Imagen del Wiko Fever

Si en España preguntamos por una marca de smartphones conocida por el demandado «bueno, bonito y barato» seguramente se nos responda con bq, la tecnológica española que pasó de vender pendrives a diseñar sus propios teléfonos. Pero si esa misma pregunta la formulamos a nuestros vecinos del norte o a nuestros vecinos del oeste, en Francia o Portugal, probablemente nos hablen de Wiko. En estos países la joven compañía gala de origen chino, caracterizada por una más que notable relación calidad-precio, se ha convertido en una de las marcas más vendidas. De hecho, en apenas unos años, se ha hecho con una cuota de mercado que ronda el 10 por ciento.

En nuestro territorio desembarcó durante el verano de 2013 y desde entonces lucha por hacerse un hueco que poco a poco va alcanzando. Modelos como el que hoy analizamos, el Wiko Fever, pretenden ser los responsables de esa ansiada repetición del éxito.

¿Qué ofrece Wiko Fever? Características y precio

Nos sentamos a la mesa, situamos frente a nosotros la caja del Fever y comenzamos a echarle un ojo. El teléfono de la marca francesa, propiedad del fabricante asiático Tinno, pertenece a esa gama media muchas veces denominada premium. ¿Qué especificaciones tiene? Estas:

Especificaciones Wiko Fever
Pantalla 5,2 pulgadas full HD con Gorilla Glass 3
Procesador Octa-Core a 1,3 GHz, Cortex A-53
Cámara principal 13 megapíxeles con doble flash
Cámara secundaria/frontal 5 megapíxeles con flash para selfies
Memoria interna 16 GB
Memoria RAM 2 y 3 GB según versión
¿Ranura para tarjeta de memoria? Sí, para Micro SD de hasta 64 GB
¿Dual SIM? Sí, concretamente para dos Micro SIM
Redes 4G Sí, 4G LTE 800/1800/2100/2600 MHz
Sistema operativo

Android 5.1 Lollipop

¿LED de notificaciones?

Peso 143 gramos
Dimensiones 148 x 73,8 x 8,3 mm
Batería 2.900 mAh
Precio 219 euros con 2 GB de RAM y 249 euros con 3 GB

Como podemos advertir, son unas prestaciones que sobre el papel se acercan a las gamas superiores. Destacan especialmente esos 3 GB de RAM de la versión superior, que deberían asegurar un buen rendimiento en conjunción con el procesador, esa protección para la gran pantalla de 5,2 pulgadas o la conectividad 4G. Aunque se echen de menos características como el NFC o incluso el sensor de huellas dactilares, que cada vez más fabricantes añaden a sus teléfonos de gama media, encontramos un buen equilibrio entre componentes y coste. Competencia de terminales como el BQ M5 o alguno de los Moto.

¿Cómo es y cómo se siente? Diseño y ergonomía

Cuando uno saca el Wiko Fever de la caja y lo despoja del plástico que lo protege ve un teléfono que, a primera vista, llama la atención. En primer lugar por la pantalla. Esta tiene una diagonal de 5,2 pulgadas como comentábamos en el apartado anterior, relativamente grande aunque nada exagerado en estos tiempos, y destaca por su acabado en curva. No es igual al que podemos encontrar en los últimos iPhone de Apple, cuya curvatura es total, integrándose por completo en la estructura del teléfono, pero el efecto lo consigue.

Detalle de la pantalla curva del Wiko FeverDetalle de la pantalla curva del Wiko Fever

Dándole la vuelta, encontramos otro de los detalles que destaca el fabricante francés: una carcasa trasera que imita a la piel. Al tacto no es que resulte reseñablemente agradable pero, eso sí, consigue que se adhiera de una forma muy correcta a la mano cuando se utiliza. Negativo es su altavoz justo ahí, atrás, en la parte inferior, donde queda tapado en diferentes situaciones. Sin embargo resuena teniéndolo agarrado con la mano gracias a la cavidad que esta forma.

Tanto los controles de volumen como el de encendido y bloqueo los encontramos en la parte derecha, como es habitual en Android últimamente, el conector jack en la parte superior izquierda y el micro USB en la inferior también izquierda, junto al micrófono.

Y dejamos para el final lo mejor: su marco metálico. Porque este es sin duda el punto fuerte de su diseño, el elemento diferenciador. El borde, mate, redondeado y bastante sobrio, destaca lo justo y proporciona una agradable sensación de robustez. Ofrece una gran experiencia al sostenerlo y usarlo.

¿Cómo funciona? Usándolo en el día a día

Pero más allá de datos, de piezas que monta o deja de montar un dispositivo o del aspecto que presenta, lo que importa realmente al usuario medio —el que lo va a usar— es su funcionamiento. Y ahí vamos con nuestra experiencia viviendo durante unas semanas con la versión superior, la de 3 GB de memoria RAM.

Rendimiento y Android

Con tal capacidad y un procesador solvente, lo que uno espera es que el terminal se desenvuelva sin contratiempos, con fluidez, sin esperas reseñables ni tirones. Y no hay ninguna sorpresa, funciona así. Le hemos dado caña con toda clase de aplicaciones abiertas, empleando juegos con exigencias notables y  numerosas pestañas en el navegador. No se ha resentido. Únicamente, pero es más que natural, con los juegos más exigentes entre los exigentes hemos experimentado algunos lags. Sin embargo, nada importante, va francamente bien.

Un Wiko Fever en funcionamientoUn Wiko Fever en funcionamiento

A este respecto seguramente ayude que pese a contar con una capa de personalización que cambia los iconos y algunos detalles más del Android 5.1 que lo hace funcionar, no es nada agresiva. Quizás no guste el aspecto ni tampoco que el launcher deje bastante que desear, pero basta descargar otro y empezar a utilizarlo para que este aspecto deje de ser un problema.

Eso sí, teniendo en cuenta cómo funcionan las actualizaciones en Android y lo que tardan desarrolladoras de procesadores y fabricantes de terminales en adaptar las nuevas versiones, no confiemos en recibir mucho más que correcciones de errores.

Cámara y batería

Y llegamos a dos puntos clave para muchas personas y en el que estos móviles no suelen dar lo mejor de sí por cuestiones obvias. Hablamos de la cámara, o mejor dicho las cámaras, y la batería.

El Fever hace alarde de una cámara principal de 13 megapíxeles, con doble flash para conseguir las mejores imágenes en interiores con poca luz, pero como es habitual flaquea. Las fotos en exteriores con luz solar son correctas, nada que destacar ni para bien ni para mal, pero en condiciones en las que la claridad escasea, nos encontramos con colores significativamente pálidos y zonas mal expuestas. En interiores, como sabemos, el flash nos servirá para objetos cercanos y provocará las sombras habituales. Nada nuevo bajo el sol, pero vale la pena recordarlo: no hay milagros.

La cámara delantera, pensada especialmente para selfies, llega a los 5 megapíxeles e incluye en este caso un único LED como flash. Los resultados no son nada del otro mundo, el flash cumple su función como puede, pero en general tampoco nos desagradarán. Correctas.

Bodegón con el modelo Fever de WikoBodegón con el modelo Fever de Wiko

En cuanto a la batería se refiere, esta alcanza los 2.900 mAh como hemos visto en las especificaciones y, de acuerdo a nuestras pruebas, dura todo el día con un uso habitual del terminal. Si no hacemos un uso intensivo, siendo nuestra interacción con él puntual a lo largo del día, podría llegar incluso a aguantar dos jornadas.

¿Para quién es?

Uno, tras leer el análisis de un teléfono que le interesa o le podría llegar a interesar, suele preguntarse: ¿es realmente para mí? Nosotros no podemos responder a esa pregunta, pero sí podemos señalar cuáles son sus fuertes y para quién sería perfecto por si a estas alturas no ha quedado suficientemente claro.

El Wiko Fever es inequívocamente un teléfono para aquellas personas que buscan cierta potencia, un rendimiento notable, diseño en general bueno, pero que no desean desembolsar demasiado dinero. En el día a día, incluso con muchos juegos como hemos comentado, no notarán apenas diferencia con uno de gama superior. Con las cámaras, algunas particularidades de los acabados y los juegos que más castigan el rendimiento, sí, claro.

Si se busca un terminal tirando a básico, para no más que llamar, WhatsApp, redes sociales y fotos sin que importe demasiado la calidad, dando igual el diseño, hay opciones mucho más baratas y ajustadas a tales necesidades.

Relacionados

Nos encanta escucharte ¿Nos dejas tu opinión?