Gunkatana

El ciberpunk es un subgénero de la ciencia ficción que tiene lugar en el futuro. En sus historias se suele hablar de la “sociedad de la alta tecnología y la mala vida”, con énfasis en descubrimientos científicos y tecnológicos en ocasiones aplicados a los propios seres humanos —por ejemplo implantes electrónicos en el cerebro, algo similar al Neuromante de William Gibson—. Las tramas suelen transcurrir en sociedades distópicas en las que está a punto de suceder un enorme cambio a nivel político y social. Siempre hay revoluciones gestándose en sus sombras, personas que se quieren rebelar contra el orden establecido. Toma muchos elementos prestados de la novela negra, especialmente de los argumentos detectivescos y policíacos.

¿Por qué os acabo de soltar todo este rollo? Porque el ciberpunk no ha dejado nunca de estar de moda. Además de porque, a día de hoy, una escena muy sana de desarrolladores independientes sigue dándole pábulo y creando obras tan emocionantes como Gunkatana.

¿De qué va Gunkatana?

Para ponernos en situación, pensad en Hotline Miami. Hasta aquí bien: perspectiva cenital, armas a punta pala, sangre y formas creativas de matar. Ahora cogemos ese aspecto retro y lo mezclamos con algo más retro todavía, como por ejemplo un clásico de Mega Drive llamado Smash TV. Para quienes no lo conozcan, Smash TV pone al jugador en la piel de un concursante de un espectáculo televisivo en el que gana premios por acabar con todo lo que aparezca en pantalla. Pues bien, Gunkatana es el hijo bastardo de Smash TV y Hotline Miami.

Por un lado tienes la brutalidad destructiva de Hotline Miami, y por otro lado la acción frenética y la sensación de competición que el jugador puede conseguir participando de Smash TV. Todo ello, por supuesto, con un telón de fondo ciberpunk en el que una sociedad decadente se entretiene viendo cómo sus ciudadanos se masacran por dinero.

La historia nos mete de lleno en un futuro antiutópico totalmente enraizado en el ciberpunk, en el que en los barrios más desfavorecidos de la mayor ciudad del planeta se alzaron en combates a muerte llamados Gunkatana, que después derivaron en un movimiento revolucionario. Pronto una gran empresa vio la oportunidad de convertirlo en un negocio con el que sofocar la rebelión, y así lo hicieron. Dentro del grupo de los actuales gladiadores hay unos cuantos que están empezando a sentir la necesidad de rebelarse, y el Torneo Gunkatana está a punto de dinamitar la sociedad desde dentro.

Gunkatana sólo es uno de muchos títulos ciberpunk

A lo largo de la historia ha habido multitud de ejemplos de inmersión del ciberpunk en los videojuegos. Con títulos como Gunkatana o Hotline Miami queda claro que lo retro está de moda. Quizá por eso valga la pena echar un vistazo a grandes ejemplos del ciberpunk en los videojuegos antes de llegar a la época actual.

Deus Ex, ciberpunk que mezcla rol y acción

Las aventuras y desventuras de J.C. Denton en el futuro ficticio del año 2052 siguen dando que hablar más de 15 años después desde que apareciesen en el mercado. Deus Ex se hizo inmensamente popular en su momento debido a los elementos que mezclaba de juego de rol y de acción en primera persona. En la mejor tradición de los títulos que basan los finales en cómo interactúa el jugador con la trama, se podían obtener hasta cuatro distintos al completar el juego dependiendo de las decisiones que tome.

System Shock 2, el precursor de Bioshock

Bioshock podría considerarse una especie de RPG/FPS con influencias steampunk, pero las raíces de System Shock 2 están ancladas en el ciberpunk. Al igual que Deus Ex, también mezcla la acción con el rol. Su versión original data de 1999 —hoy en día se pueden conseguir versiones adaptadas a los sistemas operativos actuales—, y transcurre en una nave espacial a la deriva durante el año 2114. Elementos de survival horror también están esparcidos a lo largo de toda la aventura, en la que tendremos que detener a SHODAN, una entidad de inteligencia artificial que quiere aniquilar a la humanidad.

Neuromancer, Johnny Mnemonic para ordenadores de la edad de oro

Neuromancer es una aventura gráfica que se lanzó al mercado en 1988, basada en la obra Neuromante de William Gibson, aunque de forma bastante vaga. Inicialmente se pudo disfrutar en las plataformas Amiga, Apple II, Apple IIGS, Commodore 64, y MS-DOS. El juego transcurre en 2058 en Chiba, Japón, donde el protagonista investigará la desaparición de otros navegantes del ciberespacio amigos suyos.

Beneath a Steel Sky, el primer gran éxito de Revolution Software

Revolution Software saltarían a la fama después del tremendo éxito de los dos primeros Broken Sword, pero antes de eso editaron el gran Beneath a Steel Sky. Como es de suponer, se trata de una aventura gráfica en la mejor tradición del estudio. En ella entraremos en un futuro antiutópico encarnando a Robert Foster, que se perdió de niño en los yermos que rodeaban Union City. Fue adoptado por unos aborígenes y criado por ellos, para después ser devuelto a Union City, de donde deberá escapar descubriendo sus más sucios secretos en el proceso.

Final Fantasy VII, uno de los mejores de la historia

Este título, aparte de estar considerado como uno de los mejores juegos de rol de la historia, puede parecer una recomendación rara. Sin embargo, tiene todos los elementos de una historia ciberpunk —junto con una sana dosis de misticismo oriental—: tiene lugar en un futuro distópico en el que están a punto de suceder importantes cambios a nivel político y social, y la tecnología y la ciencia están presentes a lo largo de toda la historia del juego. Si no lo has jugado nunca, no esperes más.

Blade Runner, el juego que se basó en la película, que se inspiró en la novela

Sobre esta aventura gráfica de 1997 pocas cosas hay que no se hayan dicho ya. En él encarnaremos a Ray McCoy, un cazador de replicantes, con herramientas que nos sumergirán de lleno en el universo de la película protagonizada por Harrison Ford. La jugabilidad se basa más en el trabajo detectivesco que en resolver puzles o en sistemas de combate, y el final del juego variará en función de cómo interactuemos con nuestro entorno.

Shadowrun, el ciberpunk llega a las consolas

Originalmente Shadowrun fue un juego de rol de mesa, y su salto a las consolas se hizo con una historia que está basada vagamente en sus características. El videojuego fue lanzado para SNES originalmente en 1993, y un año después aparecería en la Mega Drive de Sega. En él nos pondremos bajo la piel de Jake Armitage, que padece amnesia después de haber sido herido por asesinos a sueldo. A partir de ahí, nos meteremos de lleno en un mundo que representa al año 2050, en el que intentaremos descubrir nuestra identidad y la de la persona que nos quiere muertos. Se le considera un título adelantado a su tiempo y de llevar el estilo del cine negro a los videojuegos.

Hay muchos más ejemplos, pero si los citásemos todos este artículo no terminaría nunca. Respecto a Gunkatana, por ahora está en estado pre-alfa. Ya se puede descargar una demo de forma totalmente gratuita -de momento sólo para Windows, aunque debería llegar a Linux y Mac en el futuro y, si consiguen suficiente financiación, a PS4 y Xbox One-, además de que se puede ayudar a que el juego acabe siendo una realidad a través de Kickstarter. Respecto a los otros títulos, si nunca habéis probado ninguno de ellos, os recomendamos que les deis un tiento. Valen la pena.

Relacionados

Nos encanta escucharte ¿Nos dejas tu opinión?