Qué es la IPTV y como funciona

Si estás familiarizado con el consumo de TV a través de Internet posiblemente te hayas encontrado con el término IPTV en más de una ocasión. Son las siglas de Internet Protocol Television: se trata un sistema de emisión de señales de TV a través de conexiones de banda ancha basadas en el protocolo IP. Si eres usuario de algún paquete de TV de Movistar, Vodafone u otra operadora de telecomunicaciones tu TV quizás funciona mediante IPTV, ¿lo sabías? Se basa en la emisión de señales de vídeo en streaming y supone un cambio importante de la forma en la que los usuarios acceden y disfrutan del contenido. Mientras que en la TV tradicional los usuarios no pueden elegir más que entre unas opciones programadas, en la IPTV es el propio usuario quien selecciona la programación, lo que amplía mucho la personalización de contenidos.

Diferencias entre IPTV y OTT

Llegados a este punto y antes de profundizar sobre el IPTV posiblemente sea muy necesario diferenciar aquí los conceptos de IPTV y OTT, la mundanamente conocida como televisión por Internet: IPTV y OTT son dos términos que a menudo se suelen confundir y usar indistintamente pero que no son lo mismo, pese a estar basadas en la misma idea.

OTT es el acrónimo de Over the top, también conocido como TV por Internet, y hace referencia a la transmisión de vídeo en streaming a través de la red pero sin infraestructura adicional, sin tener un ancho de banda dedicado, siempre condicionada por el dispositivo en el que se reproduce y la calidad de su conexión. Por lo tanto es un entorno menos controlado y tiene un carácter más abierto, no existe un mínimo de calidad asegurado. Cuando consumes TV por Internet estás haciendo uso del ancho de banda normal de la conexión, por lo que compartes consumo del ancho con la navegación web, la descarga de archivos y el resto de actividades habituales de un PC conectado a Internet y estás sujeto a los vaivenes técnicos del envío y recibo de paquetes de datos. Este modelo es el que utilizan aplicaciones de vídeo bajo demanda populares como Yomvi, Netflix o Wuaki. La TV por Internet está disponible en cualquier lugar donde haya una conexión.

En cambio IPTV se desarrolla en una red propia privada, un entorno cerrado y controlado que tiene un ancho de banda dedicado y específico, lo que garantiza la calidad de las transmisiones además de ofrecer más canales. En ese sentido es similar a la tradicional TV por satélite o por cable. Normalmente la IPTV está en manos de operadores de telecomunicaciones que actúan por zonas geográficas delimitadas y por tanto solo se puede acceder a su contenido si se contrata el servicio, pero como veremos más adelante también es accesible desde un PC o un móvil. Lo normal es que sean redes seguras gestionadas por el mismo proveedor del servicio que requieren importantes inversiones de dinero. Para ver IPTV normalmente necesitarás un descodificador, que se proporciona por el operador que presta el servicio. Muchas veces estos aparatos tienen más prestaciones aparte de decodificar la señal, como puede ser la grabación y el almacenamiento de los contenidos.

El precio es también una diferencia determinante: mientras que los contenidos de la TV por Internet son en muchos casos gratuitos, aunque la oferta de contenidos de pago en este modelo es creciente, en la IPTV normalmente se abona una cuota mensual por los servicios.

Requisitos técnicos

Para que la IPTV pueda funcionar existen una serie de requisitos técnicos, toda una infraestructura que como hemos visto es proporcionada por los principales operadores de telefonía. Tampoco es cuestión de convertir esto en un listado infernal de tecnicismos, por lo que te basta con saber algunos datos orientativos e investigar sobre ellos si realmente quieres conocer mejor la parte técnica del proceso:

  • Ancho de banda: a grandes rasgos la IPTV puede desarrollarse sobre dos tipos de canales diferentes, que requieren de un mayor o menor ancho de banda, también a expensas del formato de compresión y codificación usado en el vídeo. Es necesario contar con una buena conexión a Internet, dado que no es lo mismo tener una conexión ADSL que una conexión mediante fibra. En el primer caso siempre se reservan 3Mb del ancho de banda contratado para la señal de vídeo, mientras que en el caso de la fibra la señal va por su propio ancho de banda y no resta absolutamente nada a la capacidad contratada. Solo en este último modelo se puede garantizar la emisión ininterrumpida de contenido HD con independencia de dispositivos conectados o tareas que estén realizando.
  • Relación de señal-ruido superior a 13dB: necesario para poder garantizar la estabilidad de la transferencia de archivos. Este valor cuanto más alto sea, mejor.
  • Atenuación menor de 40dB: cantidades mayores pueden provocar caídas constantes del servicio.

Componentes de una red IPTV

Ahora debemos detenernos en los principales componentes de la infraestructura. Para que un sistema IPTV funcione correctamente necesitarás todo esto:

Fuentes de la señal y decodificador

En primer lugar necesitas tomar la señal de algún proveedor de contenidos que la distribuye a través de Internet. Sobre esto más adelante comentaremos un poco más, pero normalmente son los operadores quienes emiten la señal IPTV a sus abonados. Por otra parte necesitarás el decodificador, que es el aparato encargado de traducir la señal que recibe. En función del operador te pueden suministrar diferentes modelos y con diferentes prestaciones como es la grabación de contenidos y su almacenamiento local u online, la posibilidad de avanzar, retroceder o pausar la emisión y en algunos casos hasta conectar con tu PC a través de Plex. Todo depende del modelo que te hayan proporcionado al contratar el servicio o el aparato que estés utilizando para recibir la señal.

Diagrama de funcionamiento de la IPTVDiagrama de funcionamiento de la IPTV

Formatos de transmisión de vídeo y audio

La elección de los formatos de vídeo y audio en un sistema IPTV es muy importante para asegurar la estabilidad y calidad de las transmisiones. Los formatos más utilizados actualmente son:

  • H.261: uno de los formatos tradicionalmente más usados y válido para la trasmisión de vídeo y audio, es la base de muchos otros.
  • MPEG-1: con su uso se alcanza una calidad similar a la del vídeo VHS. Su popularidad es incuestionable al ser totalmente compatible con ordenadores y reproductores DVD.
  • MPEG-2: Se trata del formato usado por los DVD y asegurar una calidad decente a pantalla completa.
  • H.263: usado sobre todo para videoconferencia y videotelefonía.
  • MPEG-4 parte 2: una mejora del MPEG-2.
  • MPEG-4 parte 10: es el formato más popular en la actualidad en este tipo de emisiones, también conocido como H264.
  • WMV: propiedad de Microsoft, usado para emitir vídeo a través de conexiones lentas y para alta definición.

Servidores de contenidos

Los servidores son otra parte muy importante de la ecuación ya que se encargan de almacenar los contenidos y funcionar a modo de copias de seguridad de los mismos, pero no solo. Hablamos de servidores IP capaces de enviar flujos de vídeo diferentes y que además utilizan un canal de comunicación bidireccional de manera que puedan recibir también información del usuario, por ejemplo a la hora de comprar una película o un partido de fútbol, por lo que se encargan de toda la parte de petición de vídeos bajo demanda. Por último y no menos importante, garantizan la velocidad necesaria para toda la infraestructura usando estándares como Gigabit Ethernet.

La popularidad de la IPTV

Una vez hemos conocido mejor qué es la IPTV y cómo funciona, es imposible no hacerse la pregunta: ¿por qué resulta tan popular este tipo de emisión en Internet y a qué se debe la proliferación de programas y apps para verla? Pues ni más ni menos que al pirateo de contenidos. Durante los últimos años han aparecido muchísimos receptores IPTV piratas que por una pequeña inversión permitían a los usuarios piratear la señal. Los receptores IPTV son legales, sin embargo no lo es su venta con software preinstalado que permite piratear la señal directamente, y ese ha sido un importante foco de negocio en los últimos tiempos hasta que en 2017 el Tribunal de Justicia de la Unión Europea determinó que este tipo de productos no eran legales.

En la actualidad en Internet se puede encontrar fácilmente todo tipo de archivos M3U, que son listas de canales pirateados que se pueden utilizar sin ningún problema en un PC, un smartphone o en la TV utilizando el software adecuado. Estas listas se actualizan continuamente para evitar los bloqueos y restricciones de los operadores, quienes lógicamente han todo lo posible por impedir que pirateen su señal. Con ello poco a poco las señales satélite están quedando en desuso, pues son las que se piratean para ofrecer estas señales. Nadie se expone a piratear la señal original ya que es fácilmente detectable por el operador.

Algunos programas para ver la IPTV

Dicho esto, ¿qué tal un par de opciones de software disponible para la reproducción de contenidos IPTV? Todo bajo tu propia responsabilidad, por supuesto.

  • Kodi: el sucesor de XBMC es capaz de cargar listas M3U directamente desde su interfaz. Si tienes en cuenta la cantidad de aparatos sobre los que puede correr es la opción perfecta.
  • IPTV Extreme: una de las últimas opciones disponibles en Android. Como es lógico no ofrece ningún tipo de lista y tampoco cuenta con reproductor integrado, por lo que tendrás que buscarte las castañas en la red y descargar un reproductor específico. Ellos mismos recomiendan VLC o MX Player.

Vídeo y más vídeo: descargar gratis, editar, reproducir...

Otros relacionados

Nos encanta escucharte ¿Nos dejas tu opinión?