Hacker y ordenador

Que hoy en día el hacking forma parte de la cultura popular y que está fuertemente embebido en cómo interactuamos con y a través de Internet en esta era post Snowden es algo que está fuera de toda duda. Sin embargo, el tema de los especialistas en seguridad informática es algo que lleva tiempo despertando la imaginación de Hollywood, donde cineastas y guionistas por igual llevan unos cuantos años intentando introducir el tema en sus películas y series con desigual fortuna. Algunas tratan el tema de forma brillante, otras lo abordan como telón de fondo para contar una historia y otras hubiera sido preferible que no se hubieran atrevido a mencionarlo.

Por eso hemos querido confeccionar este artículo. Lo que queremos es ofrecer una idea más cercana de qué puedes ver donde se trate el asunto del hacking con propiedad, de forma que se pueda separar de aquellas producciones que no se merecen ni un sólo segundo de tu tiempo.

Las mejores películas y series sobre hackers

En contra de lo que se pueda pensar, hay un buen número de material audiovisual sobre el tema del hacking si se sabe qué es lo que hay que buscar. En muchas ocasiones Hollywood no es una especie de reducto y pozo negro del cuñadismo informático más recalcitrante, y no siempre se pinta a los hackers como a delincuentes o geeks con pocas habilidades sociales. Si algo nos han enseñado estas películas y series es que esos "frikis" a los que muchos miran por encima del hombro en ocasiones también pueden ser héroes.

Matrix: acción, hackers y bullet time a partes iguales

Keanu Reeves, protagonista de MatrixKeanu Reeves, protagonista de Matrix / anna Hanks editada con licencia CC 2.0

Esta revolucionaria película de finales de la década de 1990 colocaba a Keanu Reeves en el papel del hacker Neo, que descubre que el mundo es una simulación informática en la que las máquinas han esclavizado a la humanidad. Incluso los crían en granjas para que les sirvan como combustible.

Prácticamente todo el concepto de Matrix gira en torno al hacking: las incursiones en el mundo virtual desde naves tripuladas en el mundo real con los hackers conectados a la matriz, los Agentes al servicio del Sistema (Operativo) que actuarían como cortafuegos o un antivirus... Es difícil pasar por alto todas las referencias a la cultura hacker que han convertido la primera película de la saga en un clásico "moderno" que está a punto de cumplir 20 años. Las otras dos películas no valen tanto la pena.

Ghost In The Shell: un cíborg contra un hacker mental

La famosa película basada en el icónico manga del no menos célebre Masamune Shirow -recomiendo la lectura de Dominion Tank Police si se tiene la oportunidad- enfrenta a una mujer policía cíborg con un hacker mental. Este criminal tiene la capacidad de vaciar las mentes de los cuerpos de las personas a las que ataca, dejándolos como cáscaras inservibles.

Como película, Ghost In The Shell ha quedado como una de las mejores muestras del anime de mediados de los 90 del siglo pasado. Además, fue una de las primeras películas de su género en mezclar el dibujo animado tradicional con gráficos CGI.

The Italian Job: en la década de 1960 también había hackers

Aunque cueste creerlo, en esta película también ha referencia al mundo hacker. Para quien no haya visto la original ni el remake de 2003, baste decir que The Italian Job es una película británica protagonizada por un fantástico Michael Caine en la que un grupo de ladrones intentarán robar cuatro millones de dólares en oro provenientes de bancos chinos y con destino Turín, en Italia.

La parte de la película que hace referencia al hacking está dentro de las escenas del robo del oro. Los ladrones cargan un programa que sobrecarga el ordenador de control de tráfico... ¡con una cinta magnética! Es más, en 2014 se publicó un artículo en Bloomberg en el que se hablaba de que unos hackers habían conseguido reproducir el ataque.

Hackers, piratas informáticos: una película que polariza al público

Una joven Angelina Jolie en HackersUna joven Angelina Jolie en Hackers / Ingrid Richter editada con licencia CC 2.0

Antes hablábamos de que los hackers son, en muchas ocasiones, vistos como geeks a los que se mira por encima del hombro. No cabe duda de que en muchas ocasiones la cultura estadounidense los ha caricaturizado como nerds sin habilidades sociales, pero esta vez los hackers tomaban un papel protagonista por encima del que tradicionalmente se les tenía asignado.

La calidad de la película puede ser más o menos discutible, pero hay quienes le reservan un lugar especial en su corazón por presentar a los hackers como hombres y mujeres de acción, como "los buenos" por una vez en la vida, que se dedicaban a derribar a la maligna empresa que hacía de contrapartida en la película.

Sin embargo, a pesar de haber hablado de sus puntos positivos se trata de una cinta que la gente ama u odia, sin términos medios. Hay tantos detractores como fans, con lo que a pesar de estar incluida entre las mejores por su parte buena habrá quienes la sitúen en el lado opuesto del espectro.

Juegos de guerra: caos desde el dormitorio de un estudiante

Escena de Juegos de GuerraEscena de Juegos de Guerra / Tnarik Innael editada con licencia CC BY-SA 2.0

Tal y como ya explicamos en el anteriormente mencionado artículo sobre la cultura hacker, Juegos de Guerra causó un cierto revuelo dentro de la comunidad de piratas informáticos de la década de 1980. Uno de ellos, Lloyd Blankenship -conocido como The Mentor- incluso llegó a escribir el Manifiesto Hacker como reacción a la película. Según las propias palabras de The Mentor, el filme presentaba al colectivo como "inconscientes que no sabían si iban a provocar una guerra nuclear, jugar al tres en raya o las dos cosas".

No obstante, en algo sí acertaba la cinta. En los años 80 del siglo XX muchos hackers empezaron en sus dormitorios, con uno de ellos a punto de empezar la Tercera Guerra Mundial por cosas del guion.

Mr. Robot: ¿una representación realista?

Rami Malek, protagonista de Mr. RobotRami Malek, protagonista de Mr. Robot / Televisione Streaming editada con licencia CC 2.0

Mr. Robot no ha recibido más que halagos desde su salida a la palestra. Para los fans y los críticos de la serie, es imposible que falle en ningún aspecto. Su primera temporada fue sencillamente brillante, y con la segunda en full swing las expectativas no pueden estar más altas.

Si no la conoces, trata de un justiciero hacker reclutado para acabar con una gran empresa y establecer un nuevo orden mundial donde el dinero y las cuentas bancarias no lo sean todo. No tiene desperdicio en absoluto, la tecnología que usan los hackers está tratada con mucho respeto y realismo. Prácticamente se han metido a toda una comunidad en el bolsillo y sus fans se cuentan por miles.

Halt And Catch Fire: la concepción original de los hackers

Volviendo una vez más a nuestro ya citado artículo sobre la cultura hacker, vale la pena recordar que un integrante de este colectivo no era en un principio un experto en seguridad informática. En los inicios de la informática se usaba la expresión halt and catch fire como una instrucción informática ficticia que estaba preparando IBM. Hoy en día la expresión se refiere a una instrucción en código máquina no documentada con efectos secundarios poco habituales, incluidas en el procesador con propósitos de prueba.

La serie habla de los hackers en su concepción más primigenia: ingenieros y programadores que estaban intentando buscar ir más allá y ampliar las fronteras de la informática. La serie toma como protagonista a la empresa Compaq bajo el nombre ficticio de Electric Cardiff. El leit motiv principal de dicha empresa es la creación del primer ordenador portátil.

Las peores películas y series a la hora de tratar el hacking

Igual que existe una lista de las mejores películas y series sobre hacking y el colectivo que lo rodea, también hay altas dosis de cuñadismo en el cine y en la televisión. Hay ejemplos horrendos que vale la pena comentar y que vamos a repasar sin más dilación.

Skyfall: el hacking no es para James Bond

Daniel Craig, el actual James BondDaniel Craig, el actual James Bond / Elen Nivrae editada con licencia CC 2.0

En algunos medios como Hackaday han dado buena cuenta de los grandes fallos de esta película. En el anterior episodio de la saga de James Bond vimos a un rejuvenecido Q diciendo que "la única forma de ver los datos de un ordenador es adjuntarlo a su red". Después de esta afirmación, tanto Bond como el maestro de los gadgets se quedan mirando datos cifrados representados como una esfera gigante en tres dimensiones.

Por si esto ya no fuera lo bastante malo, James Bond ve texto plano entre los datos cifrados. Reconociendo esto se puede descifrar todo el tráfico, aparentemente. Esto no sólo parece increíble, es que lo es.

Vamos a intentar explicarlo: los protagonistas están mirando código cifrado. Cuando descifras dicho código lo que obtienes es más código. Puede que después puedas ejecutar el código para obtener alguna clase de visualización, pero lo que no ocurre en ningún momento es que dicho código se convierta en algo definido como el mapa que aparece en Skyfall... Eso es imposible.

Jurassic Park: reconocer un sistema da control total sobre él

Jurassic Park, el gran blockbuster de los años 90 del siglo pasado, siempre ha sido considerado como un gran éxito del cine. Y lo fue, realmente. La película lo tenía todo para calar con fuerza entre el público, pero el componente técnico no estaba tan pulido.

Imaginemos la escena. El personaje de la niña, Lex Murphy, se sienta delante de un ordenador y le dice a todo el mundo "oye, que esto es Unix!" -o algo así-. Después la cámara pasa a un modelo en 3D de lo que parece la disposición física de un vecindario. De eso mismo ya hablamos en su momento aquí.

Este tipo de interfaz sí existió. Se llamaba FSN y no fue muy popular a pesar de su apariencia, principalmente porque complicaba las cosas a la hora de trabajar. Muchos la probaron y jugaron con ella, pero pocos fueron los que se quedaron enganchados.

El fallo con respecto al hacking es bastante simple -al mismo tiempo que, si fuese el mundo real, todo sería mucho más fácil-: Lex Murphy consigue el control total de Jurassic Park sólo con reconocer el SO. Casi nada.

Firewall: Harrison Ford, archivos y un iPod

Para este truco los guionistas de la película pensaron que sería buena idea incluir algo de hacking de hardware, si bien no resultó como esperaban. En Firewall Harrison Ford necesita conseguir enviar datos desde su pantalla a alguien que está bastante lejos. Para conseguirlo, destroza el cabezal de escaneo de su fax y lo une a un iPod. Después señala varias veces que el reproductor de música de Apple "no sabrá la diferencia entre 10.000 archivos o 10.000 canciones".

Eso no es del todo correcto. En primer lugar necesitas algo que lea los datos que recoge el cabezal de escaneo. Después hay que convertir eso en un archivo que sea compatible con el iPod. Lo siguiente es inicializar la transferencia de datos a dicho iPod, lo que significa que habrá una buena cantidad de hardware y código entre ambos objetos. Dicho de otra manera: llevarlo a cabo consume mucho más tiempo del que empleó Harrison Ford en crear el objeto.

GoldenEye: "¡Sí, soy invencible!"

Segunda entrada de James Bond en este hall of shame y por motivos muy similarmente ridículos. Sin embargo, vamos a ponernos primero en antecedentes. GoldenEye supuso el regreso de 007 al cine tras el desastre de Licencia Para Matar, la primera actuación de Pierce Brosnan encarnando al agente secreto más capaz al servicio de Su Majestad y una película muy taquillera.

También fue donde conocimos al personaje del hacker ruso Boris Grishenko, que tenía la costumbre de gritar "¡Sí, soy invencible!" cada vez que tenía un éxito tras el teclado. Esto, aparte de convertirlo en un tipo particularmente cargante, dio pábulo a uno de los episodios más ridículos de la historia del hacking en el cine.

Al principio de la película se intenta establecer que Grishenko es una bestia parda como hacker. Después de una pantalla de "acceso denegado", el amigo intenta entrar en la red de la CIA. Cuando lo pillan, simplemente escribe el comando SEND SPIKE. Con esa maravillosa orden el pirata desaparece de la red sin dejar rastro. Bravo.

Navy Investigación Criminal: dos idiotas y un teclado

Cuando Navy Investigación Criminal -como se la conoce en España- o NCIS -como se llama realmente la serie- apareció en pantalla hace ya un tiempo cosechó un éxito relativo. No funcionó nada mal, aunque para ver otro CSI siempre podían haber hecho una nueva división -luego llegaremos a esa en la que estás pensando- en lugar de intentar hacerlo pasar como algo completamente distinto.

Hay un episodio que tiene que ver con el hacking que es particularmente ridículo, pero antes de hablar de él vamos a ponernos en situación. El NCIS tiene en sus filas a Abby, una especie de genio informático que puede hacerlo todo y que incluso es una experta en hacking físico y programación de dispositivos desde cero.

Siguiendo con esta supuesta genio, hay un capítulo donde alguien hackea la red del NCIS. Ella y otro de los personajes de la serie intentan detenerlo partiéndose el teclado en dos. Tal cual. Lo que hace este episodio especialmente tonto es que parece ser que los guionistas no se dan cuenta de que es imposible que dos personas puedan escribir de forma simultánea en un teclado, y mucho menos que tenga el sentido suficiente como para ser un script o una instrucción común de un sistema operativo.

CSI Cyber: el cuñado de las series de hackers

Patricia Arquette (derecha), Avery Ryan en CSI CyberPatricia Arquette (derecha), Avery Ryan en CSI Cyber / Michelle Milla editada con licencia CC 2.0

CSI Cyber era otro spin-off más de la franquicia de series policíacas con las que Jerry Bruckheimer tenía algo que ver. Decimos "era" porque la serie ha sido cancelada después de su segunda temporada. Lo cual no nos alegra, pero tampoco nos pone tristes.

Si Mr. Robot intenta ser una representación más o menos realista del mundo hacker, CSI Cyber es más bien lo contrario. No estamos diciendo que sus tramas o planteamientos estén fuera de este mundo. A lo que nos referimos es que se trata más de un vehículo de alarma social más que de una serie que usa a los hackers como leit motiv. En cualquier caso es CSI, ya podíamos imaginarlo.

Es difícil destacar una escena en concreto, pero sí podemos decir que se trataba de un espectáculo ideal para crear paranoia lleno de tópicos manidos: los hackers son malos malísimos, Internet es peligroso y con un ordenador se puede hacer prácticamente cualquier cosa -con razón alguna madre piensa que Internet puede ayudar a sus hijos a hacer los trabajos manuales... bueno sí, pero no los de plástica-. Los guionistas toman a la audiencia por tonta y en cada momento se explican detalles de la trama para que nadie se pierda. Las definiciones de términos de argot del mundillo también sirven a ese propósito: que todo esté mascadito y que nadie pierda el hilo.

Los personajes también son para echarles de comer aparte. Podrían haberlos dotado de mucho más dinamismo, especialmente a los hackers, pero no lo han hecho. Asumimos que son buenos en lo suyo porque en algún momento dicen "oye, ¿qué es esto que veo en este código fuente?".

¿Estás de acuerdo con el repaso que hemos hecho? Si crees que nos hemos dejado algo no dudes en decírnoslo.

Katy Levinson editada con licencia CC BY-SA 2.0

Relacionados

Nos encanta escucharte ¿Nos dejas tu opinión?