Nick Woodman, de surfero fracasado a padre de las cámaras GoPro

Las GoPro son robustas y aguantan el uso indebido
GoPro lleva desde 2002 siendo la cámara oficial de los deportes extremos. Su creador Nick Woodman es un surfero que dormía en una Volkswagen Bus de 1971. Una historia de superación y de cómo un don nadie se convierte en un magnate de las cámaras de acción

Casi mil empleados, un beneficio neto que superó en 2014 los 120 millones de dólares y unos ingresos de mil millones. No está nada mal para una empresa nacida en 2002 que ha transformado la forma de ver el deporte en todo el mundo. Su marca ha sustituido al producto y es habitual describir como GoPro a otras cámaras del sector. Ahí radica parte de su éxito. Pero la empresa californiana tiene un pasado humilde. Una historia de nacimiento y superación que tanto encaja con el país de las barras y estrellas. Veamos cuál es su pasado y por qué todos queremos grabar nuestras peripecias deportivas, aunque sean meros paseos por el campo, para millones de usuarios de todo el mundo.

GoPro ayuda a las personas a capturar y compartir las experiencias más significativas de sus vidas con los demás para celebrarlas juntos.

Con esa frase Woodman resume el porqué del éxito de GoPro. El gran reconocimiento de estas cámaras de acción vino acompañado por el establecimiento del vídeo en las redes sociales. YouTube es el epicentro de estas formas de grabación audiovisual, pero también Facebook o Twitter permiten la grabación de vídeo. GoPro ha aprovechado estos canales para expandirse como marca y producto. No en vano, son miles las grabaciones con cámaras GoPro que se pueden observar de casi cualquier deporte conocido en YouTube. Sus características casan con lo más extremo del deporte, poder fotografiar y grabar experiencias en tiempo real, siendo aparatos más cómodos que los teléfonos móviles y que presentan protección y ligereza suficientes para afrontar diferentes desafíos.

Deportes extremos y GoPro, unidos desde 2001Deportes extremos y GoPro, unidos desde 2001 / [David_Kerwood] editada con licencia CC 2.0

La historia de Nick Woodman es la de GoPro

Los titulares de centenares de noticias siempre han remarcado que era un surfista arruinado que acabó por dominar el mercado de las cámaras pensadas para el deporte. Es una iconografía fiel a lo que se espera de una historia de éxito. Woodman dormía en 2001 en su Volkswagen Bus de 1971 (sí, era un surfista con todas las de la ley) y en unos años tenía una fortuna de nueve ceros. Exactamente se estima hoy en más de 1.120 millones de dólares y se sitúa en el puesto 389 de los más ricos del mundo. No está mal para alguien que empezó vendiendo cámaras en 35mm a 30 dólares por las tiendas especializadas en deporte del oeste de Estados Unidos. Pese a empezar con buen pie, el propio Woodman ha asegurado en entrevistas recientes que su compañía nunca ha seguido el camino del éxito inmediato, pues le costó años llegar a facturar cifras millonarias.

Nicholas D. Woodman (1975) es hoy en día un sinónimo de GoPro. Fundador y actual dueño de casi la mitad de las acciones de la empresa, este norteamericano que estudió Artes en 1997 inició su relación con el mundo de los gadgets y la tecnología al iniciar dos proyectos que no le reportaron finalmente ningún beneficio. EmpowerAll.com era una web que vendía componentes electrónicos y Funbug era una plataforma de juegos que ofrecía dinero en efectivo a los ganadores.

Pese a los dos fracasos, Woodman siguió disfrutando de su pasión, el surf. El germen de GoPro nació al comprobar que tanto él como sus compañeros de deporte tenían dificultades para capturar algunos momentos de la práctica del surf. Las cámaras no eran aptas para grabar y fotografiar en esas condiciones y las que sí podían eran demasiado caras e incómodas. En un viaje a Australia e Indonesia utilizó una cámara de 35mm para grabar en vivo sus peripecias a la tabla, eso sí, sujeta con una goma a su muñeca. Acabó diseñando un cinturón para pegar la cámara el cuerpo y tener las manos libres.

Con la idea del producto se decidió a financiarse. Para ello él y su mujer empezaron a vender collares de ostras comprados en Bali por dos dólares a unos sesenta por todo el estado de California. Eso sí, poco podrían haber hecho si sus padres no le hubieran prestado 235.000 dólares y una máquina de costura para coser las correas de las cámaras. El resto de la historia es el inicio de su exitosa carrera al mando de GoPro.

Nick Woodman, en la presentación de una cámara GoProNick Woodman, en la presentación de una cámara GoPro / [TechCrunch] editada con licencia CC 2.0

La evolución de GoPro, la criatura de Nick Woodman

Ahora veamos cómo nació y se desarrolló la marca de cámaras de acción hasta el día de hoy:

2001

Nicholas Woodman crea los dos primeros prototipos de GoPro especializados en captar el surf en primera persona. Prueba sus dos invenciones en varios paraísos de este deporte como Australia e Indonesia.

2003

Crea la compañía Woodman Labs, el primer nombre oficial de la empresa que se convertiría posteriormente por actual, GoPro.

2004

Lanza la primera GoPro de 35mm al precio de treinta dólares. Vende las primeras cámaras a minoristas en una convención de San Diego especializada en deportes extremos. Más tarde empieza a vender sus cámaras globalmente, generando más de 350.000 dólares en ingresos.

2006

Se lanza Digital Hero, la primera cámara GoPro digital. Reproduce en VGA y puede grabar hasta diez segundos de vídeo. Todavía no tiene audio. Los ingresos por esta cámara llegan a los 800.000 dólares.

2007

GoPro Digital Hero 3 se estrena oficialmente y se añade el elemento que le faltaba: sonido. Esta vez, tanto las fotografías como el vídeo aumentan más su calidad y se puede llegar a grabar, gracias a la memoria interna de la cámara, hasta 32 segundos, uno por cada MB que tiene en su interior.

2010

La alta definición llega a GoPro con Hero HD, que permite grabaciones a 1080 y hasta 127º de ángulo de visión. Las ventas empiezan a ser millonarias, al igual que los ingresos, triplicando en 2010 los del año anterior.

2011

Una nueva versión de su cámara llega a las tiendas. En esta ocasión se trata de HERO2, que mantiene parte de las características de Hero HD pero con una cámara de 11 megapíxeles y vídeo a treinta frames por segundo. Otro éxito para Woodman, que termina el año con 234 millones de dólares de ingresos.

GoPro HERO 2, uno de los éxitos de WoodmanGoPro HERO 2, uno de los éxitos de Woodman / [phrawr] editada con licencia CC 2.0

2012

Es el momento de HD HERO3, otra cámara que llega al mercado y se adapta a las necesidades del mercado, y a las especificaciones típicas de los smartphones del momento. Llega a los 13 megapíxeles y graba en sesenta imágenes por segundo.

El fabricante de aparatos electrónicos Foxconn se hace con el 8,88% de GoPro, invirtiendo 200 millones de dólares. Woodman sigue quedándose el 45% de la compañía y se convierte en mil millonario, con una fortuna de 1.300 millones de dólares.

A finales de año llega a España GoPro HERO3 en tres variantes. Black Edition es la más cara y cuesta más de 400 euros, Silver se sitúa en los 350 euros aproximadamente y la White Edition, el modelo de acceso, por algo más de 200 euros. Son cámaras que son un 30% más delgadas y pesan un 25% menos, operan con Wi-Fi, teniendo control remoto de hasta cincuenta cámaras a la vez y graban en 4K a 12 imágenes por segundo (en el modelo Black) y en otras resoluciones a diferentes velocidades. Por ejemplo, en 480p lo hace a 240 y en 1080p a 60 imágenes por segundo. Son, probablemente, las cámaras más exitosas de la marca.

2014

Es un año movido para Nick Woodman. GoPro entra en bolsa en junio y sus acciones, que se valoran de principio en 24 dólares, se compran a casi treinta. La compañía se valora en 3.000 millones de dólares. Las buenas noticias duran poco pues en septiembre de 2014 bajan casi un 10% tras el accidente de esquí de Michael Schumacher, creyéndose que llevaba una de estas cámaras de acción para grabar su descenso. Eso sí, el año acaba bien, pues también presenta y se pone a la venta una nueva versión de su cámara, HERO4 que aumenta las capacidades de grabación (en 1080p sube hasta las 120 imágenes por segundo y en 4K llega a 30).

2015

Siguiendo la tendencia de 2014, los resultados trimestrales de la marca, pese a ser positivos, no llegan a las expectativas de los analistas. Estos números hacen que se resienta en bolsa, cayendo un 17%.

2016

El dron de GoPro, Karma, se presenta y hace las primeras apariciones publicitarias. Se filtran algunas de las características de HERO5 en el mes de agosto. Entre otras supuestas novedades incorporará una pantalla táctil por primera vez. La marca también se adentra en el segmento de la realidad virtual presentando OMNI, un dispositivo capaz de capturar vídeo en 360 grados.

    La caída en desgracia de GoPro y su futuro

    Woodman se ha convertido en millonario gracias a su empresa y sus cámaras acción se han erigido como el tope en calidad y ventas del sector. Eso sí, tras su salida a bolsa (y la compra por parte de Foxconn del 9% de sus acciones) 2014 se convirtió en el primero de los malos años de la empresa. Los analistas proyectaron un futuro pesimista a la marca y desde entonces no ha parado de bajar su cotización. Empezó con un 19% pero en los primeros meses de 2016 las acciones han perdido más de un 40% de su valor.

    Estas cifras sumadas a unas proyecciones pesimistas de los analistas hicieron que las acciones de la compañía, que salió a cotizar en el índice Nasdaq de la Bolsa de Nueva York en 2014, se desmoronaran un 19% esa semana. Desde su valor máximo en 2014 (casi cien dólares) acumula una bajada del 89%. Hoy en día, según la bolsa de Nasdaq, las acciones están valoradas en 14,5 dólares. Un vaclor que poco tiene que ver con el de hace apenas unos años.

    Las razones de la caída de valor de GoPro

    Las acciones de GoPro en la actualidadLas acciones de GoPro en la actualidad

    Para empezar, la salida de competidores que hacían las cosas igual de bien que GoPro. Ser el primero da una ventaja enorme a la hora de posicionarse, pero Sony, Polaroid, Xiaomi o Garmin han empezado a apostar fuerte por las cámaras de acción, convirtiendo el sector en un feroz campo de batalla en la que ya existen muchos contrincantes. 

    Los precios de la marca siempre han sido elevados, algo que se ha puesto de manifiesto con el pasado lanzamiento de HERO4 Session, un gadget que se vendió a 400 dólares en su lanzamiento y que pocos meses después ya había bajado su precio a la mitad. Los californianos, eso sí, han empezado a realizar los primeros movimientos para mejorar la situación. A la presentación de HERO5 (se especula que sería en septiembre) se unirá el primer dron que han diseñado, GoPro Karma, para aumentar el catálogo y, quién sabe, dar un vuelco a una situación económica que poco tiene que ver con la de hace unos años.

    Un futuro esperanzador: la GoPro HERO5

    A la presentación del dron Karma y el dispositivo cúbico OMNI, que pueden ser una nueva vía de ingresos, se une el futuro de las cámaras HERO. El próximo lanzamiento de HERO5 puede cambiar el devenir de la empresa. El nuevo gadget de los de San Mateo se ha filtrado recientemente y, pese a que no tiene previsto su lanzamiento hasta finales de este año (con una presentación posible durante el mes de septiembre), los últimos rumores hablan de una cámara deportiva con una pantalla táctil de controles gestuales.

    También se asegura desde varios medios de comunicación que estará equipada con un GPS para mostrar la velocidad alcanzada y también un mapa. Mejoras palpables en un aparato que busca estabilizar la situación de GoPro en un sector ya repleto de opciones para el consumidor. Nick Woodman y su empresa ha vivido el sueño americano en todas sus fases. Del comienzo prometedor llegó el éxito absoluto, pero el tiempo ha demostrado lo difícil que es mantener una gran empresa. Con HERO5 se abre un nuevo comienzo para el californiano.

    Relacionados

    Nos encanta escucharte ¿Nos dejas tu opinión?