninguna.

La forma sobre cómo definir a YouTube siguió dando vueltas. En el horizonte apareció la posibilidad de definirlo como una especie de servicio de mensajería de vídeo. De aquí salió el planteamiento actual de la web: la idea era que los usuarios pudiesen compartir un vídeo con sus amigos y familiares, y lo que pasó en realidad es que aquellos vídeos se compartieron con todo el mundo.

YouTube empieza a despuntar

YouTube mostrando un vídeo a pantalla completaYouTube mostrando un vídeo a pantalla completa

La suerte de los fundadores de YouTube cambió el 4 de julio de 2005, cuando Jawed Karim acudió a una barbacoa en casa de otro extrabajador de PayPal, llamado Mike Greenfield. Keith Rabois, un ejecutivo de una empresa de inversiones de Silicon Valley conocida como Khosla Ventures, estaba allí y preguntó a Karim qué se traía entre manos.

Karim contestó que estaba trabajando en un nuevo servicio de compartición de vídeos conocido como YouTube. Entonces, Rabois hizo tres preguntas clave al ingeniero:

  • ¿Usa flash?
  • ¿Aloja contenido de larga duración o profesional?
  • ¿El contenido se puede distribuir en la web?

Karim contesto que sí a todas las preguntas. Keith Rabois dijo que quería ver más, con lo que fueron a la habitación del anfitrión de la fiesta y encendieron su ordenador. Después vieron todo el contenido que YouTube tenía entonces, lo que llevó una media hora aproximadamente. Después de esa media hora el inversor decidió, impulsivamente, que invertiría en YouTube. Rabois es un hombre cauto que no suele lanzarse a la piscina:

Sólo ha habido dos ocasiones en las que he hecho eso. La otra es Airbnb.

Para Keith Rabois, que YouTube utilizase flash era un factor importante. Un año antes de esto el ya mencionado CTO de PayPal, Max Levchyn, declaró que Flash era el futuro. Y si Levchyn lo decía, había que invertir en ello. Eso era lo que quería hacer este ejecutivo: buscaba desesperadamente algo que usase Flash para meter dinero en ello.

Sin embargo, en 2005 Jawed Karim dejaba el proyecto para seguir un curso de posgrado en la Universidad de Stanford. Se trataba sólo de un dolor de cabeza más para los creadores de la plataforma: había al menos 10 personas más en plantilla que no cobraban ni un duro por sus servicios.

Con la inversión por parte de Keith Rabois y Khosla Ventures se acabaron parte de los problemas económicos de YouTube, que no terminarían hasta que el propio Rabois escribió a Roelof Botha (entonces en la inversora Sequoia Capital), quien tenía vídeos en su disco duro que no había podido compartir y que enseguida percibió YouTube como algo muy útil.

Con los mandos de la nave en manos de Steve Chen y Chad Hurley, los dos fundadores restantes siguieron adelante. Los números fueron creciendo, con YouTube pronto colocándose como uno de los 35.000 sitios web más populares de Alexa. No fue lo único que cambió.

Este era el aspecto de YouTube en noviembre de 2005Este era el aspecto de YouTube en noviembre de 2005 / Wayback Machine / Internet Archive

Hasta ese momento los trabajadores de la empresa (incluyendo a los propios Chen y Hurley) habían operado desde sus hogares, pero en verano de 2005 y tras una pequeña inversión por parte de Sequoia Capitals el equipo se trasladó a sus primeras oficinas situadas en el cuartel general de la empresa de inversión. Por algo se empieza.

YouTube seguiría allí hasta noviembre de 2005. En ese mes se mudaron a un espacio en San Mateo, encima de una pizzería. Fue su primera oficina propia, con una pega que nadie esperaba: estaba infestada de ratas. Otro problema al que se enfrentaron en estos primeros años fue que, al no poder permitirse construir paredes, tuvieron que usar cortinas para separar los distintos espacios de trabajo.

Solventado todo esto, quedaba aún otro problema que resolver: había que convertir a YouTube en una compañía rentable. Hacía falta hacerla atractiva para anunciantes, monetizar la web y, en definitiva, que todo el mundo se llevase su parte. Para solucionar el asunto de la rentabilidad se contrató a Julie Supan, quien tomó las riendas como jefa de marketing en septiembre de 2005. De las reuniones de la especialista en mercadotecnia con Roelof Botha, Steve Chen y Chad Hurley salió finalmente el leit motiv de la web: una especie de cadena de televisión para todo el mundo.

Con lo que Supan, los inversores y los fundadores de YouTube no contaban es que ya existían otros servicios para compartir vídeo que llegaron antes que ellos (unos 280 según medios como Mashable), lo que los colocaba en una posición difícil:

Fuimos los últimos en llegar al mercado. No hubo ningún otro servicio de este tipo que se lanzase después de que llegase YouTube (Julie Supan).

Y sin embargo, consiguieron tener éxito e imponerse gracias a la simplicidad de su plataforma. Comparados con otros servicios similares, YouTube mostraba una facilidad mucho mayor para que los usuarios pudiesen subir vídeos. Steve Chen, de hecho, se aseguró de que se pudiesen agregar vídeos en cualquier formato, eliminando muchas limitaciones. Después, los propios ingenieros se encargaban de hacer que funcionasen como un vídeo flash.

Otras facilidades que ayudaron a colocar YouTube en la cresta de la ola fueron la facilidad para compartir enlaces cortos (una característica en la que se hizo mucho énfasis en los primeros años de la plataforma) y la colocación de un contador de visitas en cada vídeo. Como Twitter descubriría años más tarde, las métricas públicas pueden ayudar a hacer que una marca crezca, algo que desde el sitio de vídeo se aprovechó al máximo desde el minuto cero. La última gran aportación al éxito de YouTube fue la facilidad para incrustar vídeos, algo que los usuarios de MySpace (la gran red social de por entonces) hacían mucho.

Sin embargo, la clave del triunfo de YouTube está, para Julie Supan, en que el reproductor siempre ha funcionado. Hay una premisa básica en lo que todo usuario desea: sea cual sea el servicio o aplicación que esté utilizando, lo que le importa de verdad (en ocasiones incluso por encima de la calidad del servicio) es que lo que está usando funcione.

YouTube y la competencia con Google

Google Video, competidor directo de YouTubeGoogle Video, competidor directo de YouTube / Wayback Machine / Internet Archive

El 25 de enero de 2005 Google, adelantándose a la aparición de YouTube en el panorama web, introdujo Google Vídeo como su propia plataforma para ofrecer contenidos en streaming. La visión del gigante de las búsquedas se correspondía con su misión permanente de digitalizar e indexar todo lo que pasa en el mundo.

Con el tiempo el servicio de vídeo de Google fue creciendo en funcionalidad y calidad. La empresa de Mountain View creía que los vídeos de YouTube no eran para tirar cohetes. Los menospreciaron, aduciendo que eran clips de mala calidad y que tenían demasiado grano como para que el público los aceptase.

Había un detalle que a Google se le escapaba. Podían hacer todo el énfasis del mundo en lo bien que se veían sus vídeos, pero lo cierto es que mientras que, en palabras de Gideon Yu (primer CFO de YouTube en 2006), en Google Video tenías que “saber el códec de vídeo que habías utilizado y la resolución del clip, con YouTube todo era Flash, y lo único que había que hacer era pulsar un botón llamado Subir”.

Hoy en día Google Vídeo no existe como tal, sino que se trata de una especie de metabuscador de vídeos en la web. Lo que hoy en día devuelve al realizar una petición de búsqueda es, en su mayoría y por motivos obvios, multitud de vídeos de YouTube.

Un crecimiento imparable

YouTube llega a más personas que la televisiónYouTube llega a más personas que la televisión

Ajeno a la competencia de Google, el proyecto capitaneado por Chen y Hurley seguía creciendo exponencialmente. El primer signo de que YouTube se estaba convirtiendo en algo muy grande llegó en diciembre de 2005, cuando un anuncio de Nike apareció en la plataforma. En él se podía ver al exfutbolista Ronaldo y, poco tiempo después, los máximos responsables de la empresa se reunían con la firma de ropa deportiva para intentar establecer un contacto.

En aquella reunión consiguieron aunar entretenimiento con la idea de construir una imagen de marca, pero aún había más sorpresas en el camino. A mediados de 2006 apareció el fenómeno Lonelygirl15, que cambió la forma de entender las series web. A través de esta serie web apoyada por la Hollywood Creative Artists Agency se demostró que se podía crear un programa de larga duración que, además, pudiese generar ganancias a sus realizadores. Y por si fuera poco, este está considerado como el germen de lo que hoy conocemos como youtubers.

En algún momento en la segunda quincena de diciembre de 2006 se produjo un shock aún mayor. Alguien subió un vídeo llamado “Lazy Sunday” en el que dos cómicos del programa Saturday Night Live se reían de sí mismos a través de una parodia musical. Ese vídeo consiguió pocos días después de su aparición en la web la nada despreciable cifra de 1,2 millones de visitas, lo que en su momento fue un hito muy celebrado.

Sin embargo, con “Lazy Sunday” empezaron los problemas de copyright que perduran hasta el día de hoy. No sería hasta años después, cuando Google ya controlaba la empresa, que se llegaría a un acuerdo con los principales propietarios de derechos de propiedad intelectual para empezar a permitir ciertos contenidos online.

El copyright acosa a YouTube desde sus iniciosEl copyright acosa a YouTube desde sus inicios

A pesar de todo esto YouTube seguía consiguiendo atraer la atención de los usuarios. En junio de 2006 conseguía tener 80 millones de visitas únicas a diario. La atención de la prensa hacia la plataforma de vídeo también ayudó. Chad Hurley apareció en la conferencia de prensa anual de Allen & Co. en Sun Valley. En dicha conferencia el directivo destacó que en aquel momento el 60% de los vídeos que se veían en Internet los servía YouTube, mientras que el competidor más cercano servía el 17%. Dicho competidor no era otro que Google.

Los últimos días de un YouTube independiente

YouTube había logrado romper una empresa y traer una forma distinta de consumir contenidos audiovisuales. Por tanto, se convirtió en un objetivo de adquisición. En septiembre de 2006 la empresa ya estaba escuchando ofertas de Google, Yahoo, Microsoft y News Corp (por entonces propietaria de MySpace).

Google compró YouTube en 2006Google compró YouTube en 2006 / Google Press Corner

Al parecer, de todas las ofertas que Steve Chen y Chad Hurley estaban recibiendo sólo había dos que les interesaban: la de Google y la de Yahoo. Los dos directivos se reunieron en el restaurante Denny’s de Redwood City (cerca de San Francisco) con ejecutivos de ambas empresas. Finalmente se decantaron por la oferta de Larry Page y Eric Schmidt de Google, que según cuenta la leyenda se consumó con la firma de un trato en el parking del restaurante en mitad de la noche.

El 9 de octubre de 2006 se anunciaba la compra de YouTube por parte de Google, por la nada despreciable cifra de 1.600 millones de dólares. Tenía sentido que se aceptase la oferta de la empresa de Mountain View, ya que permitía que la plataforma de vídeo siguiese creciendo sin preocuparse en exceso por la cantidad de dinero que se gastaba.

Con este nuevo panorama empresarial, Steve Chen y Chad Hurley se quedaron durante los primeros años, para después seguir vinculados a Google (aunque no a YouTube). También durante el tiempo de la adquisición Jawed Karim reapareció como el “tercer fundador olvidado”, si bien su carrera ha seguido un camino diferente de la empresa del buscador y de sus dos compañeros.

Algunas curiosidades sobre YouTube

Imagen de Gangnam StyleImagen de Gangnam Style

En el momento en el que la empresa dejó de ser la aventura personal de dos ex trabajadores de PayPal pareció como si la información sobre la misma se desvaneciese de la faz de Internet. El YouTube de Google filtra información interna con cuentagotas, casi siempre la que a la plataforma le interesa.

Por fortuna para todos nosotros, entre esa información que sí se filtra hay una serie de interesantes curiosidades que, si bien no arrojan ninguna luz con respecto al funcionamiento interno de YouTube a día de hoy, sí nos sirven para confirmar que la plataforma de vídeo es mucho más grande y compleja de lo que se puede imaginar.

YouTube en cifras

  • Se estima que usuarios y creadores suben más de 500 horas de vídeo por minuto.
  • Más de un tercio de la población de Internet es usuaria de la plataforma: más de 1.000 millones de usuarios diarios.
  • Se visualizan aproximadamente 5.000 millones de vídeos cada día.
  • Cuenta con 88 versions locales para diferentes países y su versión web se puede explorar en 76 idiomas.
  • En la población menor de 50 años esa cifra aumenta considerablemente: 8 de cada 10 personas entre 18 y 49 años utilizan YouTube asiduamente.
  • Cada sesión de visionado en móvil supera los 40 minutos, mientras que en ordenadores de sobremesa supera fácilmente las 2 horas.
  • Gangnam Style fue el primer vídeo en superar la barrera del 1.000 millones y 2.000 millones de visitas.
  • Despacito tiene el honor de ser el primer vídeo en superar la cifra de 3.000 millones de visitas. Ya va por más de 4.000 millones.
  • Este mismo año Taylor Swift ha batido el record del vídeo con más visitas en 24 horas gracias a su videoclip Look What You Made Me Do con más de 43 millones de visualizaciones en 1 solo día.

YouTube a día de hoy

Viendo YouTube en una tabletViendo YouTube en una tablet

No se puede negar que la plataforma de vídeo ha cambiado mucho desde sus inicios, y que hoy en día ha creado una forma de entender la web que hace doce años era impensable. Los datos demográficos de la plataforma muestran que el sector de la población que más lo usa es el de los jóvenes entre 18 y 34 años, y que sólo en su versión móvil llega a más millones de personas que cualquier canal de televisión en Estados Unidos. No en vano, más de la mitad de las visitas que recibe la plataforma proceden de dispositivos móviles.

Como decíamos antes, YouTube es una gran máquina de hacer dinero. No sólo para la propia plataforma y Google en sí, sino también para los creadores de contenido que trabajan a diario para subir vídeos. En total, la empresa ha pagado ya más de 2.000.000.000 de dólares en concepto de dinero generado por los vídeos monetizados.

Y además, hoy en día YouTube ya no es sólo de los usuarios. Los grandes grupos de comunicación (cadenas de televisión, estudios de cine y sellos discográficos entre otros) tienen presencia en la plataforma. Incluso tienen control directo sobre sus contenidos por los acuerdos con la empresa que mencionamos antes.

YouTube ha crecido tanto, tanto, que a día de hoy es un gigante imparable que sirve más horas de vídeo que ninguna otra plataforma. Todo lo que sube tiene que bajar en algún momento, si bien cuesta creer que pueda aparecer algo que pueda siquiera hacerle sombra.

Vídeo y más vídeo: descargar gratis, editar, reproducir...

Otros relacionados

Nos encanta escucharte ¿Nos dejas tu opinión?