Pánico

Tal vez no al principio de los tiempos de la informática, pero desde que los ordenadores pudieron convertirse en un elemento más de consumo doméstico, aquellos que se han dedicado a diseñarlos han tratado de conjugar sus prestaciones como computadora con un diseño que los convierta en atractivos estéticamente hablando.

Es indiscutible que la función de un ordenador no es la de decorar (lo mismo podríamos decir de un coche o un reloj) pero a nadie le parecerá mal que su máquina se integre a la perfección en la decoración de su vivienda o despacho. Ahora bien, que su función no sea estética, no significa que uno quiera un PC con el mismo atractivo que un bloque de viviendas soviético.

7 ordenadores muy feos

Pero a veces las cosas no salen como queremos. A veces el encargado de diseñar el aspecto externo del ordenador tiene una genial idea y consigue convencer al que pone la pasta de que su diseño es tan particular y transgresor que marcará tendencia... o al contrario, tal vez el que pone la pasta no deja que el artista se explaye y éste por poder comprar comida que poner en la mesa acata órdenes.

Sea el motivo que sea, a continuación os enseñamos una recopilación de ordenadores que merecerían estar en una galería de los horrores de la informática donde los portátiles ganan por goleada. Ojo: son todos los que están pero no están todos los que son...

1. Osborne 1

Es cierto que si nos ponemos a sacar ordenadores de los 80 podríamos elaborar una la lista sólo con ellos. Por eso nos detendremos en el primer laptop en gozar de éxito comercial, el Osborne 1. Sí, tenemos en cuenta los tiempos que eran y que todavía faltaba mucho para evolucionar en diseño y en materiales de construcción (10,7 kg pesaba la criatura), pero es feo con ganas.

El Osborne, El Osborne, "atractivo" diseño ochentero / Casey Fleser editada con licencia CC 2.0

Se abría y se cerraba como una maleta y suponemos que el usuario tendría que dejarse la vista en su pantalla monocroma de 5 pulgadas. El teclado, situado en la tapa de la caja, no destacaba por su ergonomía... Eso sí, se trata de los comienzos de la informática doméstica. Feo pero entrañable.

2. ego laptop

La marca holandesa Tulip Computer comercializó ego, un ordenador que parece pretendía simular un bolso de mano para mujeres. El anterior, el Osborne 1, tiene ese componente entrañable, de primeros de los 80. En cambio el ego no tiene excusa.

Parece que mecenas y artista se pusieron de acuerdo para hacer saltar la empresa por los aires... y lo consiguieron, puesto que tuvo que echar la persiana en 2009. Por si fuera poco, del ego se comercializó una línea de lujo bajo la marca de coches Bentley, en la que cada uno de estos ordenadores alcanzaba los casi 20.000€. Es la prueba irrefutable de que los ricos también lloran.

3. iBook

¿Qué os pensabais? ¿Que Apple ha estado toda la vida meando colonia? Ni mucho menos, en su haber tiene diseños muy chungos que parecía que estuvieran orientados a potenciar las ventas de equipos con Windows. Por ejemplo la primera edición de iBook de 1999.

¡Qué bonitos son los ordenadores de Apple!¡Qué bonitos son los ordenadores de Apple! / raneko editada con licencia CC 2.0

El fetichismo militante en torno a la marca de la manzana podría crucificarme por decir que este ordenador es feo, pero es innegable que el iBook G3 es un horror conceptual.

4. Getac V100

Vale, su objetivo no es ser bonito, es ser resistente. El Getac V100 es el Humvee de los ordenadores, diseñado para funcionar en las condiciones más extremas. Suponemos que su fabricante ha pretendido prodigarse en entornos de situaciones extremas... No sé, ¿en la minería del carbón? ¿En la guerra?

No lo verás la próxima vez que Isabel Preysler enseñe su casa en la revista ¡HOLA! pero puedes deleitarte con el vídeo donde lo ponen a prueba comprobando su durabilidad y resistencia (pruebas que son muy lógicas en una oficina, claro).

No te vayas sin leer: El nuevo Jade Primo y otros 7 teléfonos con nombres poco favorecedores

5. OQO Model 1

Este ordenador es de 2004 y está a mitad camino entre los portátiles y las tabletas que vendrían luego. El Model 1 era anunciado como el ordenador con Windows XP más pequeño del mundo. Tenía un teclado retráctil y muy poca vergüenza para haberle montado esas teclas. No lo hemos tenido en las manos pero todo apunta a una experiencia de usuario digna de una cámara de torturas medieval.

El OQO Model 1 estaba a mitad camino entre portátil y tabletaEl OQO Model 1 estaba a mitad camino entre portátil y tableta / mark gallagher editada con licencia CC 2.0

Aunque se intentó que el proyecto funcionase y alguno de los siguientes diseños de OQO tuvo una buena crítica, esta empresa fue a la quiebra en 2010.

6. Macintosh 20 Aniversario

¡7.499 dólares! Ese era el precio con el que Apple comercializó la edición de Macintosh para celebrar su vigésimo aniversario en 1997. Fue uno de los primeros diseños de John Ive que indudablemente le serviría para tomar nota de por dónde no tenía que ir su trabajo.

Estéticamente podría considerarse bueno como atrezzo en alguna película de ciencia ficción de los 90 que intente recrear un entorno futurista... pero sólo en esas que han quedado ya desfasadas. El anuncio de televisión además dice que es la cosa más maravillosa que han construido. Otro diseño de Apple pensado para mejorar los registros de la competencia.

7. One Laptop per Child (OLPC)

Con este pasa como con el Osborne 1, que es entrañable. Se trata de un proyecto que se puso en marcha por varias empresas como Google, eBay, AMD o Red Hat para tratar de llevar ordenadores a niños en países con economías en desarrollo. Y la cuestión es que éste también tiene excusa: es para niños y por tanto tiene que ser divertido.

Además, en su desarrollo se tuvieron en cuenta condiciones ambientales difíciles como temperaturas y humedad alta. Y si no crees que a pesar de ser horroroso mola más que el resto de ordenadores de esta lista es porque no has visto esta foto:

OLPC tal vez sea feo pero mola más que todos los demásOLPC tal vez sea feo pero mola más que todos los demás / PhotoJam editada con licencia CC 2.0
Nate Steiner editada con licencia CC 2.0

Relacionados

Nos encanta escucharte ¿Nos dejas tu opinión?