El Wiko Ridge 4G junto a su embalaje original

Lo más probable es que no conozcas la marca de smartphones Wiko, a menos que suelas adquirir tecnología en el Carrefour, algo poco recomendable, o veas asiduamente partidos del Eibar (del que era patrocinador, por lo menos hasta su descenso), lo que resulta menos aconsejable aún.

Wiko quizás sea semi-desconocida en nuestro país, y obviamente no goza de la popularidad de fabricantes del renombre de Samsung, Motorola o Apple, pero por lo que hemos podido experimentar de primera mano, es capaz de ofrecer teléfonos de muy buen nivel.

Se trata de una empresa con sede en Marsella que diseña teléfonos de gama media que luego son fabricados en China, lo que la convierte en una especie de bq a la francesa, aunque por lo que he podido comprobar, de una calidad ligeramente superior a nuestra marca autóctona.

El teléfono que tenemos entre manos, el Wiko Ridge 4G, es un smartphone de gama media con un aspecto sorprendente que gusta a casi todo el mundo que ha tenido la oportunidad de probarlo.

Análisis del Wiko Ridge 4G

Especificaciones técnicas

 
Sistema Operativo

Android 4.4.4

Memoria RAM 2 GB
Espacio interno 16 GB ampliable a 64 GB mediante Micro SD
Pantalla 5 pulgadas. IPS con 10 puntos de detección simultáneos. Full Lamination Cristal protector Corning Gorilla Glass 3
Resolución HD 1.280 x 720 - 295 ppp
Procesador

Qualcomm Snapdragon 410 MSM8916 Quad Core 1,2 GHz, Cortex-A53

Procesador gráfico

Adreno 306

Cámara Principal 13 Mpx con enfoque automático, flash LED y vídeo a 1080p
Cámara Secundaria 5 Mpx
Dimensiones 143 x 72 x 7,5 mm
Peso 125 g
Batería LiPo 2.420 mAh
Colores Negro Gris y Blanco Dorado

Un aspecto envidiable y un tacto extraño

El aspecto es uno de los puntos más destacados del Wiko Ridge 4G. Antes de cogerlo todo el mundo resalta su finura. Lo cierto es que no se trata del smartphone más fino del mundo (7,5 mm) ni mucho menos, pero sus delgados bordes metálicos engañan al ojo, haciéndolo parecer más estilizado de lo que es en realidad.

¡Hostia! Pero qué ligero es esto, ¿no?

El Wiko Ridge 4G destaca por su finura y ligerezaEl Wiko Ridge 4G destaca por su finura y ligereza

Pero al cogerlo, uno ya certifica que se encuentra ante un teléfono diferente. Su ligereza es de alabar (125 gramos) mientras que su tacto es, desde luego, singular e inesperado. Singular porque su carcasa trasera incorpora un material rugoso, casi aterciopelado, al que los chicos de Wiko insisten en describir como "efecto piel de melocotón".

El material es raro aunque le proporciona mayor agarre, además de incitar a clavarle las uñas. Uno de mis mayores problemas con los teléfonos con carcasas totalmente lisas es que cuando voy en el coche, al más mínimo acelerón salen despedidos del bolsillo del pantalón. Gracias a la superficie rugosa del Wiko Ridge 4G, esto no pasa.

Ese mismo material invade mínimamente el frontal del teléfono y rodea el marco metálico del mismo, haciendo que cobre un aspecto realmente uniforme y haciendo que uno no sepa exactamente dónde meter la zarpa para abrir la carcasa con la intención de introducir la tarjeta SIM y descubrir el interior del teléfono.

Eso sí, este material rugoso también tiene sus pegas. Atrae la suciedad mucho más que una carcasa totalmente lisa, y después de unas cuantas semanas de uso hasta tiene un tacto pringoso, lo que puede llegar a resultar un tanto desagradable si no se extrema la limpieza del smartphone.

La carcasa trasera está recubierta de un material rugoso, casi aterciopeladoLa carcasa trasera está recubierta de un material rugoso, casi aterciopelado

Aun así, comparado con la gama bq Aquaris E del que soy un fiel defensor, debo decir que me gusta mucho más el aspecto de este Wiko Ridge 4G.

Lee también: 6 meses conviviendo con el bq Aquaris E4.5

Una pantalla acorde con un gama media

El Wiko Ridge viene con una pantalla HD IPS de 5 pulgadas y resolución de 1.280 x 720, lo que arroja una densidad de píxel de 295 ppp. Desde luego no es una concentración de puntos demasiado alta, pero bastante decente para un teléfono de gama media. Además viene protegido con cristal Corning Gorilla Glass 3.

Muestra unos colores bastante vivos y naturales, a pesar de no contar con tecnología AMOLED, gracias sobre todo a su Full Lamination que ayuda a que su pantalla destaque incluso en exteriores muy luminosos.

Así de espectacular luce la pantalla del Wiko Ridge 4GAsí de espectacular luce la pantalla del Wiko Ridge 4G

También cabe destacar que los diseñadores del Wiko Ridge 4G han hecho un guiño a los antiguos televisores de tubo de rayos catódicos a la hora de apagar su pantalla. En lugar de un fundido a negro más moderno, emplea una animación que simula el apagado de estos primitivos televisores.

Software: Android KitKat con interfaz personalizada

Este teléfono de Wiko todavía no cuenta con la última versión de Android, aunque ha prometido que la actualización llegaría este verano. Así que de momento tenemos que seguir conformándonos con un KitKat 4.4.4 que corre como la seda.

No se trata de una instalación de Android limpia que tanto hemos alabado en anteriores ocasiones, sino que trae su propia interfaz de usuario algo diferente a lo que estamos acostumbrados. Eso sí, los iconos de las aplicaciones preinstaladas lucen con un diseño plano pero atractivo que llama mucho la atención.

Uno de los aspectos más llamativos del sistema operativo que trae el Wiko Ridge 4G es la ausencia del menú de aplicaciones al que tan habituados estamos. En esta ocasión no hay un botón con el que accederemos a todas las apps instaladas, sino que directamente desde la pantalla principal, deslizando a izquierda o derecha, accederemos a todas ellas.

Las aplicaciones no tienen una bandeja dedicadaLas aplicaciones no tienen una bandeja dedicada

Además de las clásicas aplicaciones propietarias para explorar carpetas o gestionar las descargas, hay que destacar que el Wiko viene con dos aplicaciones algo diferentes instaladas de fábrica: el teclado TouchPal X y el limpiador Clean Master.

La primera de ellas resulta realmente molesto y es aconsejable establecer el teclado típico de Google como keypad por defecto si no quieres acabar tirándote de los pelos (después de 5 días de uso aún no había averiguado cómo escribir un simple interrogante bien). La segunda es obviamente bastante más útil, aunque los continuos mensajes invasivos sobre el estado del teléfono también pueden llegar a cansar.

Hardware y rendimiento

El smartphone viene equipado con un procesador Qualcomm Snapdragon 410 a 1,2 GHz, uno de los chipsets más utilizados en teléfonos de esta gama y exactamente el mismo que utiliza el gran rival del Wiko Ridge 4G, el bq Aquaris E5 LTE. De hecho, es la primera vez que un Wiko incorpora un chip de este fabricante norteamericano.

Algunas de las especificaciones técnicas del Wiko Ridge 4GAlgunas de las especificaciones técnicas del Wiko Ridge 4G

Obviamente no se trata del procesador más potente del mercado, ni mucho menos, pero más que suficiente para las pretensiones de este terminal. Junto con sus 2GB de RAM es capaz de mover algunos de los juegos más exigentes.

Un combinado de Sony y Philips para la cámara

El Wiko viene con un sensor principal de 13 megapíxeles producido por Sony. En concreto, se trata del IMX135, lo que resulta un poco decepcionante teniendo en cuenta que se trata del sensor utilizado en la mayoría de teléfonos del año 2013, y algo peor que el IMX214 que incorpora el bq Aquaris E5, por ejemplo.

Por ello no es de extrañar que el HDR de la cámara no es de la mejor calidad y los colores no son del todo realistas. Además, no nos permite grabar vídeo en HDR a FullHD ni 4K.

La cámara no es uno de los puntos fuertes del Wiko Ridge 4GLa cámara no es uno de los puntos fuertes del Wiko Ridge 4G

Para los que no somos tan detallistas con las cámaras de nuestro smartphone y tampoco tenemos mucha idea de cómo sacarles todo el partido, el Wiko Ridge 4G nos ofrece fotos más o menos decentes en condiciones de poca luz, principalmente debido a su flash Philips. Más que suficiente para inmortalizar una tarde cañas.

La cámara frontal de 5 MP traspasa las barreras del selfie para alcanzar el arte.

Así de confiados se muestran los chicos de Wiko a la hora de describir la cámara frontal de Ridge 4G. Nunca emplearía los términos arte y selfie en la misma frase, pero lo cierto es que la cámara de 5 megapíxeles proporciona unos autorretratos muy dignos.

Una autonomía que se queda algo corta

Este teléfono viene equipado con una batería no extraíble LiPo de 2.420 mAh. Una cifra que a priori puede parecer suficiente para dar al Wiko una autonomía diaria con bastante solvencia, pero que llevado a la práctica me ha decepcionado.

Entre semana la duración de la batería ha sido bastante aceptable. Con aquello de estar trabajando y no estar pendiente del teléfono a todas horas, a uno le puede durar la batería todo el día, pero llegado el fin de semana, cuando los WhatsApps corren como la pólvora, uno se encuentra con que a media tarde ya se encuentra por debajo del 20% de batería.

La batería del Wiko Ridge 4G podría mejorarseLa batería del Wiko Ridge 4G podría mejorarse

Y este no es como otros teléfonos que he usado en los que un 5% de batería da para mucho. En el caso del Wiko, no. Llegado a este porcentaje crítico es prácticamente seguro que el teléfono acabará apagándose en los próximos minutos. Y eso que los fabricantes prometen una autonomía de aproximadamente 17 horas de conversación en 2G y algo más de 14,5 horas en 3G.

Conclusiones

Por precio y similitudes, el mayor rival del Wiko Ridge 4G ahora mismo en el mercado es el bq Aquaris E5 LTE. Donde el teléfono de la marca española gana en batería (2.850 mAh frente a 2.420 mAh) y en cámara, el terminal francés gana en ligereza (125 gramos frente 139 gramos), estética y rendimiento general.

El modelo más básico del bq, cuyo precio es idéntico al del Wiko, sólo viene con 8 GB de espacio interno y 1 GB de RAM. Si quisiéramos equiparar los 16 GB y 2 GB de RAM del Wiko Ridge 4G, nos tendríamos que ir hasta los 240 euros. Un incremento de precio que no seguramente no valga la pena, por mucho que queramos ir de patrióticos por la vida.

Aunque pueda parecer una tontería, el aspecto del Wiko Ridge 4G que más me ha ganado es su capacidad dual SIM algo diferente al de otros fabricantes. En lugar de ofrecernos dos ranuras idénticas, aquí disponemos de una nanoSIM y otra microSIM, que además se desdobla como ranura microSD para ahorrar espacio para conexiones. Ya tengas una tarjeta nanoSIM o microSIM, podrás utilizar el Wiko Ridge 4G sin tener que recurrir a adaptadores.

Relacionados

Nos encanta escucharte ¿Nos dejas tu opinión?