Fotógrafo con su cámara Canon

La Regla de los Tercios, la Ley del Horizonte, la identificación del centro de interés, la preferencia por los grupos de tres, el espacio negativo… en lo que se refiere a composición hay muchos detalles que puedes tener en cuenta para hacer más atractivas tus fotografías. Pero el primer paso es dominar la técnica. En este artículo queremos mostrarte cómo leer el histograma de una fotografía para que puedas sacar el máximo partido a tu cámara digital.

Este excelente vídeo de Francisco Lujan te resumen en poco más de 3 minutos todos los conceptos que veremos a continuación:

Entendiendo el histograma

En fotografía digital, cada imagen está formada por píxeles que equivaldrían a los granitos formados por haluros de plata sensibles a la luz de la fotografía analógica tradicional. Cada píxel contiene la información del color de esa porción. Por poner un ejemplo, en el caso de las imágenes JPEG que usan 24 bits de color (8 bits por cada canal: rojo, verde y azul) esa información se representa con un valor de 0 a 255.

Aplicado al campo de la fotografía, el histograma es una representación estadística que de forma gráfica muestra mediante columnas el número de píxeles que hay de un mismo tono. El eje vertical informa de la "cantidad" de píxeles, mientras que el eje horizontal hace referencia a los valores de luminosidad que podemos clasificar de izquierda a derecha en: tonos oscuros, medios y claros. ¡Atención a lo siguiente! Siempre estamos hablando de tonos de colores no de colores.

Histograma de una foto en CorelHistograma de una foto en Corel

El amigo "bocazas" de la exposición

Al leer el histograma, nos haremos una muy buena idea de la exposición de una fotografía. Este concepto hace referencia a la cantidad de luz que deja pasar nuestra cámara y depende de varios factores como: la velocidad de obturación, la apertura del objetivo y la sensibilidad escogida (valor ISO).

Entonces, ¿por qué es tan importante el histograma? Este gráfico estadístico nos da a conocer de un vistazo si la exposición de nuestra foto es correcta nada más acabar de tomarla, ya que da información acerca de cómo es la iluminación de la fotografía y cómo se reparten los tonos en ella.

Cómo consultar el histograma

La mayoría de cámaras digitales actuales (compactas, bridge o réflex digital) ofrecen la posibilidad de ver el histograma tras tomar la fotografía, generalmente pulsando el botón "Display" de la cámara. En los smartphones que no cuenten con esa posibilidad también existen algunas aplicaciones que se pueden instalar para conseguirlo.

Retoque del histograma

Una vez hemos tomado una fotografía es posible realizar correcciones de exposición manipulando el histograma. Aunque hay que tener en cuenta que esta corrección será más o menos exitosa en función de cómo de cerca esté nuestra foto de la exposición correcta.

Ventana de Niveles en CorelVentana de Niveles en Corel

Tus grandes aliados para la modificación del histograma serán programas como Photoshop, Lightroom, Corel Paint Shop Pro o GIMP. Todos ellos cuentan con la herramienta Niveles.

Cómo leer el histograma de una fotografía

En la mayoría de cámaras digitales se muestra el histograma RGB que en la misma gráfica representa una mezcla de los valores tonales de cada uno de los canales RGB. Sin embargo, algunas cámaras son capaces de descomponer el histograma para cada canal y también de representar el histograma de niveles de gris, que es el más utilizado para medir la luminosidad de una fotografía.

Histograma de niveles de gris y para cada uno de los canales RGBHistograma de niveles de gris y para cada uno de los canales RGB

Este histograma de niveles de gris es especialmente útil en las imágenes en las que la cantidad de algún color está muy descompensada respecto a los demás. En cualquier caso un histograma RGB nos servirá bien en la mayoría de casos.

Los casos más comunes que encontrarás al leer el histograma son estos:

Sobreexposición

Las fotos sobreexpuestas presentan un histograma sin información en la zona de sombras ni en la zona media. Toda la información se amontona en la zona de luces (en la parte derecha del histograma). Otro indicativo de que una imagen está sobreexpuesta son los picos elevados en esta parte del histograma.

Histograma de fotografía sobreexpuestaHistograma de fotografía sobreexpuesta

Subexposición

Por el contrario, cuando el histograma acumula toda la información en la zona de sombras (en la parte izquierda), la imagen con toda probabilidad está subexpuesta. En estos casos, en la zona media y en la zona de luces apenas hay información. Otro indicativo son los picos elevados en la zona izquierda del histograma.

Histograma de fotografía subexpuestaHistograma de fotografía subexpuesta

Poco contraste

Las fotos de bajo contraste tienen poca diferenciación entre las luces y las sombras. La información se concentra en una misma zona, ya sea en el centro, a la derecha o a la izquierda del histograma.

Retoque de Curvas en una fotografía con poco contrasteRetoque de Curvas en una fotografía con poco contraste

Alto contraste

Al contrario que en las fotos de bajo contraste, cuando la información aparece únicamente en los extremos del histograma tenemos una imagen de alto contraste. Verás que la zona media aparece prácticamente vacía.

Histograma de una fotografía con alto contrasteHistograma de una fotografía con alto contraste

Tonos destacados

En imágenes que presentan un tono homogéneo, pero en las que algunos elementos destacan con un tono de color diferente al predominante, el histograma aparece salpicado de unos picos que ofrecen su información lumínica.

Histograma de una fotografía de tono homogéneo con colores destacadosHistograma de una fotografía de tono homogéneo con colores destacados

El histograma perfecto

Nuestra fotografía tendrá la exposición correcta cuando el histograma arroje unos niveles lumínicos bien repartidos a lo largo de todo el eje horizontal. De esta manera, se puede decir que la imagen está ofreciendo la mayor información tonal posible, es decir, tiene un buen rango dinámico (dentro de las posibilidades de cada cámara).

Toda buena regla tiene su excepción

En algunas situaciones, la información no aparecerá completamente repartida en el eje horizontal. Sin embargo, la toma será correcta. Por ejemplo, en una foto en la que no hay sombras (como en un paisaje nevado) es normal que el histograma no refleje información en las sombras. Lo mismo puede ocurrir con los tonos medios.

El "derecheo" del histograma

Un concepto interesante en fotografía es lo que se conoce como "derecheo" del histograma. Puesto que la zona de las sombras es la que más ruido recoge, se trata de aprovechar al máximo la zona de las luces del histograma (la parte derecha) para obtener el menor ruido posible. El criterio que se suele seguir consiste en situar lo más a la derecha posible las zonas en las que quieras mantener el detalle, eso sí, sin que se quemen por una sobreexposición.

Julian Marinov nos explica muy bien esta técnica:

En 3 pasos se trata de hacer lo siguiente:

  1. Medición puntual
  2. Bloqueo de la exposición
  3. Sobreexposición

Como puedes ver, el histograma tiene mucho que ver a la hora de hacer mejores fotos. Con un poco de práctica, puedes sacar mucho partido a estos conceptos.

Daniel Dionne editada con licencia CC 2.0

Relacionados

Nos encanta escucharte ¿Nos dejas tu opinión?