Un hombre manda un mensaje con su móvil

Escribir un mensaje es una acción que ahora consideramos totalmente habitual pero hasta hace relativamente poco tiempo el uso que le dábamos a esta forma de comunicación era mucho más primitivo.

Los mensajes son parte de nuestro día a día

Hoy, recopilamos situaciones que ya no se repiten gracias al nuevo uso que le damos a los mensajes, unos ejemplos que reflejan perfectamente su evolución y la huella que han dejado en la sociedad actual.

No nos perdemos por la calle

Los mensajes actuales permiten enviar al destinatario la ubicación en la que uno se encuentra con el mapa de Google Maps, la dirección y el punto exacto. Gracias a este tipo de mensajes ya no perdemos el tiempo preguntando a los viandantes y dando vueltas a un barrio que apenas conocemos buscando un piso de alquiler, la oficina de alguna administración pública o un bar nuevo que nuestros amigos han decidido probar.

Los mapas ya no son indispensablesLos mapas ya no son indispensables

No necesitamos pedir fotocopias de apuntes

Hace unos años, los despistados y procrastinadores natos como yo pasábamos horas de angustia buscando un compañero de clase con buenos apuntes y dispuesto a dejárnoslos para ir después a la reprografía en una carrera para fotocopiarlos y poder estudiar con un material inteligible. Ahora, gracias a los mensajes, esa gran persona puede mandarnos por mensaje todos los documentos necesarios para que lleguemos al examen preparados ,sin tener que pasar más nervios de lo estrictamente necesarios.

No llamamos 20 veces por teléfono para quedar

Esta situación podía desesperar a cualquiera. La llegada de los servicios de mensajería actuales no han conseguido que ponerse de acuerdo para quedar entre grupos de amigos sea fácil sino que al menos sea factible. Antes, siempre había un amigo del grupo a quien le tocaba llamar uno a uno para comunicar día, hora y sitio de reunión, hasta que a alguno le venía mal, no podía o no le apetecía y empezaba de nuevo la ronda de llamadas. Los grupos de WhatsApp han conseguido que nos podamos poner de acuerdo o en desacuerdo todos a la vez y en igualdad de condiciones y mandarnos miles de mensajes sin dejarnos el sueldo gracias a las tarifas de datos de operadores de telefonía móvil como Vodafone, Orange o T-Mobile.

Pronto, sólo quedarán cabinas en LondresPronto, sólo quedarán cabinas en Londres

No insistimos para comunicar cualquier noticia

Hace unos años, podíamos encontrarnos infinitas llamadas perdidas de algún familiar, amigo o de nuestra pareja que necesitara contactar con nosotros en cualquier situación: para pedirnos algún recado, para comunicarnos un cambio de hora de una reunión familiar o para avisarnos de que llegaría tarde a casa. Ahora, al segundo intento dejamos de insistir y escribimos un mensaje por WhatsApp que el destinatario leerá en cuanto pueda. Un método fácil y eficaz.

No pasamos el Año Nuevo colgados del teléfono

Cada día uno de enero, por tradición, pasábamos horas al teléfono con todos nuestros parientes y amigos para felicitarnos el Año Nuevo cuando las líneas dejaban de estar saturadas. Ahora, ese número de llamadas se han reducido a las mínimas necesarias y se han sustituido por un aluvión de mensajes de felicitación e incluso por largas cadenas que nos permiten ganar tiempo y ahorrarnos dinero. Así, podemos llamar con calma en otro momento y disfrutar realmente de las conversaciones con nuestros allegados.

El mensaje más popular del añoEl mensaje más popular del año

No necesitamos hacer llamadas de 10 segundos

En algunas situaciones, pagar el establecimiento de llamada y el primer minuto no vale la pena. Los mensajes han sustituido, y con razón, las típicas llamadas que realizábamos para avisar, como: "ya hemos llegado a casa", "nos estamos quedando sin batería" o "estamos en una reunión".

Todos estos ejemplos demuestran que los mensajes de textos se han convertido en un medio de comunicación necesario que ha sustituido a otras formas de comunicación gracias, obviamente, a las nuevas tecnologías, como los smartphones. Estos nuevos teléfonos nos permiten leer los mensajes en grandes pantallas y escribirlos en cómodos teclados como, por ejemplo, el del Samsung Galaxy Note 4 de T-Mobile y su pantalla Super AMOLED® Quad HD de 5.7", del Huawei Ascend Mate 7 o del iPhone 6 Plus.

La forma en que nos comunicamos seguirá evolucionando de la mano de las nuevas tecnologías. Nuevos dispositivos que ahora no podemos ni imaginar sustituirán la tecnología actual y brindarán todo un nuevo abanico de posibilidades. El futuro de la comunicación nunca antes fue tan prometedor.

Relacionados

Nos encanta escucharte ¿Nos dejas tu opinión?