Grafitti con la palabra "tortura"

Las aplicaciones de la realidad virtual en el mundo de hoy pueden ser increíblemente positivas. Desde la formación profesional y la educación, pasando por el entretenimiento e incluso para tratar problemas psicológicos, esta tecnología parece haberse convertido en el gran remedio para todo del Nuevo Mileno. Basta echar un vistazo a The Machine to Be Another, un experimento de empatía conducido por BeAnotherLab, para darse cuenta de las posibles aplicaciones psicológicas, aunque de esto hablaremos con más detenimiento y detalle más adelante. Está claro que se pueden inducir ciertos estados de conciencia a través de la realidad virtual, lo que puede ser increíblemente positivo y a la vez da algo de miedo.

¿Por qué decimos esto? Porque si se puede conseguir un estado mental positivo mediante la realidad virtual también se podrá inducir un estado mental alterado dañino. Entre los científicos de BeAnotherLab existe una fuerte preocupación por que en el futuro se pueda usar esta tecnología para torturar a cualquier persona.

Así fue el experimento de BeAnotherLab

BeAnotherLab es un colectivo compuesto por artistas y neurocientíficos que hackearon un par de cascos de realidad virtual para crear empatía entre dos extraños. De esta manera consiguieron varios hechos considerados imposibles: que un machista y una feminista consiguieran entenderse, que una persona mayor y una joven pudiesen por fin comprender sus distintos puntos de vista y que un racista pudiese verse con el color de piel de otra persona para ponerse en su lugar.

A través de un casco de realidad virtual una persona podía ver desde la perspectiva de otra, mientras podía interactuar con los objetos de una habitación escuchando los “pensamientos” del otro con unos auriculares. El vídeo que se transmite al usuario está generado por una cámara situada en el casco del otro, que recoge su punto de vista de la otra persona en tiempo real.

Esto demostraba que esta tecnología no sólo era algo nuevo sino que podía ayudar a la gente a resolver ciertos problemas, con lo que en seguida fue elevada a los altares. Y sin embargo, desde BeAnotherLab hablan de una aplicación mucho más oscura.

Casco de Realidad Virtual Oculus RiftCasco de Realidad Virtual Oculus Rift / Rafael Valentim editada con licencia CC 2.0

Realidad virtual en técnicas avanzadas de interrogatorio

Según hemos podido leer en Versions by KillScreen, para el equipo de BeAnotherLab existe algo mucho más oscuro y aterrador: igual que se puede usar la realidad virtual para una experiencia positiva, se puede usar para inducir dolor o sufrimiento en grandes cantidades, ya sea mentalmente o físicamente, con intención de torturar a una persona. Según se recoge el equipo cree que es probable que los militares empiecen pronto a explorar esta posibilidad, si no lo están haciendo ya.

Los científicos creen que la realidad virtual tiene un impacto tan grande en la mente debido a sus capacidades sensoriales y motoras. A diferencia de leer un libro o de ver un programa de televisión, cuando giras la cabeza llevando un visor de realidad virtual la imagen que ves se mueve correspondiéndose con tu movimiento. Esto hace que las señales que el cerebro recibe se confundan, resultando en una fuerte sensación de presencia espacial que puede ser fantástica para jugar a un videojuego, pero que se podría manipular para causar daño.

Como ya se ha comentado, las organizaciones militares, por ejemplo, estarían muy interesadas en manipular los aspectos sensoriales de la realidad virtual para introducirse en la cabeza de los sujetos a los que interrogan. Las Naciones Unidas prohibieron el uso de la tortura en 1987, ya sea de forma física o mental, si bien esta última parte normalmente se ignora. Hay vacíos legales, y la tortura se ha acabado orientando hacia métodos que dejan pocos rastros físicos.

Según podemos leer, lo que da miedo de usar la realidad virtual como un instrumento de tortura es su tremenda versatlidad:

Es difícil calcular el umbral límite de resistencia a la tortura mental. La capacidad de ésta para el sufrimiento es tremendamente alta. (Equipo de BeAnotherLab)

Dentro de los confines de la simulación hay algunas partes de la tortura mental que un casco de realidad virtual podría imitar: desorientación y malestar físico, incitar el pánico y el miedo, difamación religiosa o moral, sobrecarga y privación sensorial y la dependencia de una máquina que podría enviar cualquier imaginería horripilante que su operador elija ante los ojos de una persona.

¿Qué entendemos por tortura psicológica?

Conviene recordar que como tortura psicológica podemos definir aquellos métodos que alteran los sentidos o la personalidad sin causar un dolor físico ni dejar secuelas físicas visibles. Esos métodos no físicos son muchos y su utilización es muy habitual. Entre ellos podemos destacar privación sensorial y del sueño, incitación de los miedos y fobias y todo tipo de humillaciones.

Cada uno de ellos está pensado para funcionar con distintos tipos de víctima. Por ejemplo,el confinamiento solitario funciona con prisioneros entrenados para resistir la violencia, mientras que otros como el "submarino" se usaban más con sospechosos de subversión en regímenes totalitarios.

Algunos de ellos se vienen usando casi desde los albores de la civilización. Los romanos ya usaban la privación del sueño como forma de tortura bajo los nombres de tormentum vigiliae o tormentum insomniae. En los tiempos del régimen nazi se volvió muy común despertar a los prisioneros a los que se interrogaba en determinados momentos del sueño.

Otros métodos se pueden usar de forma prolongada en el tiempo. Son los llamados métodos acumulativos, que incluyen insultos y burlas constantes al prisionero, amenazas verbales o privación de la intimidad.

En la actualidad un método común es la ejecución simulada del prisionero, lo que causa grandes niveles de estrés. Ocurre lo mismo cuando se obliga a un reo o a un grupo de ellos a ver cómo torturan a otro compañero. También se ha demostrado que reproducir de forma repetitiva ciertas músicas tiene efectos similares a la privación del sueño.

Newtown grafitti editada con licencia CC 2.0A

Relacionados

Nos encanta escucharte ¿Nos dejas tu opinión?