Correo electrónico

A nuestra disposición tenemos muchos clientes de correo electrónico, cada uno con sus características y funcionalidades. Algunos de los más conocidos son Eudora, Outlook, Postbox o Thunderbird. Aunque hay muchos otros como Avanti! o eMailaya.

El empleo del correo electrónico es muy habitual. Pero, ¿te has planteado alguna vez los peligros provenientes de su uso?

El funcionamiento del correo electrónico, a grandes rasgos, consiste en el envío de los datos a un servidor de salida SMTP, que a su vez lo reenvía al servidor de entrada POP3 correspondiente. Éste finalmente, espera a que el receptor del mensaje lo recupere en su bandeja de entrada.

Pero, este proceso sencillo a simple vista entraña numerosos peligros.

De hecho, se trata de una de las formas más frecuentes de infección de los equipos informáticos. Por no hablar del molesto spam o correo basura que acaba saturando la bandeja de entrada a menos que nos descuidemos.

Y aquí no acaban los riesgos. Es ya una práctica extendida el envío de mensajes de correo electrónico fraudulentos, donde se imita la imagen corporativa de una empresa con el objetivo de obtener contraseñas y otro tipo de información privada.

Por ello, es conveniente tomar algunas precauciones:

  • 1. ¡Adiós! al spam. ¿Conoces el remite de un correo? Si la respuesta es no, ni se te ocurra abrirlo. A veces por curiosidad entramos en correos con títulos llamativos, pensando que son inofensivos. Pero, ni te imaginas toda la información que proporcionas al que envía el mensaje con sólo abrirlo: cuándo lo abriste, cuántas veces, si lo has reenviado, ...
  • 2. Deshabilita la carga de imágenes automática. La mejor opción si utilizas el correo web es visualizar los correos en modo texto. De esta forma, estarás evitando gran parte de los ataques a tu privacidad.
  • 3. ¡Cuidado! con los adjuntos. ¿Estás seguro de que se trata el archivo que has recibido en tu correo? Siempre que sea posible descarga cualquier aplicación que necesites desde su página oficial.
  • 4. Otra práctica recomendada es borrar siempre el historial, así como la caché, o siempre acordarse de desmarcar la opción de guardar contraseñas para evitar que otras personas puedan tener acceso a nuestras cuentas.
  • 5. No aceptes correos de desconocidos, aunque te digan que has ganado la lotería o un Audi.
  • 6. Fíjate siempre en la información del encabezado del correo, ya que la dirección de correo electrónico es muy fácil de falsear desde las opciones de configuración de tu cliente de correo.
  • 7. Nunca emplees enlaces para acceder a sitios como tu banco en Internet u otros organismos oficiales. Podrían ser redireccionamientos a otros sitios fraudulentos. En este punto, deberíamos fijarnos en distintos signos que nos pueden hacer pensar que se trata de phising, como logotipos corporativos deformados, petición de datos privados, ...
  • 8. Emplea la opción de correo no deseado sin mesura. Siempre que desconfíes de un correo, ¡a la basura!. O en este caso a la bandeja de correo no deseado.
  • 9. Usa la Copia Oculta. Tanto los clientes de correo como los webmails disponen de la opción de CCO (Con Copia Oculta), también conocida como BCC (Blind Carbon Copy) para enviar un correo a varios destinatarios, manteniendo ocultas sus direcciones de correo. Usar esta opción, más que una recomendación es una obligación, ya que la dirección de correo electrónico es un dato privado protegido por la Ley de Protección de Datos, y además, en caso de que uno de estos correos con múltiples destinatarios llegará a un spammer, le facilitaría un buen material.

Relacionados

Nos encanta escucharte ¿Nos dejas tu opinión?