Clean my Registry, básico pero eficiente

Siguiendo la serie de posts sobre el registro de Windows, hoy le toca el turno a Clean my Registry, que actualmente está en su versión 4.7. Al...
Clean my Registry

Siguiendo la serie de posts sobre el registro de Windows, hoy le toca el turno a Clean my Registry, que actualmente está en su versión 4.7. Al encender el programa sale una ventana con un logo y una frase en la que se explica que la aplicación fue nominada en mayo de 2007 para la Lista de las 101 Cosas Gratuitas Fantásticas de la revista PC World. Paradojas de la vida, ahora es de pago. La versión que hemos probado es una demo que sólo funciona 30 días y que además tiene desactivadas algunas funciones.

Clean my Registry destaca por su sencillez. Frente a las mil funciones que tienen otras aplicaciones similares, ésta se limita a escanear y limpiar el registro de Windows. Para controlar completamente el rastro que dejan las aplicaciones en él, dispone de la original función de monitorear el estado del registro al instalar y desinstalarlas, de modo que conoce en cada momento los cambios que el software infringe en él. Para ello se deben instalar las aplicaciones mediante el mismo Clean my Registry, a través de una opción de modo avanzado que aparece en la ventana principal.

Clean my Registry requiere una cierta disciplina para acostumbrarse a instalar el software a través de él. La interfaz es incómoda y no destaca por su elegancia, pero el resultado es bastante efectivo. A pesar de que ya no sea gratis, sigue siendo un programa eficiente.

Relacionados

Nos encanta escucharte ¿Nos dejas tu opinión?