Árbitro sacando una tarjeta roja directa

Reconozcámoslo. Todos hemos recurrido alguna vez a Rojadirecta para ver algún tipo de evento deportivo, mayormente partidos de fútbol. Nunca hemos sentido ningún tipo de pudor o vergüenza por consumir contenidos de forma pirata, por mucho que ello perjudicara al equipo de nuestros amores. Desde su nacimiento en 2005 hasta su bloqueo cautelar en 2015 ha sido una web de referencia, no sólo a nivel español sino también a nivel global, para ver fútbol online. Y hablamos de fútbol, como podríamos hablar de baloncesto, NFL, Fórmula 1 o tenis, porque la web que indexa o indexaba los mejores streams deportivos tiene contenidos para todos los gustos, llegando a copar casi el 10% del tráfico de Internet en nuestro país y alcanzado cotas de prácticamente 3 millones de usuarios.

La intrahistoria de Rojadirecta: 10 años ofreciendo fútbol gratis

Por ello, debido a su importancia dentro del mundo de Internet, se trata de un caso digno de análisis lleno de anécdotas curiosas que giran alrededor de su fundador y administrador, un joven gallego de 32 años que ha tenido la osadía de enfrentarse a algunas de las instancias más poderosas en su cruzada de llevar el fútbol a cualquier hogar con conexión a Internet.

Así es el fundador de Rojadirecta, Igor Seoane

Igor Seoane Miñán nació el 1 de febrero de 1984, en el seno de una familia encabezada por Eva Miñán y José Antonio Seoane, dueño de una importante empresa de colchones, Terxy, de la que Igor también es socio. Desde muy joven siempre mostró afición por los ordenadores y la informática y, junto a su hermano Roi, se pasaba horas destripando PCs para conocer más de cerca el sus componentes hardware. Hasta tal punto que era el típico chico que sabía más que sus profesores de informática en el colegio, lo que no ayudó a granjearse el cariño de sus docentes.

Su visión del mundo de Internet y los negocios le llevaría a emprender su primera batalla legal contra el mismísimo Google incluso antes de que Rojadirecta fuera algo más que un simple proyecto en la mente de Igor. El gigante de Mountain View le demandó para poder recuperar los dominios gogle.es, guugle.es y googil.es que muy astutamente había registrado a su nombre. Cinco años después de comenzar la disputa legal, los tribunales le acabarían dando la razón a Igor. Había derrotado a Google, pero sólo sería la primera de muchas victorias… y alguna derrota.

2005: el año en el que nace Rojadirecta

El mismo año en el que Google interpuso su demanda contra Igor, éste se trasladó a Cataluña para matricularse en una escuela de negocios. Como buen aficionado del Barça, le fastidiaba perderse los partidos de su equipo favorito, que ese año estaba a punto de entrar en los libros de historia de la mano de Ronaldinho y Rijkaard, cuando no tenía ganas de bajar al bar o socializar con sus amigos.

Así era Rojadirecta en 2005, una especie de foroAsí era Rojadirecta en 2005, una especie de foro

Así, decidió crear Rojadirecta que nacía el 21 de octubre de 2005. En un principio se trataba de una web algo distinta a la que conocemos hoy en día. Parecía más bien un foro donde uno podía encontrar vídeos de partidos acabados, las mejores jugadas y resúmenes. Pero destacaba una sección sobre las demás, En Directo por Internet, donde usuarios podían dejar enlaces a los streams para poder ver diferentes eventos deportivos en directo y online.

Ese sería el germen de lo que es Rojadirecta a día de hoy, o por lo menos hasta que obligaron a su cierre en noviembre del año pasado, una web que genera prácticamente el 10% del tráfico de Internet en nuestro país, que se estima que gana alrededor de 3.000 euros netos cada día y que se ha convertido en un referente para todo aquel que quiera ver fútbol gratis con cerca de 3 millones de usuarios.

Comienzan las demandas: Audiovisual Sport vs Rojadirecta

Obviamente, las empresas que habían adquirido los derechos de retransmisión de estos eventos, sobre todo de la Liga Española, no estaban nada contentos con la popularidad de la web de Igor, a quien habían convertido en una especie de Robin Hood moderno que robaba la señal televisiva a los más ricos y se la daba a los pobres internautas, como así le han bautizado en algunos medios.

Su invento suponía pérdidas millonarias para grupos como Prisa o Canal+, pero también para el gobierno que dejaba de ingresar millonadas en impuestos. A día de hoy, se estima que las empresas audiovisuales españolas pierden unos 500 millones de euros al año por culpa del pirateo de señales televisivas, lo que supone también unos 100 millones de euros menos ingresados en las arcas del estado.

Por ello, a nadie le extrañó que en 2007 Audiovisual Sport, sociedad del Grupo Prisa, se querellara contra Rojadirecta por un delito contra la propiedad intelectual. Igor se presentó en los tribunales rodeado de los mejores abogados especializados en la materia y siempre sostuvo en este, y otros juicios posteriores, que su web simplemente ejercía de intermediario y que los contenidos, en caso de violar alguna ley, eran añadidos por sus usuarios. Acabó en fracaso por parte de Audiovisual Sport ya que en abril de 2010, la Audiencia Provincial de Madrid desestimó el recurso: el enlace a retransmisiones deportivas no era delito en España.

Una batalla ganada al gobierno de EE.UU.

Pero los tribunales españoles no han sido los únicos campos de batalla donde ha tenido que lidiar Igor Seoane. En febrero de 2011, el gobierno de Estados Unidos de Barack Obama decidió bloquear sin previo aviso, y embargar, los dominios de rojadirecta.org y rojadirecta.com por violar las leyes que prohibían la distribución de materiales con derechos de propiedad intelectual.

El aspecto de Rojadirecta cuando su dominio fue embargada por el gobierno de EE.UU.El aspecto de Rojadirecta cuando su dominio fue embargada por el gobierno de EE.UU.

Lejos de amedrentarse, Rojadirecta siguió ofreciendo enlaces a eventos deportivos por streaming a través de rojadirecta.me y rojadirecta.in. Si eso no fuera suficiente, Igor decidió contraatacar, presentando una demando contra el gobierno estadounidense por restringir el derecho a la libertad de expresión de los usuarios al bloquear dominios sin notificación ni juicio previo.

Su equipo de abogados, y seguramente su experiencia previa en otras demandas similares, le llevaron a la victoria en 2012, cuando el gobierno estadounidense fue obligado a devolver los dominios embargados. Aun así, Igor siempre ha sostenido que la mayor victoria en este caso fue poder aprender trabajando al lado de algunos de los mejores abogados de Silicon Valley.

El cierre cautelar de Rojadirecta: se acabó lo que se daba

A pesar de sus triunfos anteriores contra gigantes de la talla de Google, Prisa o el Departamento de Justicia de Estados Unidos, el  26 de noviembre de 2015 se demostró que Igor Seoane no era imbatible en el terreno judicial, ni mucho menos. Eso mismo día, el Juzgado de lo Mercantil Nº1 de La Coruña decretaba el cierre cautelar de la web, estimando las medidas solicitadas por DTS Distribuidora de Televisión Digital, entonces Canal+, ahora Telefónica, contra la sociedad mercantil Puerto80, que gestionaba Rojadirecta.

A día de hoy, las actividades de Rojadirecta siguen suspendidas en EspañaA día de hoy, las actividades de Rojadirecta siguen suspendidas en España

Un duro varapalo para Igor, que además veía como se le denegaba la caución sustitutoria en la que ofrecía 10.000 euros para evitar el cierre de la web, cuyas actividades siguen suspendidas en España todavía a día de hoy. A pesar de ello, seguimos pudiendo disfrutar de diferentes partidos de fútbol y otros eventos deportivos por streaming gracias a las muchas alternativas a Rojadirecta que han cobrado incluso mayor relevancia tras su cierre. Tampoco nos olvidemos de rojadirecta.tv, un clon que sigue plenamente operativo.

El último capítulo: su detención en La Coruña

El último episodio de la historia de Rojadirecta hasta la fecha, porque seguro que habrá nuevas entregas en futuras temporadas, se produjo esta misma semana en La Coruña, donde Igor fue detenido en el marco de unas diligencias declaradas secretas. Había acudido para testificar al Juzgado de lo Mercantil Nº 1 de la ciudad gallega en el juicio por la demanda de Canal+ contra Puerto80 que supuso el cierre cautelar de la web.

Tras terminar su declaración y abandonar la sala, Seoane fue detenido por unas diligencias que se siguen en el Juzgado de Instrucción Nº 1 de La Coruña y que en principio nada tendrían que ver con la razón principal por la que había acudido a los tribunales inicialmente. Una historia que parece lejos de acabar.

Ian Burt editada con licencia CC 2.0

Relacionados

Nos encanta escucharte ¿Nos dejas tu opinión?