Revolución rusa informática: cuando Microsoft conquistó la URSS

Edificios de la Plaza Roja de Moscú
A principios de 1990 la URSS estaba entrando en la revolución del PC. Microsoft vio una oportunidad clara de negocio y movió sus hilos para lograrlo

Prácticamente todos los teclados de ordenador de este país cuentan con una configuración QWERTY, prácticamente igual a la de casi todos los países en los que se usa el alfabeto latino. En algunos países de Europa Central y del Este se usa el teclado QWERTZ, y en Francia y Bélgica el AZERTY, pero el principio es el mismo. Podríamos acostumbrarnos a teclear en dichos dispositivos porque conocemos el código. Sin embargo, cuando la informática llegó a países que utilizaban un alfabeto distinto se enfrentaron al llamado QWERTY challenge. Esto viene a ser, básicamente, tener que aprender a teclear en un código distinto tu propio idioma o a aprender un idioma distinto para completar una tarea básica.

Esto se intentó solucionar en los distintos territorios, en cada uno de la manera que los fabricantes estimaron más oportuna. En Japón se aportaron soluciones como los NEC PC-98 y los FM Towns de Fujitsu, y hasta Nokia lanzó un ordenador personal (el MikroMikko).

Sin embargo y según se recoge en Atlas Obscura, ninguno de ellos pudo entrar en un mercado globalizado. Las intenciones eran buenas, pero Apple y Microsoft eran demasiado difíciles de ignorar. Hablando de Microsoft, en la Unión Soviética las cosas estaban empezando a cambiar tras el fin de la guerra fría. Los de Redmond tenían un soplete apuntado al hielo de la puerta de entrada, y estaban empezando a derretirlo.

Ordenadores FM-TownsOrdenadores FM-Towns / hotmari editada con licencia CC 2.0

Microsoft invadió la URSS desde Alemania

Fue una división alemana de Microsoft la que puso el pie en la puerta y revolucionó las relaciones comerciales entre la URSS y la industria tecnológica estadounidense. El plan era instalar MS-DOS y Microsoft Work en todos los ordenadores que se vendieran en mercados rusos. Era un plan arriesgado e importante. Tanto el sistema operativo, como la suite de aplicaciones, formaron parte integral de la primera fase del plan de dominación mundial de Microsoft.

Las perspectivas de negocio tras el Telón de Acero eran sumamente alentadoras. Se trataba de un mercado que prácticamente no se había tocado, y que correspondía con una sexta parte de toda la tierra disponible en el planeta en aquel momento. Tenían prácticamente la misma población que Estados Unidos y, tal y como ocurre ahora, tenían una escena de warez en constante actividad.

El proyecto para que Microsoft se introdujese en la Unión Soviética fue una joint venture entre la industria tecnológica estadounidense y la rusa. Esta aventura conjunta recibió el nombre de JV Dialogue. Se diseñó como mucho más que una traducción, ya que era necesario adaptarlo todo, crear nuevos estándares y acuñar nueva terminología.

Ordenador soviético de la épocaOrdenador soviético de la época / Alecv editada con licencia CC BY-SA 3.0

Por entonces no había forma humana de hacer funcionar un ordenador en otro alfabeto que no fuera el latino. Si se quería hacer un sistema que adoptase el alfabeto cirílico había que crearlo desde cero. Hoy en día tenemos el Unicode Consortium para solventar todo esto, pero cuando todo esto ocurrió en 1990 aún faltaban años para que se formase.

Ampliar los horizontes del software y el hardware

El segundo gran problema al que se enfrentaron los ingenieros de JV Dialogue fue el deficiente estado de la industria del software soviético. El problema principal con el que tenía que lidiar dicha industria era la piratería, un campo en el que los rusos siempre han brillado con luz propia. Larry Heimendinger, presidente de la Nantucket Corporation (creadora del lenguaje de programación Clipper), decía esto sobre la situación del software en Rusia allá por 1989:

Copiar programas es algo tan habitual que mucha gente que Verbatim y Maxell son los creadores de los programas, y no los fabricantes de los diskettes.

El tercer problema (quizá el más importante) que se puso en el camino de JV Dialogue fue el espinoso asunto del hardware. El limitadísimo acceso a maquinaria que existía en la URSS hasta finales de los años 80 del siglo pasado prácticamente los dejó fuera de la revolución del PC. No fue hasta la creación de un clon de IBM llamado ES-1840 en 1986 que empezó a introducirse en la vida soviética.

Volviendo al tema del software, lo más cercano a MS-DOS que se podía encontrar era un clon llamado Alpha-DOS. Esto sólo era una solución a medias, ya que en muchos casos se acababa introduciendo instrucciones en ruso y en inglés indistintamente. No estaba bien adaptado, y además era una copia pirata del sistema operativo de Microsoft, según se recoge. Yuri Starikov, una de las personas que ayudaron a que JV Dialogue funcionase, comentó que había visto esta línea de código cuando conoció a los responsables de Alpha-DOS:

Copyright Microsoft Corporation

Se hacía muy poco por estandarizar absolutamente nada, todos los desarrollos y el soporte de software se hacían a discreción del programador (por petición expresa del usuario) y no había nada equivalente a Microsoft.

Microsoft y JV Dialogue, una fórmula para grandes avances

La influencia de Microsoft en la industria informática rusa se puede observar en la disposición de las teclas en sus teclados. Estos estaban adaptados a las necesidades de Microsoft, y no al revés. Además y dado que el alfabeto cirílico cuenta con 33 caracteres, muchas teclas acabaron sirviendo para tres tipos distintos de carácter.

Para traducir MS-DOS, el equipo basó su trabajo en una variación rusa de la tabla de códigos de teclado de IBM. Esta tabla era un contenedor de caracteres que aparecen en la pantalla, pero que estaba diseñada para ser compatible en su mayoría con una gran parte del software occidental, un gran dolor de cabeza para JV Dialogue.

Ordenador IBM de principios de los '80Ordenador IBM de principios de los '80 / Jordiferrer editada con licencia CC BY-SA 3.0

Esto hizo necesario desarrollar nuevos drivers para resoluciones de monitor distintas. A principios de los años 90 del siglo pasado eso del plug and play era un sueño todavía. Además, los jefes de Microsoft no entendían la necesidad de realizar ciertos cambios.

El trabajo que se hizo para adaptar los productos de Microsoft al mercado ruso acabó influenciando a otros productos más allá de Europa del Este. Según se ha publicado, la versión estadounidense de MS-DOS 5.0 se benefició del código escrito para un driver de pantalla, así como el soporte mejorado para caracteres extendidos de Windows 3.1.

¿Dónde estaba Apple cuando pasó todo esto?

Si Microsoft vio en esto una oportunidad para apoderarse de un mercado prácticamente virgen, en Apple decidieron mantenerse al margen. Ni siquiera la creación de clones por parte de usuarios soviéticos consiguió convencer a la empresa de la manzana mordida de que hiciesen un movimiento en esa dirección.

Agat, clon ruso del Apple IIAgat, clon ruso del Apple II

Durante años Apple se dedicó a acechar el mercado soviético como un depredador, entrando dando pequeños pasos. En un momento dado John Sculley, que entonces era el CEO de la compañía, le regaló un Mac a Mikhail Gorbachov, pero según se recoge las infraestructuras de la época "no estaban a la altura" en palabras de Sculley.

Apple entró finalmente en Rusia en 1993, usando la misma estrategia agresiva de marketing que había utilizado en Estados Unidos: mostrar un producto con un aspecto impresionante, utilizar una buena campaña de publicidad y esperar a que lleguen las ventas.

La llegada de Apple a Rusia, al igual que en el resto del mundo, Creó bandos de entusiastas y detractores. Hoy en día OS X representa un 4% del total de ordenadores de escritorio del país, mientras que iOS cuenta con un 34% de cuota de mercado.

OS X no ha tenido un impacto significativo en RusiaOS X no ha tenido un impacto significativo en Rusia

La situación actual para los ordenadores en Rusia

Hoy en día la computación en Rusia es un asunto mucho más fácil. Gracias al trabajo del ya mencionado Unicode Consortium se han solventado muchos problemas con los estándares. Los susuarios rusos tienen preferencias distintas a los usuarios occidentales, pero usar un PC allí ya no supone un dolor de cabeza.

Según se recoge Paul Gorodyansky, el creador de WinRus, asegura que el mayor problema hoy en día para los usuarios reside en escribir en ruso en lugar de leerlo. Su contribución más famosa es un programa diseñado específicamente para escribir con alfabeto cirílico. Existen disposiciones distintas para Rusia y Ucrania, e incluso hay tablas fonéticas para quienes las necesiten.

Ceri C editada con licencia CC 2.0

Relacionados

Nos encanta escucharte ¿Nos dejas tu opinión?