Un juego revive la Tregua de Navidad de la Gran Guerra

Soldados de la Primera Guerra Mundial
Relay es un juego que nos pone en la piel de un operador de telégrafo en primera línea de fuego durante la Nochebuena de la Primera Guerra Mundial. Tu misión es transmitir con éxito los mensajes

Las anécdotas que reflejan humanidad y que tienen lugar en tiempos de guerra suelen llamar mucho la atención, quizá por lo salvaje y descerebrado del contexto en el que tienen lugar. Una de tantas, y bien conocida, es la que se bautizó como Tregua de Navidad y que tuvo lugar el 24 de diciembre de 1914 en el frente occidental de la Primera Guerra Mundial donde batallaban tropas alemanas y británicas.

Un alto el fuego no oficial tuvo lugar aquella noche entre ambos ejércitos, sustituyendo el intercambio de disparos entre soldados por el de saludos, felicitaciones, villancicos (con el especial protagonismo de Noche de Paz) y regalos. Esta tregua se extendió a otras zonas de la contienda, durando en algunos casos hasta Año Nuevo.

Un simulador de código morse en la guerra

Llega la Navidad y a los programadores también se enternecen en estas fechas tan entrañables. Este ha sido el caso de Jon Reid, que para la jam de juegos Ludum Dare ha querido hacer su aportación con Relay con la Tregua de Navidad de la Gran Guerra como excusa.

El juego tiene lugar en diciembre de 1914 y une una versión instrumental de Noche de Paz con los sonidos de las bombas y los telégrafos funcionando a todo tren. Tu misión es jugar precisamente como operador de telégrafo británico, transmitiendo mensajes desde primera línea mientras suena dicho villancico.

Estos mensajes son cortos y de naturaleza bélica, evidentemente, con contenidos del tipo enviad apoyo aéreo o nos atacan. Tienes enfrente de ti una tarjeta con los mensajes a enviar (iluminando la letra o número correspondiente) y con la ayuda, a tu izquierda, de la libreta con la equivalencia de caracteres en código morse y, a la derecha, del telégrafo y de un reloj para que no te duermas en los laureles.

Lee también: Máquinas de cifrado claves para el desenlace de la II Guerra Mundial

El juego es, evidentemente, una aproximación al código morse, el sistema que revolucionó las comunicaciones en el siglo XIX y puedes jugar desde aquí.

Un juego con un fin didáctico y sensibilizador

Pero bueno, Relay no es únicamente un juego de destreza mnemotécnica ya que como decíamos antes está enmarcado en un contexto muy concreto. Sirve para, a través de las palabras y de una atmósfera que puede resultar un tanto agobiante, conocer el horror y las atrocidades de una cruenta guerra de trincheras. No ofrece imágenes, pero las escuetas descripciones hacen que el jugador se forme una idea sólida.

No podíamos creer que tuviésemos que atacar en condiciones tan deplorables. Nunca recé tanto en mi vida. Me puse de rodillas en el barro y le recé a Dios para que viniera conmigo.

Soldado Pat Burns, 46º Batallón de Infantería canadiense.

A la vez subyace una idea en el juego que se puede extraer de la propia Tregua de Navidad: que la responsabilidad de esta guerra no era de los que peleaban en las trincheras. Y esta se puede hacer extensiva a la gran mayoría de conflictos. Eso sí, para poder disfrutar de él necesitarás instalar el plugin web del motor Unity.

Relacionados

Nos encanta escucharte ¿Nos dejas tu opinión?