Diskettes de Doom

Si Wolfenstein 3D fue el título que puso los FPS en el mapa, Doom fue el que cambió la forma en la que los percibimos. Su argumento era bastante simple: controlamos a un marine que se encuentra de misión rutinaria en una estación en Phobos —una de las lunas de Marte—, cuando de repente se produce un fallo en un experimento de teleportación que se llevaba a cabo allí, abriéndose así las puertas del infierno y dejando libres a un sinfín de demonios, y espíritus malignos. Y a partir de aquí, todos conocemos la controvertida historia de un juego que sigue levantando ampollas por su nivel de violencia e imaginería satánica.

Durante mucho tiempo Doom fue una exclusiva de los ordenadores, y acabó siendo portado a otras plataformas debido a su gran éxito. Entre otras podemos contar a Atari Jaguar, 3DO, Sega 32X, PlayStation, Super Nintendo y la Sega Saturn.

Sin embargo, la portabilidad de Doom no se acabó llevándolo a otras plataformas. Hoy te presentamos algunos de los lugares más raros donde se puede jugar a Doom.

Quake fue considerado el sucesor de Doom, aunque no se pueden compararQuake fue considerado el sucesor de Doom, aunque no se pueden comparar / netspi editada con licencia CC 2.0

Doom puede jugarse en cualquier sistema

Si quien hace el port sabe lo que se hace, se puede meter Doom en cualquier sitio. Los modestos 12 megas que ocupa el juego contienen la clave para la inmortalidad dentro de la industria de los videojuegos, y lo que vas a ver a continuación sirve como muestra de lo mucho que pueden dar de sí.

Doom en el laboratorio, jugando en el osciloscopio

Todos necesitamos una pausa de vez en cuando mientras estamos trabajando. Suponte que trabajas en un laboratorio de investigación, ¿cuál es la mejor manera de desconectar, ponerte a idear formas alternativas de medir longitudes de onda? Bueno, algo así. Puedes cargar Doom en un osciloscopio y combatir a las hordas del Averno entre ecuación diferencial y ecuación diferencial. El resultado desde luego es impresionante.

Doom dentro de Doom, rizando el rizo

Esta es una de esas casualidades raras que te hacen plantearte incluso si tiene sentido. Abrir una sesión de Doom para jugar a Doom es una de las cosas más extrañas que seguramente veremos dentro de los videojuegos —algo así como lo de construir un ordenador totalmente funcional dentro de Minecraft—. Y sin embargo, poder jugar a un videojuego dentro de otro tiene su cierto encanto, algo así como los minijuegos de Duke Nukem 3D, salvando las distancias.

Doom en el Commodore 64, matanza en 8 bits

Podría pensarse que los sistemas más antiguos no están hechos para ejecutar esta clase de títulos. Lo cierto es que si tienes un Commodore 64 con la SuperCPU Upgrade instalada —que permite colocar un botón de turbo que sube la velocidad del procesador a unos increíbles 20 MHz y permite instalar hasta 16 MB de memoria RAM— puedes jugar a Doom en el tuyo. De acuerdo, no tiene el mejor aspecto visual y va más lento que una carrera de glaciares, pero al menos funciona.

Doom en una calculadora TI-Nspire CX, dile adiós a tus buenas notas

La universidad puede ser un mundo muy estresante. ¿Qué puedes hacer si tienes una calculadora gráfica? Exacto, instalar Doom en ella y pasarte unas cuantas horas de relax echando una partida. Esto no sólo te relajará, sino que seguramente acabará con tus buenas notas y con tu productividad. Es una gran idea, pero no digas que luego no avisamos.

Practica tu digitación jugando una partida en el Doom Piano

Sí, también se puede jugar a Doom en un piano. Este artilugio fue montado por un grupo de desarrolladores independientes para una muestra de videojuegos, lo que demuestra que se puede hacer cualquier cosa si se trabaja lo suficiente en ello. El movimiento, el ciclo de armas y el disparo se controlan mediante las teclas, lo que crea una curiosa cacofonía mientras echas una partidita.

Doom no es el único totalmente portable

Se podría pensar que Doom es el único gran juego que se ha llevado a otros sistemas, y uno estaría muy equivocado. En el último año hemos llegado a ver incluso juegos de PSX portados a Android Wear, como se puede ver en el siguiente vídeo:

Lo cierto es que el sistema para wearables de Google ha visto cómo se portaban más juegos clásicos a su plataforma. Otro de los que podemos hablar es Half Life, que también se ha portado a este sistema:

Para finalizar, el primer Team Fortress se puede jugar en Android, aunque advertimos que los pasos para poder hacerlo no son fáciles:

Lo bonito de dedicarse a la prensa tecnológica es que de vez en cuando te encuentras con sorpresas tan agradables como las que hemos comentado en este artículo. Esperamos sinceramente que la industria y las distintas comunidades de usuarios nos sigan sorprendiendo para bien en el futuro.

Matt Schilder editada con licencia CC 2.0 BY-SA

Relacionados

Nos encanta escucharte ¿Nos dejas tu opinión?