3 formas de conectar un smartphone o tablet, vía wifi, a un proyector

Un proyector proyectando
Te presentamos tres formas de conectar un teléfono inteligente o una tableta a un proyector mediante wifi: con aplicaciones, dispositivos pensados para ello o proyectores directamente compatibles con la tecnología

En los últimos años, gracias a una sensible bajada de precios, los proyectores se han convertido en un elemento más común todavía tanto en el sector empresarial y educativo, donde su implantación viene de lejos, como en muchos hogares, donde las posibilidades que ofrecen no han pasado desapercibidas. Su funcionamiento ha evolucionado, son más sencillos de utilizar, son más compactos, se pueden colocar en casi cualquier lugar y casi de cualquier forma y ofrecen unas calidades de imagen realmente buenas. Pero con su llegada definitiva y total, con su gran popularización, surgen también algunas preguntas tanto entre los más familiarizados con estos dispositivos como entre los menos.

Una de las más habituales es la siguiente: Además de las clásicas conexiones HDMI, VGA, RCA o incluso USB, ¿es posible utilizar la red wifi para realizar presentaciones o transmitir vídeo desde nuestro teléfono o tableta? La respuesta es sí, aunque con algunos matices, y en este artículo vamos a mostrarte diferentes métodos que te permitirán hacerlo. Desde los más baratos a los que requerirán ciertos desembolsos.

A través de aplicaciones de mirroring

El mirroring es, en pocas palabras, la proyección de la pantalla de un dispositivo, lo que vemos en ella, en la pantalla de otro. Y un software que nos permita hacer esto nos puede ser sumamente útil, y sobre todo económico, a la hora de realizar presentaciones o incluso trasmitir vídeo a un proyector como te vamos a explicar.

Tenemos varias posibilidades para conectar un teléfono o una tableta a un proyectorTenemos varias posibilidades para conectar un teléfono o una tableta a un proyector

La idea es básica: tenemos un portátil conectado a un proyector y un dispositivo, bien sea un teléfono o una tableta, con el contenido que queremos proyectar. Instalamos una aplicación como TeamViewer (iOS y Android), AirDroid (Android) o Reflector (iOS) en el dispositivo móvil y, según lo que necesite cada una, la correspondiente versión de escritorio en el ordenador (en el caso de AirDroid simplemente basta con acceder a una dirección a través del navegador).

Con todo ello listo, simplemente bastaría con empezar a transmitir las imágenes al ordenador y, de ahí, al proyector. Sin más gasto que el que pudiesen tener las aplicaciones, aunque AirDroid por ejemplo es gratuita, podríamos conectar nuestro dispositivo vía wifi a un proyector.

Gracias a Chromecast, Miracast o Apple TV

Sin embargo, si queremos ir un poco más allá y no nos basta poner en práctica la suerte de carambola que os hemos propuesto en la primera solución, pasamos a una siguiente en la que entran en juego elementos adicionales: un Chromecast, un dispositivo Miracast o un Apple TV.

En los tres casos el planteamiento es el mismo: conectamos el Chromecast, el dispositivo Miracast o el Apple TV al proyector y, mediante los protocolos adecuados a cada sistema, transmitimos la información.

Conectores de una de las versiones de Apple TVConectores de una de las versiones de Apple TV

Con el primero, el invento de Google, simplemente debemos descargar en nuestro móvil o tableta (iOS o Android, da lo mismo) la aplicación Chromecast y escoger la opción Cast Screen o Enviar pantalla. Listo.

Cuando hablamos de Miracast, el ámbito de compatibilidad se reduce un poco ya que, a gran escala, solamente Android ha ido introduciendo el soporte para este protocolo. La ventaja es que, si nuestro dispositivo es compatible, no tendríamos que instalar ninguna aplicación. Con acceder a los ajustes, normalmente a las opciones de pantalla, nos debería aparecer el ítem Habilitar pantalla inalámbrica. Activándolo, estaríamos transmitiendo la información de la misma al proyector.

Por último, con el Apple TV, estamos en una situación similar a la del Miracast. La compatibilidad en este caso se reduce a los dispositivos de Apple y, además, hablamos de emplear un dispositivo que específicamente no ha sido diseñado para el fin con el que lo emplearíamos, pero que nos haría el papel. Con esta posibilidad, simplemente deberíamos conectar el receptor multimedia al proyector y, mediante el protocolo de transmisión de Apple, AirPlay, compartir la pantalla. No haría falta instalar ninguna aplicación. En esencia, bastante sencillo.

Mediante proyectores con wifi y las aplicaciones adecuadas

Y finalmente la forma más obvia, directa y sencilla de poder trasmitir una presentación desde un smartphone o una tablet es teniendo, naturalmente, uno de los diferentes proyectores existentes en el mercado con conexión inalámbrica. Normalmente estos modelos requieren de la instalación de una aplicación en los dispositivos, disponible en las respectivas tiendas de aplicaciones, que permiten el funcionamiento.

Un proyector estándarUn proyector estándar

Simplemente tendremos que encender el proyector, con nuestro teléfono o tableta buscar la red local wifi que distribuya, realizar una vinculación a la misma y listo. Desde ese mismo momento, a través de la app del fabricante, podremos mostrar imágenes, presentaciones o incluso navegar por internet, con opciones como la realización de anotaciones en vivo.

¿El único inconveniente de esta posibilidad? Que podemos tener problemas a la hora de transmitir vídeo, precisamente el interés que normalmente tiene el usuario doméstico de proyectores. La razón no es otra que la escasa velocidad de transmisión que la mayoría de proyectores tienen por el momento. Esta característica permite transmitir imágenes fijas, gráficos y texto sin problemas, pero a la hora del vídeo flaquea. Sin embargo, con el tiempo y nuevos modelos, dejará de ser un problema.

Relacionados

Nos encanta escucharte ¿Nos dejas tu opinión?