Wi-Fi Direct

A estas alturas habrás visto ya su logo en más de un lugar, seguramente en tu teléfono bajo el apartado de conectividad si utilizas Android. Wi-Fi Direct es una tecnología que lleva entre nosotros desde hace ya bastantes años y está basada en otra aún más antigua que ya todos conocemos y con la cual convivimos en nuestros hogares y oficinas, las redes Wi-Fi convencionales. Como sabrás, "Wi-Fi" es la abreviación de Wireless Fidelity (fidelidad sin cables) y su objetivo es la transmisión de gran cantidad de datos de forma inalámbrica y sin pérdidas.

La historia de Wi-Fi Direct

Al igual que la tecnología Wi-Fi convencional, Wi-Fi Direct es una creación de la Wi-Fi Alliance, una organización sin ánimo de lucro que aprueba y gestiona las compatibilidades y certificaciones de los sistemas que hagan uso de sus tecnologías registradas. A la hora de hacer uso de la palabra "wifi" muchos obviamos que es el nombre de una marca comercial, utilizado para referirse a un tipo de sistema de conexión inalámbrico desarrollado en el año 1990 bajo unas especificaciones conocidas como IEEE 802.11.

Es un intento por parte de la Wi-Fi Alliance de estandarizar un sistema para la conexión entre dispositivos sin la necesidad de un punto de acceso, todo ello haciendo uso de otras tecnologías como las redes ad hoc (se llama así a las redes creadas con un propósito en concreto) y sistemas como WPS del que hablaremos más adelante. Esta tecnología se anunció el 13 de octubre de 2009 como un prometedor sistema inalámbrico que vendría a cubrir nuevas necesidades, así como a luchar contra el popular Bluetooth en algunos campos (que no todos), como por ejemplo la transferencia de archivos, un aspecto en el que esta tecnología es mucho más capaz.

Samsung Galaxy S (I9000), primer smartphone con Wi-Fi DirectSamsung Galaxy S (I9000), primer smartphone con Wi-Fi Direct / Cheon Fong Liew editada con licencia CC 2.0

Los primeros productos con Wi-Fi Direct fueron certificados por el organismo en octubre de 2010. Fueron diseñados por empresas como Atheros, Broadcom, Intel o Realtek y poco más tarde llegaría a los smartphones, siendo el Galaxy S (GT-I9000) el primero en contar con él en noviembre del 2010. En 2011, Google introdujo esta novedad en Android en su versión 4.0 (Ice Cream Sandwich), pese a que otros fabricantes la incluyeron en terminales que aún contaban con Android 2.3 Gingerbread haciendo uso de extensiones por software. Con el tiempo ha ido haciéndose hueco en nuestras vidas, y hoy la utilizamos frecuentemente sin ni tan siquiera darnos cuenta, pues está presente en otras tecnologías como Miracast (la base de Chromecast) y sus principios son muy similares a los de Android Beam o AirDrop.

¿Cómo funciona?

El funcionamiento base de esta tecnología es sencillo: los dispositivos certificados se descubren entre sí como dispositivos compatibles haciendo uso del concepto peer-to-peer, y de un modo muy parecido a cómo funcionan los servicios Bonjour (Apple) o UPnP (Universal Plug and Play) descubren los servicios disponibles de cada uno. Una vez hecho esto, los dispositivos conectados (que pueden conectarse en estructuras de "dispositivo a dispositivo" o "dispositivos a dispositivo") negocian entre ellos para resolver cuál dispone de mayor compatibilidad con servicios y tiene las mejores condiciones para ser el que aloje el punto de acceso al que el resto se conectará.

Esto lo diferencia de las redes wifi convencionales, donde hay un dispositivo que se encarga de hacer la función de punto de acceso y el resto se conectan a él bajo demanda, siendo esta estructura inmutable y teniendo cada dispositivo su respectivo rol asociado como cliente.

En Wi-Fi Direct todos los dispositivos pueden actuar como puntos de acceso y se detectan unos a otros sin necesidad de crear una infraestructura Wi-Fi. Además, la tecnología incluye el estándar WPS (Wi-Fi Protected Setup), el cual facilita la configuración de una conexión reduciendo los pasos a pulsar un botón, poner un pin o incluso acercar dos dispositivos con NFC, todo ello mientras en segundo plano la red se mantiene segura vía WPA2 (un sistema de autenticación creado por la Wi-Fi Alliance).

¿Para qué se puede utilizar?

Los usos son tantos como la imaginación te permita. La finalidad de esta tecnología es la conexión segura y sencilla entre equipos sin la necesidad de que haya un punto de acceso fijo. Permite a los dispositivos comunicarse entre sí para una infinidad de tareas tales como impresión sin cables, transferencia de archivos e información o emisión/recepción en directo de audio, imagen o vídeo.

Ejemplos de su uso son la posibilidad de realizar presentaciones de forma inalámbrica con nuestro smartphone y un proyector, ver películas de nuestra tablet u ordenador en el televisor del salón en las reuniones familiares, reproducir la música de nuestros smartphones directamente sobre el equipo de música, conectar nuestro equipo a un monitor sin hacer uso de cables... Existe un sinfín de posibilidades.

¿Qué ventajas posee frente al Bluetooth?

Pues son varias, entre ellas está el que la tecnología Wi-Fi tiene un ancho de banda mucho mayor que el Bluetooth, por lo que permite el intercambio de archivos de gran tamaño en un menor tiempo, así como la posibilidad no solo de conectar dispositivos a mayor distancia, sino de conectar a más de dos entre sí.

Aspecto Wi-Fi Direct BLE
Base de estandarización IEEE LAN/MAN Bluetooth SIG
Estándar de red IEEE 802.11 IEEE 802.15.1
Tipo de red WPAN WPAN
Criptografía WPA2 Disponible
Rango 50 a 100 m 50 m
Ratio de bits 1 Mbit - 6.75 Gbit/s 1.0 Mbit
Tiempo de puesta en marcha Depende del dispositivo < 0.006 s
Consumo energético Depende del rango < 15 mA
Requiere emparejamiento No

La conexión vía Wi-Fi Direct permite incluso compartir el acceso a Internet con otros dispositivos, por lo que esta puede ser utilizada para que un dispositivo actúe como punto de acceso para otros en un determinado momento y comparta su conexión a Internet con el resto, algo que el Bluetooth también es capaz de realiza, pero no con las ventajas anteriormente mencionadas (limitado a un cliente).

¿Cuál es el futuro de Wi-Fi Direct?

Si las ambiciones de la Wi-Fi Alliance se hacen realidad, Wi-Fi Direct será pronto un estándar incluido en la mayoría de dispositivos tales como televisiones, proyectores, consolas, tablets, smartphones, ordenadores, equipos de música, etc… Esto permitirá que puedan comunicarse y compartir información u archivos sin la necesidad de estar conectados a una red wifi centralizada. También podemos llevarnos esta capacidad de interconexión allá donde vayamos, permitiendo a los dispositivos conectarse entre sí allá donde vayan, y abriendo todo un mundo de posibilidades que aún hoy quizás ni seamos capaces de imaginar.

Ahora que ya sabes todo lo que hay que saber, puedes comprobar en el apartado de conectividad de tus dispositivos si estos son compatibles y empezar a darle uso a un estándar que, pese a llevar años en el mercado, sigue siendo mejorado por sus propietarios con la esperanza de traernos ese futuro sin cables que nos llevan décadas prometiendo.

Relacionados

Nos encanta escucharte ¿Nos dejas tu opinión?