BlaBlaCar: 'Sólo el 0,005 % de nuestros conductores cubre costes'

Jaime Rodríguez, 'country manager' de Blablacar España y Portugal
Entrevistamos a Jaime Rodríguez, 'country manager' de BlaBlaCar España y Portugal, al respecto de la demanda interpuesta por la patronal de autobuses y la entrevista que realizamos a uno de sus presidentes, Rafael Barbadillo, el pasado mes

Hace poco más de un mes hablamos con el copresidente de la patronal de autobuses, Rafael Barbadillo, sobre la demanda que su organización había interpuesto en los tribunales contra BlaBlaCar. Desde la Confederación Española de Transporte en Autobús se acusó a la plataforma de viajes compartidos de competencia desleal y se solicitó al Juzgado Mercantil número 2 de Madrid, el mismo que se ocupó del caso Uber iniciado por los taxistas, el cierre cautelar del servicio. El juez Andrés Sánchez Magro, quien se ocupó de la petición de suspensión, la denegó gracias a la abundante información aportada por la parte acusada.

Desde aquella decisión, tomada el pasado primero de octubre, el caso sigue su curso y la justicia deberá pronunciarse en los próximos meses. Barbadillo, en la entrevista que nos concedió, continúo incidiendo en la competencia ilegal que según su parecer el servicio que facilita compartir coche les hace. Perseveró afirmando la existencia de un supuesto lucro de BlaBlaCar y los conductores que cuelgan sus viajes en el portal, definió la actividad como «transporte público con vehículos privados» y, además, incidió en los peligros que a su parecer entrañaría embarcarse en uno de estos viajes compartidos.

Para contrastar estas afirmaciones, ahondar en la cuestión de fondo que sustenta la demanda de CONFEBUS, saber un poco mejor el por qué de las comisiones que se vienen aplicando en los últimos tiempo y el hipotético lucro, entre otros asuntos, entrevistamos al country manager de BlaBlaCar España y Portugal, Jaime Rodríguez.

Entrevista a Jaime Rodríguez, 'country manager' de BlaBlaCar España y Portugal

Entramos de lleno en el asunto capital de la polémica, el lucro. Hemos querido realizar un pequeño cálculo sobre uno de los viajes más populares ofrecidos en BlaBlaCar, un trayecto Valencia-Madrid que parte desde las inmediaciones de la Estació del Nord de la ciudad mediterránea y termina frente a la Estación Puerta de Atocha de la capital, habituales puntos de reunión de viajeros y conductores.

En el cálculo se tiene en cuenta el gasto en combustible, pero no así los derivados del desgaste del vehículo, seguro del mismo, impuestos o tiempo empleado por el conductor, ya que se presupone que el viaje se comparte porque su realización estaba prevista con o sin la compartición tenida en cuenta.

Trayecto: Valencia (Estació del Nord)-Madrid (Estación Puerta de Atocha)
Distancia: 354 kilómetros (según BlaBlaCar)
Duración: 3 horas y 19 minutos (según BlaBlaCar)
Fecha de ejemplo para el viaje: viernes 15 de enero de 2016 a las 15:30 horas
Coste del litro de la gasolina: 1,36 euros (a 11/01/2016 según Vía Michelin)
Coste estimado del trayecto: 29,80 euros (a 11/01/2016 según Vía Michelin para coche de tipo urbano)
Precio máximo y mínimo visto en la plataforma para este trayecto (a la mañana del 11/01/2016): 25 y 12 euros respectivamente.
Precio del viaje recomendado por la plataforma: 21 euros.
Número de pasajeros: 4
Cuantía obtenida: 84 euros.
Beneficio para el conductor con el precio recomendado y cuatro pasajeros: 54,2 euros

Vistos estos resultados, ¿cómo puede explicarse que esos más de 50 euros no suponen un beneficio real para el conductor?

Como bien decís, en ese cálculo no se tienen en cuenta muchos de los gastos en los que se incurre al viajar con un coche privado y que en BlaBlaCar sí se tienen en cuenta. Al realizar un viaje, no sólo se gasta gasolina, sino que se desgasta el vehículo con los consiguientes gastos de mantenimiento y depreciación asociados. Pero es que, además, para viajar con un vehículo privado es imprescindible pagar impuestos y tener un seguro, gastos también inherentes e inevitables al viaje. Todos esos gastos son los que se tienen en cuenta a la hora de viajar en BlaBlaCar. Gastos que, por cierto, están claramente señalados en las leyes de los países de nuestro entorno cuando se define la figura de viaje en coche compartido. En cambio, como en vuestro cálculo, el tiempo empleado por el conductor no se incluye, precisamente, porque se trata de un viaje privado y no de un conductor profesional que reciba remuneración alguna por el mismo. En BlaBlaCar de lo que se trata es de compartir los gastos de un trayecto que no se realiza bajo demanda, sino que va a realizarse de cualquier manera y al que otros usuarios pueden acceder formando parte de la comunidad.

Al realizar un viaje, no sólo se gasta gasolina, sino que se desgasta el vehículo con los consiguientes gastos de mantenimiento y depreciación asociados

De hecho, un estudio llevado a cabo por expertos independientes (la consultora Roland Berger) el pasado año, constató que, en media, los conductores de BlaBlaCar habían recibido durante el último año aportaciones de 0,052€/km por pasajero y que los conductores tienen, en media, 1,67 pasajeros por viaje; lo que en total significa que reciben aportaciones medias de 0,087€/km en sus viajes. Esta cifra contrasta claramente con los 0,332€/km que esos mismos expertos estiman como coste medio de viajar en un coche privado en España incluyendo los conceptos de los que hemos hablado con anterioridad. Como también contrasta con los 0,19€/km que la Agencia Tributaria señala como referencia para retribuir los gastos (estos sí, sólo en gasolina y peajes) en especie.

Usuarios de Blablacar presentándose antes de iniciar un viajeUsuarios de Blablacar presentándose antes de iniciar un viaje

En resumidas cuentas: con los límites establecidos en la plataforma, el lucro por parte de los conductores no tiene cabida. La filosofía de BlaBlaCar es la compartición de gastos, nuestras normas prohíben explícitamente el intento de obtención de lucro y tenemos un equipo de más de 70 personas que se dedica, entre otras cosas, a velar por el cumplimiento de dichas normas. De hecho, si algún usuario equivoca la finalidad de la plataforma e intenta lucrarse, lo que sucede en contadísimas ocasiones dado el poco margen que los límites ya establecidos dejan, es detectado y expulsado. Prueba de todo ello es que, en el mismo estudio que mencionaba antes, Roland Berger concluyó que en los últimos 12 meses, sólo el 0,005% de los conductores activos habían conseguido cubrir la totalidad de sus costes, obteniendo un beneficio anual que no alcanzaba los 10 €. Obviamente, no estamos hablando de una actividad económica con ánimo de lucro.

El conductor que pudimos ver con un precio ofertado de 25 euros, obtendría algo más de 70 euros con el anterior cálculo. ¿Diría que busca el lucro aumentando su precio recomendado de 21 euros/pasajero?

Como decía, BlaBlaCar es una red para compartir gastos, y nada más. Los márgenes que deja la plataforma a la hora de fijar las aportaciones solicitadas a los pasajeros tienen por objeto abarcar los diferentes casos que puede encontrar un conductor: los hay que viajan sólo con un pasajero, que deciden hacerlo por autopista de peaje, otros cuyo coche consume más… De hecho, hasta los hay que viajan con un Ferrari y comparten los gastos. Además, una curiosidad: en la mayor parte de las ocasiones los conductores fijan aportaciones inferiores a las sugeridas por la plataforma. La sugerencia que hacemos se basa en una estimación de 0,06€/km y pasajero, mientras que, en media, durante el último año, los conductores que publicaron sus viajes lo hicieron solicitando 0,052€/km y pasajero.

La realidad, como explicaba en la respuesta a la pregunta anterior, es que tanto los gastos que se comparten en BlaBlaCar son reconocidos en todos los países de nuestro entorno y los límites que hemos establecido son eficaces, como también prueba el informe de Roland Berger. Las autoridades de transporte, de hecho, no han puesto en duda nuestra actividad, ni aquí ni en ningún otro país, porque compartir gastos es legal y es lo que se hace en BlaBlaCar.

En su opinión, ¿cuántos son los trayectos aceptables que un mismo conductor puede realizar entre dos puntos? Se han detectado conductores que durante un mismo fin de semana o incluso durante el mismo día han realizado varias idas y vueltas entre dos ciudades, incluso comprobándolo con cámaras ocultas algunos programas de televisión.

Cada conductor tiene sus propios hábitos de viaje, hay usuarios que pueden ir y volver entre dos puntos porque, simplemente, viven en una ciudad y trabajan en otra, por ejemplo. Pero repito: no está permitido el lucro en nuestra plataforma y esto es algo que hacemos cumplir a rajatabla. Además de los límites ya mencionados, gracias al sistema de reserva a través de internet, en BlaBlaCar hay una constancia clara de los viajes que realiza cada usuario y las aportaciones que recibe cada conductor, lo que nos permite un control mucho más exhaustivo. Como te decía anteriormente, más de 70 personas se dedican a velar por el cumplimiento de las normas de uso. En las escasísimas ocasiones en que detectamos que un usuario intenta lucrarse es expulsado de la plataforma, porque es contrario a la filosofía de nuestra comunidad.

¿Cuáles son los métodos que BlaBlaCar sigue para sacar de su plataforma a los conductores que buscan lucrarse?

Esencialmente, podemos hablar de mecanismos en tres niveles. Hay un primer nivel de prevención que se basa en los límites ya establecidos en la plataforma: tanto para las aportaciones máximas que pueden solicitarse como para el número de plazas máximas que pueden ofrecerse en un viaje: 4. Además, como seguramente sepas, las aportaciones solicitadas aparecen destacadas en la plataforma según un código de colores, de manera que a simple vista un pasajero sabe si la aportación solicitada por parte de un conductor está por encima de la sugerida por BlaBlaCar (siempre, obviamente, dentro de los límites establecidos), porque aparecerá señalada en rojo.

Tenemos hasta algoritmos que detectan patrones de viaje anómalos o que un conductor reciba aportaciones totales más elevadas de lo habitual

Además de estos límites preventivos, tenemos mecanismos de detección de aquellos usuarios que pueden estar intentando lucrarse. Hay diferentes mecanismos: desde avisos de la propia comunidad, que denuncia a quienes lo intenten hasta algoritmos que detectan patrones de viaje anómalos o que un conductor reciba aportaciones totales más elevadas de lo habitual. Como te decía anteriormente, gracias al sistema de reserva a través de internet tenemos constancia de todos esos factores y podemos detectarlo con más facilidad.

Por último, tenemos mecanismos que nos permiten detectar si un usuario que ha sido expulsado intenta volver a crearse una cuenta en la plataforma y evitamos su reingreso.

Como ves, la filosofía de la comunidad es clara, se basa en la compartición de gastos y esa es una máxima que hacemos cumplir y que, de hecho, cumplen la inmensa mayoría de nuestros 25 millones de usuarios en todo el mundo.

Si hablamos de compartir los gastos de un viaje, por tanto unos gastos concretos, ¿por qué, tal y como señaló el copresidente de CONFEBUS, el precio no es variable según el número de viajeros que lo realicen?

Lo primero que hay que señalar es que para compartir gastos no es condición necesaria que la aportación de los pasajeros sea variable. Como ya hemos visto, con el sistema existente en BlaBlaCar se comparten gastos de manera efectiva y no hay lugar al lucro.

Si las aportaciones fueran variables, muchos usuarios esperarían a que otro reservara su viaje antes que ellos

Pero es que, además, existe un motivo práctico. Si las aportaciones fueran variables, muchos usuarios esperarían a que otro reservara su viaje antes que ellos para asegurarse que así viajarían aún más barato, lo que acabaría significando que nadie podría planificar sus viajes, ni saber cuánto iba a gastar en los mismos. Lo hemos decidido así para que los usuarios tengan mayor poder, tanto a la hora de programar un trayecto, como cuando lo que se busca es reservar una plaza. Si las aportaciones son cerradas, no hay sorpresas, y sabes desde el primer momento cuánto dinero va a suponerte compartir los gastos.

Al principio su servicio era gratuito tanto para conductores como para viajeros, como lo continúan siendo otro tipo de plataformas similares a la suya, ¿por qué BlaBlaCar terminó cobrando una comisión? ¿Ya no viven únicamente de los inversores?

Tenemos una visión clara: queremos llevar el coche compartido hasta el último rincón de la tierra y queremos que la experiencia de compartir coche sea la mejor posible. Nuestra apuesta por la calidad necesita ingenieros que programen las mejores aplicaciones posibles, personas que atiendan y resuelvan las dudas de nuestros usuarios de la mejor manera posible, servidores que aguanten el tráfico de millones de usuarios de nuestra comunidad... También establecemos los sistemas de control que comentábamos antes, facilitamos que nuestros usuarios contacten enviándoles SMS y hasta hemos llegado a un acuerdo con una aseguradora como AXA para que proporcione coberturas adicionales a todos los viajes. Ejecutar esa visión y alcanzar los niveles de calidad que nos proponemos tiene un coste y, por tanto, requiere que generemos ingresos. Ninguna empresa vive únicamente de sus inversores, sino que sus inversores financian el crecimiento de la empresa esperando recuperar su inversión en el futuro.

Hemos hablado con varios conductores y nos indican que, cuando se establecieron las comisiones, les pidieron directamente que estas pudiesen ser compartidas por ellos y los viajeros, para preservar el hecho de compartir gastos del viaje, o incluso asumirlas ellos mismos en su totalidad. ¿Se les escuchó? ¿Por qué no se ofrecen estas opciones? ¿Por qué el coste de la comisión recae solamente sobre el viajero?

En BlaBlaCar siempre escuchamos a nuestros usuarios y los pasos que hemos dado siempre se han basado en escuchar a nuestra comunidad y resolver las necesidades de la mayoría de la misma. Las opiniones que comentas son absolutamente minoritarias y creo que el motivo es perfectamente entendible: con las cifras que hemos comentado con anterioridad es evidente que los conductores, por el mero hecho de estar usando su coche para viajar, corren con la mayor parte de los gastos y sólo llegan a cubrir una parte de los mismos.

Con este sistema de reserva a través de internet hemos reducido drásticamente el número de plantones

Además, con este sistema de reserva a través de internet hemos reducido drásticamente el número de plantones a conductores que sucedían en la plataforma antes de su implantación. Este es el mismo sistema que nos ha llevado a alcanzar 2.500.000 usuarios sólo en nuestro país y a tener más de 25 millones de usuarios en todo el mundo. La adopción y uso del mismo es evidentemente masiva.

Los usuarios, aseguran, que compartir coche también forja amistadesLos usuarios, aseguran, que compartir coche también forja amistades

La patronal señala que en el cobro de la comisión se demuestra el ánimo de lucro de BlaBlaCar. ¿Cuánto ingresa BlaBlaCar por ellas? ¿A qué asuntos se destina esa cuantía?

Es completamente diferente el ánimo de lucro de los usuarios, que no existe, ni puede existir, porque comparten gastos, que el que BlaBlaCar, como red social y empresa que tiene que asumir unos gastos de tecnología, innovación, plantilla, servicio de moderación, soporte, anchos de banda, desarrollo web, aplicaciones móvil, tratamiento de datos, etc., tenga.

Como comentábamos con anterioridad, es la forma en que podemos crecer para llegar a cada vez más sitios con un servicio y con un producto de mayor calidad. Así es como perseguimos que todo el planeta pueda desplazarse mucho más barato, optimizando recursos, y cuidando el medioambiente.

¿Cuáles son los beneficios económicos de su plataforma? ¿Los obtienen solamente por la comisión o tienen otras vías?

Como entenderás, como buen conocedor del mundo de Internet que eres, operamos en un entorno altamente competitivo en el que este tipo de cifras no se hacen públicas hasta que las empresas tienen un tamaño mayor; para evitar dar ninguna ventaja con esa información a nuestros competidores. BlaBlaCar, eso sí, no es una empresa en beneficio ahora mismo, dado que con los ingresos que obtenemos en mercados donde generamos ingresos, como Francia, España o Italia, financiamos la expansión a nuevos mercados. Nuestro modelo de negocio es claro: obtenemos ingresos por la puesta en contacto entre usuarios y no tenemos otras vías de ingresos.

BlaBlaCar, eso sí, no es una empresa en beneficio ahora mismo

El copresidente de CONFEBUS, Rafael Barbadillo, decía hace un mes en la entrevista que nos concedió:

La ley de transporte establece cuál es la figura del intermediario clarísimamente y es el que pone en contacto oferta y demanda. […] La ley también establece la diferencia entre transporte público y transporte privado, que este es aquel que se hace con el vehículo particular para traslados para uso propio, de familiares y de allegados, y no se puede cobrar por ello. [...] Y todo lo que está fuera de esa definición, se considera transporte público. Y aquí lo que se está haciendo es transporte público con vehículos privados a través de una plataforma que intermedia en la contratación.

¿Qué opina sobre estas declaraciones? ¿Cómo se defiende su plataforma frente a la acusación de ser un intermediario, una figura que estaría recogida en la ley, tutelando ese pago?

Sí, leímos la entrevista. Compartir gastos es algo que se ha hecho toda la vida y por eso la ley lo contempla dentro del concepto de transporte privado que, por cierto, el Sr. Barbadillo no reproduce con exactitud. La ley 16/1987 de ordenación del transporte terrestre recoge dentro del concepto de transporte particular la posible compensación de gastos del desplazamiento en su definición. Es decir, establece que compartir gastos es legal. Y no es que lo diga yo, es que lo dijo públicamente en su día el director general de Transportes del Ministerio de Fomento, que es la autoridad competente en este caso.

Estamos hablando de una ley de 1987 que ya contempla compartir gastos porque, como te decía, es algo que se ha hecho toda la vida. Por cierto, la consideración de transporte particular es exactamente la consideración que la actividad de nuestros usuarios tiene en todos los países de nuestro entorno.

Una ley de 1987 que ya contempla compartir gastos

Por último, el Tribunal Supremo estableció que las leyes hay que interpretarlas en el contexto en el que se viven y no únicamente en el que se escribieron. Y el concepto de allegado ha cambiado mucho desde la aparición de Internet. Según la propia definición de la RAE, allegado es aquel con el que existe cierta relación de confianza, y precisamente uno de los puntos clave de BlaBlaCar es que se trata de una comunidad de confianza, en la que hay todo tipo de herramientas para que conozcas de antemano con quién vas a viajar.

No somos un sistema de intermediación en el transporte, porque BlaBlaCar no tiene flota de coches, ni contrata conductores profesionales, ni fija ruta determinada, ni establece paradas, ni fija tarifa alguna. Somos una red social que pone en contacto a usuarios que quieren compartir los gastos de un trayecto y les proporciona un contexto de confianza para que puedan realizarlo.

A muchos potenciales usuarios de la compartición de coche les frena la idea de viajar con un desconocido, la seguridad a bordo y qué sucedería en caso de accidente, por ejemplo. ¿Qué les diría BlaBlaCar? ¿Qué pasaría con los pasajeros en el caso más grave, el de siniestro?

En BlaBlaCar son los propios usuarios los que construyen la plataforma a partir de comentarios y las valoraciones. Si un usuario vive una mala experiencia con otro, este se encargará de prevenir a toda la red social del problema dejando constancia con una mala valoración. De esta forma, en nuestra red social nadie es un extraño. En BlaBlaCar, la confianza, la construimos entre todos.

Al ser un viaje particular, en caso de cualquier incidente el seguro del coche obligatorio, el comúnmente conocido como “a terceros”, cubre a todos los pasajeros, como si de cualquier otro tipo de viaje se tratara. Pero es que, además, en BlaBlaCar ofrecemos, gracias a AXA, algunas coberturas adicionales sin coste extra para nuestros usuarios, para todos los viajes que se organizan a través del sistema de reserva online. Coberturas que incluyen asistencia en carretera con garantía de llegada al destino, cobertura adicional de daños para el conductor, asistencia jurídica o cobertura de objetos perdidos.

Dos usuarios de Blablacar posan frente a su cocheDos usuarios de Blablacar posan frente a su coche

Evitaron el cierre cautelar solicitado por la patronal de autobuses al Juzgado Mercantil número 2 de Madrid, según publicaron varios medios, gracias a la abundante documentación que presentaron ante el juez. ¿Qué datos contenía y cómo demostraban que esta acción no era necesaria?

A día de hoy no hemos tenido constancia de una resolución oficial de la vista previa; sí, claro, de los medios que citas. Los datos que aportamos son los que aclaran muchos de los temas de los que hemos hablado y que hemos mencionado en profundidad con anterioridad. Por citar algún dato más, quedó demostrado que sólo un 0,005% de los conductores activos en el último año cubrieron la totalidad de sus costes, y únicamente un 0,003% cubren la costes alcanzando un beneficio anual superior a 10€. Este informe concluye que los usuarios de BlaBlaCar no obtienen beneficios por ello, tal y como venimos manifestando desde que comenzamos nuestra actividad en España, hace ya 6 años.

Los usuarios de BlaBlaCar no obtienen beneficios por ello

¿Cuántos usuarios tiene actualmente su red social? ¿Cuál es la tendencia para los próximos años?

Hoy en día, en España hay más de 2 millones y medio de usuarios y, a nivel mundial, ya somos 25 millones. Además, nuestro ritmo de crecimiento es cada vez mayor. En este mismo mes de enero hemos comenzado a operar en República Checa y en Eslovaquia, de forma que ya estamos presentes en 22 países. Nuestra tendencia es continuar así, y cada vez a mayor velocidad, porque nuestro objetivo es llevar BlaBlaCar a todo el planeta.

¿Cuáles son sus planes de futuro para España si el fallo judicial previsible en los próximos meses no frena su actividad?

Queremos seguir creciendo a nivel nacional e internacional, como venimos haciendo; perfeccionando nuestra aplicación en los países en los que ya operamos, conociendo más historias de nuestra comunidad, que crece, y apostando por la innovación, que fortalece la confianza y fiabilidad dentro la comunidad de usuarios.

Y por último, nos gustaría conocer su opinión sobre el estado de la economía colaborativa en territorio español. ¿Queda mucho que hacer? ¿Qué le queda por hacer a la administración para protegerla, garantizarla e incluso promoverla?

La economía colaborativa es un paso adelante. Es cierto que es un fenómeno reciente, pero va a perdurar, es inevitable. Internet es la herramienta perfecta para colaborar y ha llegado al último rincón del planeta. Sin duda, la economía colaborativa seguirá creciendo y dando respuesta a un contexto mundial en el que cada vez somos más gente y en el que cada vez hay menos recursos. Colaborar, evolucionar hacia economías circulares y mucho más eficientes es sin duda el futuro.

Poco a poco se irá integrando en nuestra forma de pensar hasta que sea algo obvio e indiscutible. Queda aún mucho trabajo, y algunos aspectos de nuestro día a día que damos por establecidos morirán para dar paso a una economía en la que nadie se queda fuera, ni siquiera el medioambiente. Estamos viviendo un cambio y la regulación será acorde a él.

En España la administración se ha mostrado cauta pero respetuosa con la economía colaborativa, como es nuestro caso. Tenemos niveles de adopción de economía colaborativa similares a países punteros, como Reino Unido, Francia o Alemania, donde estamos viendo como hay políticas públicas de incentivo de actividades como la nuestra. Por poner un ejemplo, en esos países encontramos puntos de encuentro para usuarios de coche compartido en las ciudades, puestos por los ayuntamientos; o proyectos de ley que contemplan la rebaja de peajes para quienes compartan coche. Ese tipo de medidas, estoy seguro, acabaremos viéndolas en nuestro país también.

Actualización 01/02/2016

Hoy, primero de febrero, BlaBlaCar ha informado en un comunicado que ha recibido por parte del juez titular del Juzgado de lo Mercantil número 2 de Madrid, Andrés Sánchez Magro, la notificación oficial respecto al desistimiento del cierre cautelar de la plataforma solicitado por CONFEBUS.

La decisión era conocida desde noviembre tras una información adelantada por El Español pero, tal y como expresó Jaime Rodríguez, el country manager para España y Portugal de BlaBlacar en esta entrevista, no había sido comunicada de forma oficial.

La red social de viajes de larga distancia en coche compartido indica, asimismo, su «total satisfacción ante la decisión adoptada por el juez» y que ese ha sido «el primer paso de un proceso que afrontamos con la convicción y confianza de poder seguir explicando lo que somos y lo que no somos».

Relacionados

Nos encanta escucharte ¿Nos dejas tu opinión?