¡Irresponsable! 10 tips para crear contraseñas seguras

Un candado para tu privacidad
Una contraseña fuerte no es la panacea en seguridad para proteger tu información pero es de cajón que siempre es mejor que una débil. Te ofrecemos 10 consejos que te ayudarán a contar con claves sólidas para tus diferentes cuentas

A menos que seas mi abuela no te habrá pasado por alto la cantidad de información personal que en la actualidad mantenemos a salvo tras unas credenciales de usuario y una contraseña (todo lo a salvo que se pueden mantener en los tiempos que corren). Es por eso que si nos gusta que nuestra información personal sea privada, es recomendable seguir una seria de pautas y consejos en cuanto a la gestión que llevamos a cabo de nuestras claves digitales.

10 consejos tan importantes como obvios para asegurar nuestras claves

Sí, algunos de ellos son consejos obvios, pero a pesar de ello son cosas que no todos seguimos al pie de la letra. Siguiéndolos es cierto que nuestras cuentas de usuario vayan a ser inexpugnables, pero al menos descartaremos aquellos supuestos más sencillos en los que podemos ver nuestra intimidad digital violada.

1. Usa software generador de contraseñas

Existen programas descargables o servicios online, que se encargan de generar contraseñas. Puede hacerlo a partir de una secuencia de caracteres que tú le proporciones por lo que a partir de ese patrón te conseguirá contraseñas fáciles de recordar. Otros las generan automáticamente y estas, habitualmente, no son nada fáciles de recordar. Por ejemplo tenemos Passcreator en línea.

Un ejemplo de contraseña generada automáticamenteUn ejemplo de contraseña generada automáticamente

2. Utiliza una contraseña diferente para tus cuentas

Correo, Instagram, Facebook, Twitter, Skype... ¿De verdad vas a utilizar la misma para todo? Por supuesto que es más fácil acordarse de una única clave que de varias de ellas pero es que si por una de aquellas alguien con dudosas intenciones la consiguiese... pues eso, todas tus cuentas de usuario y la posible información personal que en ellas almacenes puede cambiar de manos.

Haz un pequeño esfuerzo y trata de establecer una contraseña diferente para cada servicio de los que utilices, que no cuesta tanto.

3. Doble verificación

Añade una capa extra de seguridad con la verificación en dos pasos. Facebook o Gmail, por ejemplo, te permiten introducir tu teléfono para que éste reciba las claves necesarias para iniciar sesión.

No dudes en añadir capas extra de seguridadNo dudes en añadir capas extra de seguridad

4. Usa una contraseña fuerte combinando letras, números y símbolos

Imaginemos que tenemos la contraseña malavida. Si se utilizase la fuerza bruta para tratar de sacarla sería más complicado si se utilizase Malavida, más difícil si fuera MaLaViDa y mucho más si hablásemos de M.a.L.a.V.1.D.a. El número de combinaciones posibles diferentes entre la primera de las opciones de 8 de caracteres y la última de 15 caracteres que además incluye mayúsculas y símbolos, es de millones.

5. Pon a prueba tus contraseñas

Es recomendable que compruebes tu contraseña habitualmente. Puedes hacerlo mediante servicios online que indican cuál es la fortaleza de tu palabra clave. Microsoft tiene su propio servicio para este menester y existen otros como el de password.es o How Secure is My Password?.

Microsoft te dice si tu contraseña es segura o noMicrosoft te dice si tu contraseña es segura o no

6. Crea tu propia pregunta de seguridad

La mayoría de servicios online te ofrecen la posibilidad de disponer de una o dos preguntas de seguridad. Estas son bastante estándar, del tipo ¿Cómo se llama tu madre?, ¿Cuál era el nombre de tu primera mascota? o ¿Dónde naciste?. La verdad es que cualquiera que te conozca apenas puede dar con esas respuestas.

Si se te ofrece la posibilidad crea tu propia pregunta de seguridad. Una pregunta cuya respuesta únicamente conozcas tú... así que descarta preguntarte por cosas como el nombre de tu amor platónico porque aunque tú no lo creas ya sabe todo el mundo quién te gusta, que esas cosas suelen saltar a la vista.

7. Sé precavido con tus contraseñas

Esto significa que no las escribas en papeles y mucho menos las dejes sobre tu mesa, junto al PC y esas cosas. ¿Hace falta que digamos que cualquiera que pase por ahí podrá verlas y usarlas? Si utilizas un ordenador compartido y decides almacenarlas en un fichero (cosa poco aconsejable), al menos no lo llames Contraseñas o algo obvio. Haz el favor...

Un postit con tu contraseña junto a tu ordenador, móvil o tableta no es buena ideaUn postit con tu contraseña junto a tu ordenador, móvil o tableta no es buena idea

8. No compartas tus contraseñas

Éste es de cajón. No compartas tus contraseñas con nadie... ¡Ni con tu madre! Nunca sabes si esta persona podrá tener un momento de debilidad y meter las narices donde no quieres que las meta nadie.

9. Dispón de cuenta de correo alternativa

Una cuenta de correo alternativa es fundamental en caso de que necesites recuperar, por ejemplo, tu e-mail. Lo es porque es aconsejable utilizar una cuenta de correo alternativa donde poder recibir en ella tu contraseña si perdiste la anterior. Mantenla actualizada y asegúrate de que puedes recibir correo en ella con total normalidad.

No dudes en contar con cuentas de correo alternativasNo dudes en contar con cuentas de correo alternativas

10. Recurre a un administrador de contraseñas

Existen diferentes programas y servicios que te ayudan a administrar tus diferentes contraseñas. Están los que las almacenan detrás de una contraseña maestra y puedes conectar tus diferentes cuentas y servicios a él. Luego están los que generan contraseñas maestras y luego generan contraseñas fuertes para nuestros diferentes servicios. Soluciones hay muchas... por ejemplo 1Password, disponible para Windows, Mac, iOS y Android. Por cierto, también permite generar contraseñas.

Relacionados

Nos encanta escucharte ¿Nos dejas tu opinión?