Reciclaje

Todos sabemos que las empresas tecnológicas se parecen a los pescadores: todas quieren contar que han cogido al pez más grande —excepto si eres HTC, que entonces te conformas con pescar algo—. Las dos que más atención ponen a lo que hace el vecino actualmente son Samsung y Apple. También son las que más presumen de todas sus capturas y de lo grandes que son. De todas formas, Apple ha adoptado una gran estrategia de marketing publicitando todos sus logros. Siempre procuran hacerlo revistiéndolos con un halo de humildad, eso sí —a fin de cuentas en eso basan su estrategia—, pero todo son llamadas de atención hacia su papel en la industria.

Cuando en Apple no tienen algo nuevo que presentar, siempre suele haber algo que les hace sacar pecho. Normalmente está relacionado con alguna causa humanitaria o para defender el planeta. Por ejemplo, el reciclaje de dispositivos electrónicos. Recientemente hemos podido leer que Apple había recuperado 40 millones de dólares en oro de iPhones reciclados. Pues bien, esta noticia podría no ser del todo cierta. Antes de pasar a comentar los pormenores del asunto, vamos a repasar los antecedentes.

iPhone 6 y MacBookiPhone 6 y MacBook

Apple presenta un informe medioambiental impecable

El pasado 15 de abril la empresa de Cupertino presentó su informe medioambiental anual, tal y como se recogió en diversos medios a nivel internacional. En él aparece que en total se recuperó casi una tonelada de oro, lo que se traduce en los 40 millones de dólares de valor en el mercado que mencionamos antes.

Partamos de la base de que cada iPhone, de media, incorpora unos 30 mg de oro. Para amontonar casi una tonelada de este metal precioso hace falta desarmar una cantidad absurdamente alta de dichos aparatos, algo que no puede hacer ningún equipo humano por bien entrenado que esté. Para ocuparse de la tarea disponen de un robot llamado Liam, que puede desmontar con éxito 1,2 millones de iPhones al año.

Este robot es capaz de detectar cada componente del teléfono y desarmarlo de forma segura y eficiente para que se pueda volver a utilizar.

Liam forma parte de la tan cacareada política medioambiental de Apple, según la cual no sólo están haciendo un trabajo fantástico por la madre Tierra sino que el 93% de sus instalaciones funcionan con energías renovables. Por supuesto, la compañía afirma que el 99% del material empleado en packaging es reciclado o de fuentes sostenibles.

Las cifras de oro recuperado de Apple podrían estar maquilladas

El lugar donde la historia de las cifras del oro recuperado ha levantado sospechas ha sido Motherboard. Según la versión oficial, la ya mencionada tonelada de oro que habrían conseguido rescatar gracias al reciclaje saldría de unos 40 millones de toneladas de basura electrónica, de las que un 71% son iPhones y otros productos Apple.

Desde Cupertino también se ha dicho que trabajan con 160 empresas de reciclaje alrededor del mundo. Según se ha publicado esto tampoco sería del todo cierto. La realidad de ambas cosas es que Apple pagó a empresas independientes para que reciclasen viejos componentes electrónicos, que casi nunca eran productos fabricados por ellos, porque la ley les obligaba. Esto no es nada malo per se según se recoge, es simplemente la manera en la que la industria funciona.

Veinticuatro leyes estatales tienen lo que nosotros llamamos “responsabilidad del fabricante”. El fabricante debe, basándose en algunos criterios —generalmente cuota de mercado—, reciclar una cantidad X de kilos de material para tener un programa medioambiental que cumple con la ley. En casi todos los casos, con muy pocas excepciones, lo que hacen es contratar a una empresa de reciclaje independiente y decirles algo como “necesitamos reciclar un millón de toneladas en Minnesota, ¿podéis hacerlo por nosotros?” (Jason Linnell, director del National Center for Electronics Recycling)

Residuos electrónicos en una planta de reciclajeResiduos electrónicos en una planta de reciclaje

Por supuesto, Apple tiene sus propios programas de compra de dispositivos antiguos y de reciclaje, pero la cantidad de residuos electrónicos que produce es muy pequeña comparativamente hablando. Según ha declarado Kyle Wiens, CEO de iFixit, “el porcentaje de lo que reciclan ellos mismos comparado con el total es casi cero, quizá algo más de cero”.

Esto no debería sorprender a nadie —Apple es un fabricante y no un reciclador—. Si decidiesen entrar en el negocio del reciclaje no podrían limitarse a sus propios productos. Aparte de esto, Wiens también ha comentado que “la mayoría del oro se encuentra en los PCs y en los servidores, hay muy poco oro en un iPhone” —recordamos de nuevo esos 30 miligramos—.

Según se recoge, Apple nominalmente es responsable de reciclar 40 millones de toneladas de basura electrónica, de la cual sólo una pequeña parte son iPhones, y otra pequeña parte está siendo reciclada por la empresa de forma propiamente dicha. De modo que, según se ha publicado, Apple no habría conseguido recuperar 40 millones de dólares con su operación de reciclaje, sino que estaría pagando una cantidad enorme de dinero a empresas independientes para cumplir las leyes.

Relacionados

Nos encanta escucharte ¿Nos dejas tu opinión?