Didaktik Alfa

Los años '80 fueron un semillero para los ordenadores personales. Quien más y quien menos ha tenido contacto con máquinas de aquella época: los ZX Spectrum, los Amstrad CPC, los Commodore 64 o los MSX han sido clásicos de la infancia de muchos usuarios actuales. Las horas que hemos invertido metiendo cintas de cassette en la unidad del ordenador, cargando un juego durante un tiempo que se hacía eterno... Son experiencias difíciles de olvidar. Forman parte indisoluble de la memoria colectiva de una generación. No todo el mundo tenía acceso a estos aparatos, eso sí, pero al menos se podían encontrar en tiendas de electrodomésticos.

En la Europa Occidental era así, pero en los convulsos años '80 todavía no había caído el Telón de Acero. Las relaciones entre Occidente y Oriente eran como poco tensas. Muchos entusiastas de la tecnología y la informática veían lo que pasaba al otro lado con envidia y expectación. Sólo quedaba una solución: la vía del "háztelo tú mismo". Si vivías en la Europa del Este lo tenías muy complicado para acceder a esta nueva ola de ordenadores personales, lo que derivó en la fabricación de computadores que imitaban unidades occidentales con la antigua Checoslovaquia a la cabeza.

Así era la informática en la Checoslovaquia de los '80

A nivel mundial había dos fuertes escenas: una en torno a Spectrum y otra en torno a Atari. Cada una de ellas contaba con miles de propietarios. Según podemos leer en Hackaday, había personas que viajaban a Europa Occidental, que se dejaban un dineral en un ordenador fabricado allí y que no podían comprar software. Muchos se quedaban sólo con un manual de usuario. Dado que probablemente eran propietarios de la única máquina de su especie en su área, no se podía intercambiar información o programas con otras personas.

ZX Spectrum 48K, uno de los ordenadores personales más codiciados de su épocaZX Spectrum 48K, uno de los ordenadores personales más codiciados de su época / Nico Kaiser editada con licencia CC 2.0

Los programas no se compraban, sino que se copiaban. Era ilegal vender software escrito por un particular (no se legalizó hasta 1988 según se recoge). Las copias de las distintas herramientas y los videojuegos se escamoteaban hasta las fronteras del país, donde después se distribuían en una especie de red de contrabando. Dada la falta de software, muchos usuarios tenían que aprender algo de programación para llega a donde querían.

Los ordenadores que se fabricaban tras el Telón de Acero

En la Checoslovaquia de la época había dos grandes fabricantes: Tesla y Didaktik. Tesla era el mayor de los dos y contaba con distintas divisiones repartidas entre fábricas. Una de ellas, como es lógico, fabricaba ordenadores. Por su parte, Didaktik fabricaba clones de máquinas que incorporaban procesadores Intel 8080 y Zilog Z80. A continuación daremos cuenta de sus modelos más icónicos.

PMD 85, el ordenador más querido de su tiempo

PMD 85-1PMD 85-1

El PMD 85 fue una creación de Tesla y fue utilizado en masa para fines educativos y en hogares particulares por igual. Contaba con 32 KB de memoria RAM, 16 KB de VRAM, 4 KB de Monitor ROM y estaba basado en los procesadores Intel 8080A. Era capaz de reproducir gráficos en una pantalla a una resolución de 288 x 256 píxeles en blanco y negro.

Este ordenador se convirtió en la máquina más adorada de su tiempo. Tenía sus pegas, como algunos problemas de sobrecalentamiento. Eso no impidió que muchos entusiastas de la época escribiesen un buen montón de juegos y utilidades para el PMD 85. También se fabricaron añadidos de hardware totalmente DIY, como una interfaz para un joystick o un puerto para conectar una impresiora industrial. Sin embargo, a pesar de su ferviente base de seguidores y de los modders dispuestos a trabajar en él, este ordenador no podía competir con otros productos de la época que se fabricaban en Occidente.

El final del PMD 85 llegó tras la Revolución de Terciopelo que derrocó al Partido Comunista del gobierno de la nación. En 1989 la producción de esta máquina se detuvo por completo.

Didaktik Gama, el ZX Spectrum de la Europa comunista

Didaktik GamaDidaktik Gama

Didaktik había comenzado su andadura creando un clon del PMD 85, del Didaktik Alfa. En 1987 lanzaron al mercado el Didaktik Gama, un clon del ZX Spectrum. Contaba con 80 KB de memoria RAM que se dividían en dos bancos de 32 y uno de 16 más lento que contenía datos gráficos para la salida de vídeo. El tamaño de la ROM era de 16 KB.

En la Checoslovaquia comunista este ordenador se convirtió en un sueño y un símbolo de estatus para muchos: era caro y difícil de conseguir (según los rumores hubo listas de espera que abarcaban varios años). Casi todos los juegos que se escribieron para el ZX Spectrum 48K eran generalmente compatibles, y gracias a esto se estableció un enorme mercado negro con estos juegos a lo largo y ancho del país.

El Didaktik Gama se produjo en tres variantes, siendo el Gama '89 la última y mejor de todas ellas. La producción de estos ordenadores se detuvo en 1992.

Algunas menciones especiales

Circuito impreso de una memoria RAMCircuito impreso de una memoria RAM

Tanto Didaktik como Tesla formaban parte del aparato "corporativo" de la industria informática checoslovaca. Además de ellos existían otros fenómenos locales, siendo el primero y más importante la JZD Slušovice, una cooperativa "capitalista". Gracias a esta cooperativa, su líder pudo establecer una especie de "mercado libre" en el que se podía comprar material con divisas extranjeras. Los ordenadores de la JZD Slušovice tenían diseños extravagantes para la época, como por ejemplo dos unidades de diskette.

El segundo y último fenómeno local son los aficionados que se construían sus propios ordenadores. En aquellos años se publicaba una revista llamada Amatérské Rádio, que era la guía de referencia para todos los amantes de la radiodifusión y la electrónica. En esta revista se publicaron muchos esquemas de placas de circuitos impresos para montar ordenadores uniboard. Esta revista llegó a publicar también su propio computador, llamado Mikro-AR.

Oldsoft editada con licencia CC BY-SA 2.0

Relacionados

Nos encanta escucharte ¿Nos dejas tu opinión?