Imagen de la Web de Strava

Hacer deporte y mostrarlo al mundo se ha convertido en trending topic internacional. En los últimos meses se han visto disparadas las ventas de artículos de running o accesorios para salir a hacer deporte y llevar tu Smartphone in situ.

Deporte y 'postureo', otrora incompatibles, son ahora uña y carne. Prácticamente al mismo paso, las aplicaciones para móvil han apostado también por esta tendencia, ofreciendo a atletas y deportistas múltiples posibilidades. El sudor nunca fue tan cool. Y yo no podía ser menos. Sentía la necesidad de pertenecer a ese colectivo que sale ahí fuera a quemar calorías (físicas y virtuales). Cogí la bici y acabé descargándome Strava.

Esta aplicación (gratuita para Android e iOS) te permite registrar tu actividad física usando simplemente un dispositivo GPS, permitiéndote analizar y compartir los datos contigo mismo, con tus amigos y con profesionales. Solo te la tienes que descargar en tu móvil y registrarte con tu email o cuenta de Facebook. A partir de aquí, ya puedes llevar el seguimiento de tus carreras, entrenamientos en bicicleta o cross.

Un MacBook Air y un iPhone con la app StravaUn MacBook Air y un iPhone con la app Strava

Tras no haber usado nunca una app del estilo, me descargué Strava y la probé por primera vez en la ruta que mejor conozco: la de casa al trabajo. Sin intención de hacerlo con fines deportivos o atléticos, sino por rutina, confesaré que el balance fue positivo, y me motivó a seguir usándola para hacer deporte (del de verdad). Con la app ya abierta, tuve que elegir entre ciclismo o running. Yo siempre voy al trabajo en bici. Una vez preparado, le di al botón de registrar actividad, y con el GPS en funcionamiento, el marcador empezó a contar. La verdad es que me enganchó ipso facto, ya que en todo momento eres consciente de que tu actividad está siendo registrada, por lo que resulta inevitable no echar un ojo al contador en cada semáforo en rojo.

Al realizar la vuelta y en plena actividad, se iba creando una ruta a tiempo real (con vista en planta través de Google Maps) que iba aumentando con mi actividad. Una vez finalizada la actividad, vi diferentes parámetros, entre ellos la altura. La elevación te indica si hay desnivel (positivo o negativo) en metros sobre el nivel del mar. Este aspecto resulta interesante para tenerlo en cuenta en tu actividad. No es lo mismo un reto de 3 km subiendo a 200 metros de altura que otro de 10 km a lo largo de la playa. En mi caso, fue de 2,5 km, todo en llano (más o menos). ¡No subí ningún puerto! Pero lo que realmente me gustó de Strava fue que, en una representación gráfica lineal, se muestra la altura en cada momento de la ruta, a través de la distancia empleada. Además, Strava nos ofrece dos datos valiosos: el desnivel positivo alcanzado y la altitud máxima.

¡Pasar un poco de frío vale la pena para superar cualquier reto!¡Pasar un poco de frío vale la pena para superar cualquier reto!

La velocidad es también un factor importante. Se trata de la velocidad media en km/h. Visualicé en el gráfico la velocidad en su curso a lo largo de toda la ruta, permitiéndome analizar dónde había ido más rápido o más lento. Y, además, otros dos datos importantes: mi velocidad media constante y mi pico de velocidad máxima alcanzada.

El tiempo se detiene solo cuando la app detecta que te has parado en un semáforo (o para descansar), y se reinicia en cuanto te vuelves a poner en marcha. Ésta era una de mis principales dudas antes de empezar la actividad, ya que en mi ruta al trabajo hay un millón de semáforos (¡y palomas!).

Capturas de Strava para Android: perfil, varios segmentos y rankingCapturas de Strava para Android: perfil, varios segmentos y ranking

Todos estos indicadores los puedes visualizar en cada actividad que realizas. Pero además, también puedes ver diferentes retos en curso (y futuros) que puedes tener en cuenta o llevar a cabo (para fardar aún más). Todas tus actividades, claro está, pueden ser compartidas en Facebook, Twitter, Google+ o incluso Pinterest, y son vistas entre los usuarios que te siguen en Strava, a la vez que tú ves las actividades de los que sigues.

Cuando terminas una actividad, ruta o vuelta (llámalo como quieras), Strava te da la oportunidad de convertir eso en un 'segmento', indicando inicio y fin; a no ser que ya haya alguien que lo haya hecho antes. Una vez creado, y solo si ese segmento ya ha sido utilizado por otros, nos aparecerá una clasificación o ranking de las personas que han realizado ese mismo segmento con sus datos, para que puedas compararlos con los tuyos. Esto es lo que hace que la aplicación se vuelva (un poco más) adictiva (y atractiva), al mismo tiempo que nos ayuda a querer seguir haciendo más deporte. Podemos filtrar la clasificación por edad y peso de atletas similares, y se ordena por el tiempo empleado para ese segmento, clasificando al más rápido por encima de todos.

En resumen, los pasos definitivos a dar son: realiza la actividad; una vez finalizada, pásala a 'segmento', busca qué otros segmentos (ya creados anteriormente por otras personas) coinciden más o menos con el tuyo y compara resultados. Además, puedes repetir un segmento para intentar ser el número 1 o mejorar tu registro cuantas veces quieras, pero también puedes convertirlo en privado para tus propias marcas.

Otras suculentas características de la app se encuentran, obviamente, en la parte 'Premium' de la misma, por la cual hay que pagar 5€ al mes o 49€ al año. Desde comprobar tu ritmo cardiaco hasta ver vídeos de entrenamiento.

Capturas de Strava para Android: mapa de ruta, indicadores y retosCapturas de Strava para Android: mapa de ruta, indicadores y retos

Si eres (como yo) una persona que hace deporte de vez en cuando, tras probar la app unas cuantas veces acabas cansándote. Seamos realistas: todos tus amigos de Facebook NO están en Strava. Es como apuntarte al gimnasio a principios de enero. ¿Sigues yendo con la misma motivación en marzo? Pero, si resulta que eres todo un atleta y te encanta competir, ésta es, sin duda, tu app entre las apps. Da igual que no tengas tiempo para descubrir rutas nuevas o llevar a cabo segmentos en zonas inexploradas. Lo interesante no es eso (ya que en zonas inexploradas los segmentos tendrán menos afluencia de atletas), sino que puedes repetir un segmento tantas veces quieras y superarte a ti mismo (batiendo una nueva marca para tus propios fines deportivos) o picarte con otros atletas que van modificando el ranking con el paso de los días y que van descubriendo el segmento que tú ya te conoces al dedillo. Ir al trabajo en bici nunca fue tan divertido. Estarás deseando aparcarla para ver qué ha pasado antes de llegar a la oficina. ¡Cuidado con los peatones!

Relacionados

Nos encanta escucharte ¿Nos dejas tu opinión?