Corea del Norte

YouTube es un lugar extraño donde suceden cosas extrañas. Existen distintos vídeos que tratan sobre un mismo tema: una opinión sobre algo, una crítica de algo, un gameplay, un vídeo de reacciones, el mismo vídeo de gatos repetido hasta la saciedad y muchas más cosas que realmente hacen que te preguntes si la plataforma de vídeo no se ha convertido en un cajón de sastre de contenidos. Gracias a YouTube también han proliferado las figuras de los youtubers, creadores de contenido que podrán gustar más o menos, pero que han conseguido encontrar su espacio y ganarse la vida con sus vídeos. Bien por ellos.

Uno de estos youtubers es un vlogger especializado en viajes llamado Louis Cole. Se trata de un ciudadano británico de 33 años que tiene aproximadamente 1.800.000 suscriptores en su canal FunForLouis. Al parecer es bastante bueno en lo que hace: sus vídeos están bien editados y consiguen enganchar al espectador.

Cole forma parte de una generación de youtubers que sube vídeos a diario. Hablamos de gente joven obsesionada con las cámaras, los lapsos temporales y con documentar absolutamente todo lo que pasa en su vida. Y en el caso particular de Louis Cole, nos referimos a una persona que según parece no para mucho por su casa: siempre está en movimiento.

Este movimiento constante hace que siempre tenga contenido nuevo que ofrecer a sus seguidores. Hablamos de contenido que siempre consigue ser especial, en parte debido a una actitud altamente positiva que comparte Cole con el resto de sus colegas y que hace que todo parezca sumamente increíble e importante, hasta cuando no lo es. Ahora este youtuber está documentando su viaje a Corea del Norte, y le está encantando.

Louis Cole quiere ofrecer una visión distinta de Corea del Norte

Louis Cole y otros vloggers se están dando una vueltecita por el país asiático más reclusivo, políticamente opresor y que más derechos humanos viola devolviendo una impresión muy positiva de todo lo que ve. Hablamos de personas y lugares que parecen sorprendentemente ordenados a juzgar por lo que sabemos de Corea del Norte -o más bien por lo que los medios de comunicación de masas nos cuentan-. Todo parece muy sospechoso. Parece un viaje auspiciado por los organismos de propaganda, algo así como el del documental que hizo Vice aunque sin la perspectiva crítica.

En la descripción de los vídeos que sube de su viaje, Cole quiere dejar claro que intenta centrarse en "las cosas positivas del país y combatir la imagen negativa que se ve en los medios". No está mal intentar mostrar una visión distinta de Corea del Norte, pero estos vídeos están muy lejos de capturar la realidad del país que más viola los derechos humanos del mundo según Rights Watch. Lo que se ofrece es una visión muy acaramelada y preparada del país.

Algunos de sus seguidores se lo han señalado en los comentarios de sus vídeos. Algunas críticas apuntan a la nula mención de los aspectos negativos del país asiático, y por ahora Louis Cole no parece haber movido ficha de cara a acallarlas.

Algunos youtubers frivolizan asuntos muy serios

Conforme vas viendo los vídeos sobre Corea del Norte de Louis Cole, es inevitable preguntarse si ignora totalmente la situación de los ciudadanos, o si está haciendo un trabajo de difusión fantástico con una visión edulcorada de Corea del Norte -por ejemplo de sus comidas abundantes cuando la población pasa hambre-. Si es el segundo caso simplemente no le importan las implicaciones de sus actos, porque eh, estar de viaje mola.

Sin embargo puede ser algo más. Quizá este sea uno de los ejemplos más extremos de que la ignorancia es la felicidad, de que cuanto más vacua es la información que se ofrece al público más contento está todo el mundo. Todo esto por no hablar del cuñadismo imperante en algunos youtubers, como es el caso del célebre DalasReview y su vídeo sobre el comunismo que otros se dedicaron a desmontar.

Volviendo al asunto de ofrecer información vacua y frívola, parece que los creadores de contenido han decidido estar a bien con todo el mundo en lugar de informar sobre las verdades incómodas de lo que pasa ahí fuera. Por ahora la situación que viven los ciudadanos de Corea del Norte, gracias a la labor de Cole, seguirá siendo ignorado.

Lo cierto es que el optimismo desbordante de estos youtubers que se dan demasiada importancia asumiendo que pueden cambiar el mundo con sus contenidos y, de paso, convertirse en héroes modernos hace un favor muy flaco a la sociedad. En el caso de Cole, negar los aspectos negativos -o el abuso de los derechos humanos- supone que en el exterior no se pueda comprender mejor la situación de los ciudadanos norcoreanos. Es algo tremendamente inmaduro y estúpido. Al mismo tiempo, al intentar ser bueno y justo con todo el mundo Cole se coloca una especie de armadura contra las críticas porque sólo intenta ser positivo.

Relacionados

Nos encanta escucharte ¿Nos dejas tu opinión?