Un paseo por la obra de Van Gogh en realidad virtual con The Night Cafe

La noche estrellada de Van Gogh
The Night Café es una experiencia jugable más que un videojuego en sí. Este título para PC permite explorar la obra del pintor holandés gracias a la realidad virtual

Vincent van Gogh fue uno de los pintores europeos más importantes de la historia. Nacido en la ciudad de Zundert, en Holanda, este artista acabaría un total de 900 cuadros a lo largo de su carrera y dejaría además unos 1.600 dibujos. Como artista era totalmente autodidacta, desde muy joven mostró inclinación por el mundo del dibujo y su primer trabajo fue en una galería de arte. Para la historia nos ha dejado obras como Los girasoles, La noche estrellada, Lirios, El dormitorio en Arlés, El café de noche o Trigal con cuervos. Ahora, gracias al milagro de la realidad virtual, los entusiastas del arte podrán explorar su obra en un videojuego llamado The Night Café.

En 1990 se cumplieron 100 años de la muerte del célebre artista, del que se dijo por entonces en una publicación del Journal of the American Medical Association que había sufrido de la enfermedad de Ménière. Esta enfermedad causa náuseas, problemas de audición y vértigo, entre otras cosas.

El diagnóstico de la publicación no se puede dar por cierto al 100%, pero este paseo por la obra del pintor gracias a la realidad virtual refuerza la idea de que van Gogh sufría de vértigo, al menos según se desprende de las mecánicas de juego que se han podido ver hasta ahora y por quienes han podido probar versiones previas del juego, al menos según se recoge en Kill Screen.

Experimentar a van Gogh en la realidad virtual

Antes de continuar, convendría aclarar que The Night Café no es un videojuego tal y como se entendería en su concepto clásico, sino más bien una experiencia jugable al estilo de The Stanley Parable. Los creadores del juego han transformado los interiores de El café de noche en un entorno en tres dimensiones. El entorno, para el que van Gogh se inspiró en el Café de la Gare de Arlés, ahora puede ser recorrido por cualquiera que tenga un casco de realidad virtual.

El efecto que se ha conseguido es, como poco, impresionante. Reduce lo justo los efectos pictóricos de la técnica del pintor holandés para conseguir que los espacios sean navegables y hace uso de pequeñas características como rayos de luz, que irradian a través del aire como si viajasen por una densa niebla.

Cada frame de The Night Café es una pintura por derecho propio, pero cuesta mucho navegar de una parte del juego a la siguiente. El juego usa la realidad virtual para crear una especie de mecánica point-and-click: apuntas a dónde quieres ir te mueves en esa dirección. Es un sistema muy directo, aunque puede resultar impreciso. Según se recoge, la realidad virtual obliga a usar la visión periférica como si fuese el centro del juego, pero este título quiere que el usuario piense sólo en lo que tiene justo delante. Si a esto le añadimos que sólo es posible moverse a una velocidad constante, mucho del tiempo que pasará el usuario en el juego será atrapado en esquinas y chocándose con paredes.

La experiencia jugable que es The Night Café es altamente atrayente, aunque puede resultar mareante. Ahí es donde entra en juego la teoría de que van Gogh sufría de vértigos, y quizá esto sea algo intencionado para intentar meter al jugador en la mente del artista, en lugar de intentar ser un reflejo de los fallos que tiene actualmente la realidad virtual. Puedes comprar The Night Café en Steam.

Relacionados

Nos encanta escucharte ¿Nos dejas tu opinión?