RegSupreme: una completa e intuitiva opción de pago

Hace unos días, mi compañero Alex os habló de un interesante programa gratuito que usa para limpiar el registro de Windows, RegCleaner. Hoy os hablaré...
RegSupreme

Hace unos días, mi compañero Alex os habló de un interesante programa gratuito que usa para limpiar el registro de Windows, RegCleaner. Hoy os hablaré de su hermano mayor, RegSupreme, que es una versión de pago desarrollada por el mismo autor. Obviamente es bastante más completa, pero también más peligrosa. Recordad que cuando tocamos el registro de Windows un fallo puede llegar a ser mortal para el sistema, así que tened cuidado.

A diferencia de RegCleaner, que ya no se actualiza, RegSupreme puede funcionar en Windows Vista, y es una opción interesante si trabajas con dicho sistema.

Al instalar el programa primero pide en qué idioma lo queremos. Tiene la opción de eliminar el resto de idiomas que no usemos, lo que ahorra espacio en el disco duro.

Durante la instalación aparece un pequeño tutorial con consejos, la mayoría de los cuales se podrían resumir en una sencilla frase: "¡Ojo con lo que toques!". Conviene que los leas porque alguno te puede ser de utilidad.

Una vez hemos iniciado el programa, lo normal es que nos pida actualizar su caché interna. Si la caché no se actualiza alrededor de dos veces al mes las opciones de reparación pueden dejar de funcionar correctamente.

    La primera vista es una ventana con cinco iconos, cada uno referido a una funcionalidad diferente:
  • Administrador de Software. En él aparece una lista del software que tenemos instalado. Entre las opciones de que dispone, una muy interesante es el Asistente de Desinstalación, mediante el cual podremos borrar todo el rastro dejado por cualquier programa en nuestro ordenador.
  • Administrador de Inicio. Administra las aplicaciones que se arrancan automáticamente al inicio de Windows. Podemos bloquearlas, permitirlas o añadir las que queramos.
  • Administrador de Registro. Nos permite tocar el registro de Windows. Tenemos que ir con mucho cuidado porque podemos borrar cosas importantes.
  • Compactador de Registro. Nos permitirá compactar cualquier archivo de almacenaje de nuestro registro.
  • Limpiador de Registro. Es muy completo y lo que verdaderamente marca la diferencia respecto a otros programas parecidos. Dispone de unos 16 modos de exploración presentados en dos configuraciones, el modo normal y el profundo, que le añade la exploración de datos MRU y de Active X y es recomendable solo para usuarios experimentados. El limpiador dispone de dos opciones de modos de análisis: el normal, que analiza los datos que sean propensos a errores y es bastante rápido; y el de referencia, que analiza todo tipo de datos y es bastante más lento. Ambos tipos de análisis suelen dar los mismos resultados, así que es recomendable usar el segundo solo para pruebas. Los resultados se nos pueden presentar en una lista estructurada con forma de árbol para ver y reparar fácilmente los errores, o en otra desordenada que no es muy recomendable. También podemos añadir palabras de búsqueda y el limpiador solo mostrará datos erróneos del registro que coincidan con ellas, como por ejemplo el nombre de un programa específico. Entre las opciones avanzadas RegSupreme nos permite usar el rendimiento más bajo posible de nuestra CPU o borrar o reparar automáticamente todos los datos erróneos encontrados (lo que supone una temeridad). Una vez hayamos configurado las diferentes opciones que nos ofrece el programa, le daremos a Analizar y esperaremos a ver los resultados. Con ellos en el monitor, podemos elegir entre repararlos todos o solo los seleccionados. Para no llevarse sorpresas desagradables lo mejor es echarles un vistazo antes de meter la pata.

Cada vez que hacemos una operación crítica de la que puede que acabemos arrepintiéndonos, aparece una ventana de RegSupreme invitándonos a guardar al instante una copia de seguridad, lo cual es muy útil para novatos y despistados.

RegSupreme es una muy buena opción para tener un control completo del registro de Windows. Tanto su amplitud de funciones como su carácter intuitivo hacen de él un programa apto para expertos y novatos. Aunque existiendo opciones gratuitas en el mercado, es cuestión de cada uno decidir si vale la pena.

Relacionados

Nos encanta escucharte ¿Nos dejas tu opinión?