Señal de advertencia sobre pingüinos

En los últimos años hemos comprobado con orgullo y satisfacción, con suma alegría, cómo Linux se ha convertido verdaderamente en un sistema operativo tan competitivo y válido como cualquier otro. Las innumerables distribuciones que circulan, con grandes como Ubuntu, Fedora o Mint a la cabeza, demuestran con su calidad, buen funcionamiento y rendimiento qué bien está madurando el pingüino.

Para que dar el salto a Linux sea solamente dar un pasito

Pero sabemos que para el usuario medio dar el salto a Linux, pese a las innumerables ventajas que ofrece, resulta casi tan complicado como evitar que Windows 10 quiera instalarse en un Windows 7. El paso a dar es grande, la comodidad de lo de siempre es notable y lo habituados que están al aspecto y dinámica de sus respectivos sistemas es una barrera.

Por esta razón queremos ayudar a esta clase de usuarios a deshacerse de todas esas excusas, que en la mayoría de casos no son más que eso, y proponerles varias distribuciones que harán el paso a este maravilloso mundo menos traumático. Porque si hace tiempo que los sistemas basados en la creación de Linus Torvalds dejaron de requerir de conocimientos sensiblemente avanzados tanto para utilizarlos como para instalarlos, ahora adaptarse a ellos es más sencillo que nunca, vengamos de donde vengamos. Windows, Mac o incluso Android y ChromeOS, aunque lo último suene extraño.

Distribuciones de Linux con el aspecto de otros sistemas operativos

Zorin OS, al más puro estilo Windows

Con la llegada al mercado de Windows 7 allá por el mes octubre de 2009, todas las miradas se pusieron sobre él. Previsiblemente era la versión buena —ya sabemos cómo van en Microsoft, una sí una no— y lo fue. Buen diseño y buen funcionamiento. Tanto fue así que no tardaron en salir paquetes no oficiales para transformar el aspecto de versiones antiguas de Windows, ni faltó una distro de Linux que pretendiese recoger su esencia, Zorin OS.

Basada en Ubuntu, su objetivo primordial es ofrecer al usuario una transición amable desde Windows, con una interfaz gráfica que le resulte familiar, incluso en estos últimos tiempos con Windows 10. Desde el menú Inicio a la disposición de los elementos en las ventanas, desde los colores a la posibilidad de ejecutar programas del sistema de los de Redmond a través de WINE y PlayOnLinux. 

Zorin OS es sin duda una opción a tener en cuenta para usuarios que no quieren encontrar un Linux con una empinada curva de aprendizaje respecto a Windows.

Elementary OS, la aparición de Mac en código abierto

El eslogan de Elementary OS es «una alternativa rápida y abierta a Windows y OS X», pero lo cierto es que es más lo segundo que lo primero. Y es que resulta innegable que el detonador de la inspiración para diseñar este sistema fue Apple y sus Mac.

Les podrán decir que se han copiado, que son unos plagiadores de tres al cuarto, que están a la altura de ciertos fabricantes chinos de móviles, pero el equipo tras Elementary OS ha hecho un trabajo increíble. La distro funciona, es estable, es preciosa y, pese al aspecto, continúa siendo Linux, concretamente Ubuntu.

Si tu intento de paso es desde un Mac y quieres recordarlo cuando des el salto a lo abierto, no hay mejor opción. Si tienes un refinado gusto por las interfaces, tampoco.

Papyros: Android y Material Design de paseo con el pingüino

Muchos fuimos los que caímos completamente rendidos a los pies de Material Design tan pronto como fue presentada. Aquello sucedió en el transcurso de la Google I/O de 2014 y la normativa de diseño comenzó a aplicarse desde Android Lollipop. Sencilla, bonita, limpia y ágil, utilizar creaciones basadas en ella era y es una delicia.

Y exactamente lo mismo, o muy parecido, debió pasarle al equipo que se puso a construir a partir de Arch el sistema Papyros. Su intención es clara: Linux con las directrices de Material Design y características actuales como las notificaciones.

De momento el desarrollo de una versión Alpha continúa, vemos actividad en su comunidad de Google+ y esperamos que pronto sea una opción a considerar. Si Android Lollipop y Marshmallow te encantan en cuanto a diseño y adoras utilizar tabletas con estos sistemas, toda esa esencia podrás trasladarla al ordenador pronto con Papyros. O eso esperamos.

Chromixium OS, Chrome hecho Linux

Pocos se imaginaban el éxito tan fulgurante que iban a tener, dentro de su clase, los Chromebook y ChromeOS. Pero es que la idea de transformar en un sistema el navegador, lo que el promedio de usuarios utiliza durante la mayoría del tiempo, era sumamente buena. Simplicidad y agilidad por doquier.

Sin embargo, esta experiencia de simplificación que a más de una persona que huye de complicaciones le gustaría experimentar, tiene la pega de ser propietaria. Por eso, han surgido alternativas como Chromium OS o Chromixium OS, la que os mostramos, que trasladan una gran parte de la experiencia en abierto.

Y sí, en este caso no hablamos tanto de pasarnos de ChromeOS a una distro Linux por motivos obvios, sino de encontrarle una alternativa. ¿Te imaginas cómo facilitaríamos la vida instalándole Chromixium OS a un familiar que no quiere complicaciones y que en su ordenador no hace otra cosa que utilizar Google Chrome? ¿O incluso instalándonoslo a nosotros mismos?

Relacionados

Nos encanta escucharte ¿Nos dejas tu opinión?