Macintosh Portable del año 1989

Aunque nos quejemos con frecuencia de las prestaciones de nuestro ordenador de trabajo o del PC que tenemos en casa, por suerte ninguno de ellos debería resultar tan desastroso como algunos de los ordenadores que tiene el dudoso honor de formar parte de esta lista de los peores ordenadores de la historia de la informática. Sin olvidarnos de los Packard Bell de los años 90 que básicamente nos vendían el mismo ordenador año tras año, con los mismos componentes obsoletos, metidos en cajas de diferentes formas y tamaños, y que merecerían un artículo aparte, nos vamos a centrar en modelos concretos de ordenadores que resultaron ser un fracaso, ya sea por su diseño estético o por sus prestaciones en el momento de su lanzamiento.

Diez computadoras que no le regalarías a tu peor enemigo

Seguramente falten otros modelos de ordenadores que merecen estar aquí, pero esta es nuestra selección de las diez computadoras que nunca debieron existir. ¿Cuáles os faltan u os sobran de la siguiente lista?

IBM PCjr

El fracaso del teclado de goma

El PCjr, PC Junior, o peanut como también se le conocía, fue el primer intento de IBM por adentrarse en el sector de los ordenadores domésticos y educativos, pero acabó siendo un fracaso, sobre todo por el gran bombo informativo que se le dio en prensa y televisión. Lanzado en 1984 con una gran campaña de marketing detrás, el PCjr, que presentaba unas características similares a la Commodore 64 y otros sistemas Atari, pero costaba el doble, no cuajó entre los usuarios, como era de esperar.

PC Junior de IBM, el ordenador que está creciendo a pasos agigantados.

A su elevado precio y pocas novedades, hay que sumarle su poca capacidad de ampliación, su incompatibilidad con mucho software para PC y su teclado de goma o tipo chiclet con demasiado espacio entre teclas, que daba la sensación de barato, que además era complicado de usar para mecanografiar y que algunos decían que era "comparable con masajear un pastel de fruta".

Tampoco te pierdas: 9 gadgets tecnológicos que nunca debieron existir

Texas Instruments TI-99/4

El ordenador que sólo podía escribir mayúsculas

Texas Instruments lanzó su TI 99/4 al mercado en 1979 con un precio inicial de 1.150 dólares pero acabó siendo un fracaso absoluto. Es lo que tiene que una empresa dedicada al desarrollo de calculadoras se ponga a fabricar ordenadores y que encima contrate a Bill Cosby para anunciar sus productos.

¿Quieres un ordenador con mucho software? Pues éste es el que necesitas.

El hecho de carecer de modulador de RF y por lo tanto sólo poder conectarse a su propio monitor de 13 pulgadas, cuando por aquella época los ordenadores se diseñaban para poder usarse en televisores domésticos, y un teclado que sólo permitía escribir en mayúsculas, tienen gran parte de la culpa de su fracaso... mayúsculo.

Apple III

Una estufa de siete mil dólares

El fiasco del Apple III y el resurgir de Apple como fabricante de ordenadores debe ser una fuente de inspiración para cualquiera que haya tenido un fracaso sonado en el mundo de la informática.

Para empezar, el supuesto sucesor del Apple II no era desde luego ninguna belleza, pero si a eso le sumamos el hecho de que los diseñadores del Apple III decidieron embeber en la carcasa de aluminio más pequeña posible, sin ningún tipo de ventilación, todos los componentes que hicieran correr a esta máquina, el resultado fue el predecible: 7.000 dólares para un ordenador y horno todo en uno.

Sería deshonesto por mi parte sentarme aquí y decir que es perfecto. Mike Markkula (CEO de Apple en 1981)

Los rumores cuentan que el sobrecalentamiento era tal que, además de hacer saltar los transistores de las placas, el Apple III era capaz de derretir diskettes. Casi nada.

Amstrad E-mailer

Un ‘ordenador’ dedicado al correo electrónico

Así lucía el Amstrad E-mailerAsí lucía el Amstrad E-mailer

Alguno podría poner en duda que el Amstrad E-m@iler siquiera pudiera considerarse como un ordenador, ya que básicamente se trataba de un teléfono conectado a una pantalla LCD con un acceso limitado a Internet, especialmente diseñado para comunicaciones por email y mensajería.

Lanzado en el año 2000, su tecnología estaba prácticamente obsoleta desde el primer día, ya que por aquel entonces los teléfonos ya se encontraban casi pegados al ordenador de casa para poder compartir línea telefónica. Pero la insistencia del fundador de Amstrad, Alan Sugar, también conocido por su paupérrima labor al frente del Tottenham Hotspur, llevó a la empresa a registrar pérdidas millonarias y la dimisión del CEO de Amstrad de aquel momento, Bob Watkins.

Sólo hay sitio para un bocazas fanfarrón en mi empresa, y eso soy yo. Lord Alan Sugar

Apple Lisa

Diez mil dólares por un ordenador personal

Qué sí, que el primer ordenador de Apple con una interfaz gráfica de usuario era una máquina potentísima con unas especificaciones envidiables para la época: procesador de 7 MHz, 1 MB de RAM ampliable a 2, y un disco duro muy sofisticado.

En breve sólo habrá dos tipos de personas: los que usan ordenadores y los que usan Apple Lisa.

¿El problema? Su precio. Los 10.000 dólares que había que pagar por hacerse por un Apple Lisa cuando salió a la venta en 1983, tras cinco largos años de desarrollo supusieron que Apple sólo vendiera 100.000 unidades. Un fracaso cantado a pesar del anuncio protagonizado por un joven Kevin Costner.

Coleco Adam

Un despropósito de diseño

Para navidades de 1983, el fabricante de juguetes Coleco lanzó su ordenador Coleco Adam, desarrollado para ejecutar los juegos de ColecoVision con la esperanza en convertirse en un éxito de superventas. Nada de eso ocurrió, ya que el Adam fue discontinuado en 1985 por sus gravísimos problemas de diseño, aunque muchos lo recordaréis por aparecer en los Simpson, en un capítulo en el que Gil intenta timar a la Escuela de Primaria de Springfield, vendiéndole todos sus "ordenadores que se oxidaban fácilmente".

Domina las capacidades de Adam y programa tu futuro.

Primero por los innumerables retrasos en la fabricación del ordenador que hizo que lo compañía perdiera millones de dólares, y segundo por sus incontables fallos cuasi surrealistas: la alimentación colocada en el módulo de la impresora por alguna extraña razón que desconocemos o una sobrecarga inicial al arrancar el ordenador que borraba cualquier unidad extraíble cerca del ordenador.

Dell Dimension 4600

Fuentes de alimentación poco fiables

Los problemas de Dell con sus ordenadores no son nada nuevos y vienen de mucho antes que el famoso certificado eDellRoot que tan de moda se ha puesto en los últimos meses. A principios de siglo lanzó su gama de ordenadores Dell Dimension, que en cuanto a cifras no se puede considerar un fracaso, ya que se hicieron bastante populares en hogares y escuelas de medio mundo.

El problema de la línea Dimension 4600 lanzada en 2003 es que de manera muy conveniente su fuente de alimentación dejaba de funcionar justo cuando expiraba la garantía del ordenador, dejando a cientos de miles de usuarios con una larga y costosa espera para su reparación.

Macintosh Portable

Ocho kilos de portátil

Si tienes un bonito y moderno MacBook Air o MacBook Pro, te sorprenderá conocer el antecesor de ese portátil que tienes en un altar debido a su gran diseño. No os vamos a mentir, este ordenador lanzado en 1989 era una máquina muy rápida que estaba a la vanguardia de la tecnología, pero tenía un problema: no hacía honor a su nombre.

Con esta increíble resolución y velocidad de procesado, todo el mundo saldrá corriendo a comprar esta alternativa al Mac de escritorio.

Porque con casi 8 kilos de peso (a lo que contribuía en gran medida las baterías de plomo que incorporaba) y 4 pulgadas de grosor, lo de Portable parece casi una broma. Y así se refleja en sus malas cifras de ventas ya que, como era lógico, los usuarios prefirieron quedarse con un sobremesa.

Commodore 128

Cuando el alumno no puede con el maestro

Muchos no estarán de acuerdo, pero tras el bombazo de la Commodore 64, en la compañía estadounidense pensaban que sabían cómo satisfacer a sus clientes con un digno sucesor e intentaron dar una vuelta de tuerca más a su fórmula de éxito. Lo cierto es que se quedaron a medio camino, principalmente porque los usuarios no querían una Commodore nueva sino que estaban muy contentos con los gráficos y juegos de su antigua consola/ordenador.

Commodore 128, una inteligencia superior a un precio inferior.

El intentar crear un ordenador que atrajera tanto al sector empresarial como al usuario doméstico interesado en los videojuegos hizo que el Commodore 128 perdiera cuota de mercado (que tampoco podemos definir como un fracaso absoluto) en ambos campos. Los aficionados a los videojuegos se decantaban por la Amiga, mientras que para un ordenador de negocios, el usuario prefería las nuevas máquinas de IBM.

Mattel Barbie PC

Estereotipando a las niñas de finales de siglo

Una Barbie ingeniera informáticaUna Barbie ingeniera informática / Elizabeth Krumbach Joseph editada con licencia CC 2.0

Tampoco creemos que nadie pensara que se estaba comprando un ordenador de última generación ni un PC potentísimo al adquirir el Mattel Barbie PC lanzado en 1999 y enfocado exclusivamente a niñas.

Aparte de su horrendo diseño rosa, sus trozos de juguetes de plástico pegados a la torre y el monitor y sus prestaciones de muy baja gama, lo verdaderamente llamativo del caso de este ordenador infantil fue las grandes diferencias educativas que se le pudieron encontrar respecto a su versión para chicos, el Hot Wheels PC.

Estamos seguros de que hay un nicho de mercado al que le interesará este ordenador para sus críos.

Mientras el ordenador enfocado a niños traía consigo software que enseñaba anatomía humana, fomentaba la visión tridimensional e incentivaba el pensamiento lógico, el ordenador de la Barbie incorporaba programas de diseño de ropa y peinados, algo que no sentó nada bien entre los padres de la época.

Hannes Grobe editada con licencia CC 3.0

Relacionados

Nos encanta escucharte ¿Nos dejas tu opinión?