Los protagonistas de Silicon Valley, creadores de la startup "El Flautista"

Startups. Es una palabra que hemos estado escuchando mucho últimamente. Sin ir más lejos, los creadores del fenómeno global Pokémon GO, Niantic, son una compañía emergente, o startup, que recibió el beneplácito (dinero) de un inversor para dar forma a su idea. Así pues, tras un par de experiencias Nintendo se ha beneficiado de su juego de realidad aumentada hasta límites que muchos no imaginan. Eso sí, existen muchas otras en el mundo de la tecnología que siguen generando dinero con más de seis ceros y copando las portadas de los medios de comunicación de todo el mundo. Repasemos qué son, de dónde vienen y cuáles son sus representantes más notorios en los últimos años.

¿Qué es una startup?

Es una compañía emergente que busca el éxito con ideas de negocio que todavía están en construcción. Pese a que no todas tienen relación directa con la tecnología, es muy común que se les emparente con ella ya que el mundo de la informática y de las aplicaciones copa la mayoría de las iniciativas de estas empresas. Son compañías a las que se le facilita un capital financiero para desarrollar sus ideas. Normalmente las startups que reciben estas ayudas son vistas como posibles casos de éxito que multiplicarían lo aportado por las capital-riesgo. Estos son los actores principales de las estas compañías incipientes:

Una estampa que resume el trabajo inicial en una startupUna estampa que resume el trabajo inicial en una startup / [Hugh Mason] editada con licencia CC 2.0

Inversores ángeles

Empresas más grandes que las incipientes (o también individuos en solitario) que apuestan por ellas con dinero, con pequeñas inversiones que se alejan de los grandes proyectos. Existe el riesgo en la inversión, claro, pero también con beneficios enormes si esa compañía resulta ser global. Muchos de estos inversores ofrecen su dinero a una gran cantidad de estas compañías emergentes, por lo que a mayor número de apuestas, más probabilidad de ver retornado el dinero de manera exponencial.

Incubadoras y aceleradoras

Quizá os suene el nombre de alguna serie de televisión como la cómica Silicon Valley, donde el personaje de T. J. Miller, Erlich Bachman, ofrece su casa y sus comodidades a jóvenes con ideas a cambio de participación en el proyecto. Él es una incubadora que acoge proyectos en fase de gestación. Es una práctica muy común en Estados Unidos. Por otra parte, las aceleradoras tienen como objetivo impulsar el crecimiento de la startup mediante técnicas existentes, con un modelo de negocio preestablecido.

Los fundadores

Actor principal de estas empresas, la persona que tiene la idea y cree que puede tener éxito. El perfil de estas personas es diverso aunque puede que el más conocido sea el de hombre o mujer joven con experiencia en informática que acaba siendo millonario. Por supuesto, es una muestra paradigmática, un ejemplo vendible de lo que son las startups. Los fundadores son los que más riesgos toman, pues deben encontrar inversores que crean en su idea y negociar constantemente las participaciones de cada fase del proyecto.

Una panorámica de Silicon Valley, en el Área de la Bahía de San FranciscoUna panorámica de Silicon Valley, en el Área de la Bahía de San Francisco / [Patrick Nouhailler] editada con licencia CC 2.0

¿Cuándo deja de ser una startup una startup?

Es muy curioso, pero creemos que las compañías incipientes dejan de serlo cuando alcanzan el éxito. No es así, ya que puede haber compañías que generen millones y todavía se encuentren en la fase emergente de su negocio. Marek Fodor, cofundador de Atrápalo y ángel inversor realizó una lista en la que se puede estar de acuerdo o no, pero que ayuda a diferenciar la típica ambigüedad relacionada con el término.

  • La empresa ha alcanzado break-even point (gasta lo mismo que ingresa).
  • La fuente principal de inspiración ya son las ideas lanzadas por la competencia.
  • La empresa ya ha contratado una secretaria/recepcionista a jornada completa.
  • La mayoría de personas en la empresa no trabaja más de 8,5 horas diarias.
  • Los fundadores tienen despachos separados del resto del equipo.
  • La empresa tiene más de 2 años de vida.
  • Los fundadores no necesitan estar presentes en el día a día de la empresa de manera obligada.

Las startups más exitosas de los últimos años

Existen a miles, pero no todas alcanzan el éxito. En esta lista recogemos algunos de los ejemplos más llamativos y sobresalientes que han nacido hace pocos años y se han convertido en imprescindibles por el gran público.

Cuando las ideas de inspiración de una compañía son las de la competencia, ésta deja de ser una startup

Wallapop, un caso de éxito con marca España

Puede que sea el ejemplo español de más éxito de los últimos tiempos. En Barcelona nació esta compañía gracias a la aportación de fondos de Gerard Olivé, Agustín Gómez y Miguel Vicente. Contaron también con la ayuda de la aceleradora Antai Venture Builder. Con la mente puesta en modernizar las webs obsoletas que vendían productos de segunda mano y con una experiencia pensada únicamente en el teléfono móvil Wallapop echó a andar en 2013. Hoy en día es la app más exitosa dentro del segmento de las ventas y compras de segunda mano y opera internacionalmente, algo que puede convertirla en un éxito a nivel global. Esta compañía de menos de cincuenta empleados y más de 13 millones de usuarios es el caso de mayor éxito en España en los últimos años.

Agustín Gómez, cofundador de Wallapop, en una entrevistaAgustín Gómez, cofundador de Wallapop, en una entrevista / [TechCrunch] editada con licencia CC 2.0

Uber, el azote de los taxis

De Uber se ha hablado mucho en los últimos meses. La compañía de San Francisco tiene actualmente un valor de 62.000 millones de dólares. Sí, estamos hablando en serio. El alcance global de esta compañía privada nacida en 2009 la sitúa como la startup de más éxito en la actualidad. Travis Kalanick es el jefe de todo, un empresario de 40 años que comenzó a desarrollar en su etapa de estudiante. Scour.com fue su criatura, iba a ser un buscador, pero acabó siendo una red de intercambio de archivos que le valió más de un quebradero de cabeza (con 250.000 millones de dólares que le pedían a Travis los estudios por los derechos de autor vulnerados).

Kalanick no se detuvo y siguió emprendiendo con otras ideas y compañías incipientes. Tras algún fracaso logró vender en 2007 y por 19 millones de dólares Akamai. Con el dinero reportado y sin presión acabó creando la app que ha cambiado la forma que tiene el ciudadano medio de desplazarse en coche, Uber.

Uber ha transformado los viajes en coche por ciudadUber ha transformado los viajes en coche por ciudad / [Mapbox] editada con licencia CC 2.0

Airbnb, el alquiler de casas los convirtió en millonarios

Otro ejemplo nacido en San Francisco (que allí esté Silicon Valley no es una casualidad). Es el prototipo del sueño americano. Dos estudiantes que apenas llegaban a fin de mes, Joe Gebbia y Brian Chesky, aprovecharon que en la ciudad se celebraba una feria de diseño para alquilar su casa. Compraron dos camas hinchables e idearon un pequeño sitio web llamado “Air bed and breakfast” (Airbnb). Les montó la web el tercer integrante del proyecto, Nathan Blecharzyk. Tras la experiencia decidieron apostar fuerte por el alquiler de casas y habitaciones y acabaron recibiendo ayuda de una aceleradora de proyectos por valor de 20.000 dólares y más tarde 600.000 por una empresa de capital riesgo.

Hoy en día cada uno poseen una fortuna valorada en más de 3.000 millones de dólares y su empresa, que opera en más de 33.000 ciudades, vale más de 25.000 millones de dólares.

Patreon, ayuda a los artistas y de paso hazte rico

Esta plataforma de micromecenazgo, también nacida en San Francisco, apuesta por contenidos de artistas (escritores, dibujantes, músicos o creadores de contenido en YouTube). Mientras Kickstarter se ha especializado en videojuegos y contenidos digitales, Patreon hace lo mismo con las artes plásticas más clásicas. Los patrones deciden el dinero que dan a un autor para que siga haciendo su trabajo. Y pueden aportarlo semanalmente, mensualmente o una única vez, dependiendo del trabajo del artista.

El YouTuber Jack Conte fundó en 2013 esta web mientras buscaba ayuda para realizar vídeos en el canal de Google, por lo que vio que era una buena idea que si un trabajo les gustaba a los usuarios, pagasen cada cierto tiempo para seguir disfrutando de ese contenido. Un grupo de inversores ángeles ofreció más de dos millones de dólares para finalizar la idea. Hoy en día la compañía genera más de un millón de dólares en envíos al mes por parte de los patrones.

Con Patreon un artista puede sentirse remunerado por su trabajoCon Patreon un artista puede sentirse remunerado por su trabajo / [Adam Thomas] editada con licencia CC 2.0

Snapchat, de excentricidad a pisarle los talones a Twitter, Whatsapp y Facebook

Otro caso prototípico para una película de superación. Esta vez comenzamos por el final. Snapchat es la aplicación de moda entre los adolescentes y jóvenes occidentales, vale más de 20.000 millones de dólares y tiene más de 110 millones de usuarios activos al día. Una barbaridad de usuarios que se acerca más a los números de monstruos como Facebook o Twitter que al de otras aplicaciones sociales. Este heredero al trono de app de moda global apenas tiene cinco años y Evan Spiegel, Bobby Murphy y Reggie Brown (todos veinteañeros) lo crearon en su época universitaria en Stanford. A diferencia de otras apps de mensajería social, Snapchat permite enviar vídeos e imágenes de manera privada y con un tiempo limitado de visualización antes de borrarse del servidor. Hoy registra más de 7.000 millones de reproducciones de vídeo a diario y rivaliza con Facebook.

Con apenas doce meses ya registraba 10 millones de usuarios activos y a los dos años de vida los creadores de Snapchat llegaron a rechazar una oferta de 3.000 millones de dólares por su criatura. Sabían que tendría éxito ya que hoy en día es la plataforma predilecta de los jóvenes. En 2014 el 40% de los estadounidenses de 18 años la utilizaban a diario y hoy en día el 36% de los jóvenes entre 18 y 29 años del país de las barras y estrellas tiene cuenta en la app.

Niantic Labs, el cerebro detrás de Pokémon GO

Ya la conocemos todos gracias a Pokémon Go, pero Niantic ya existía antes del fenómeno del año en smartphones. Ya había probado suerte con sus ideas de geolocalización y realidad aumentada antes de utilizar a Pikachu y a Charmander con Ingress, del que se basa Pokémon GO en su totalidad. Niantic era una startup interna de Google que se creó en 2010 y no se independizó hasta el año 2015 justo cuando se supo que se ponían al cargo de Pokémon GO. Hace apenas unos meses la desarrolladora recibió 20 millones de dólares por parte de Nintendo, Google y The Pokémon Company. De ese acuerdo nació el juego que acumula más de 30 millones de descargas en todo el mundo.

John Hanke, el padre de Ingress y Pokémon GOJohn Hanke, el padre de Ingress y Pokémon GO / [Gage Skidmore] editada con licencia CC 2.0

John Hanke, fundó Niantic con la mente puesta en su pasado. Keyhole fue otra compañía incipiente que creó y que pasó a ser parte de Google. Puede que por ese nombre no la conozcamos mucho, pero el ideario de la geolocalización y los mapas de Pokémon GO ya estaba ahí. Google la renombró como Google Earth cuando la adquirió en 2004. Con su actual empresa lanzó Ingress, un videojuego con más de 13 millones de descargas que utiliza la realidad aumentada. Es la base de GO y en su desarrollo se narra una historia de ciencia ficción. En varios aspectos Ingress es mucho más profunda que Pokémon GO, pues la narrativa y la historia que le falta al juego de los Bulbasur y compañía es parte fundamental del desarrollo del anterior juego de Niantic.

[Televisione Streaming] editada con licencia CC 2.0

Relacionados

Nos encanta escucharte ¿Nos dejas tu opinión?