Selección de frutas y verduras orgánicas

Cada año, el Biomimicry Institute, una organización sin ánimo de lucro de Montana, EEUU, ha lanzado un concurso de diseño enfocado a solventar problemas críticos de sostenibilidad mediante soluciones inspiradas en la naturaleza. Cada edición gira en torno a una temática concreta, y la de este año ha sido la de la alimentación y la crisis alimentaria.

Bajo la premisa de indagar en las muchas lecciones que nos ofrece la naturaleza, se instaba a los concursantes a desarrollar un diseño biomimético que solucionara algún problema importante en nuestro sistema de alimentación, a la vez que cuidara de la salud del planeta.

Así, estudiantes y profesionales del mundo entero han enviado sus propuestas a lo largo de este año. Propuestas que cubrían un amplio abanico de campos, incluyendo el crecimiento de cultivos, gestión de desechos, conservación y distribución de alimentos o control de plagas.

5 proyectos destacados del Biomimicry Food Systems Challenge 2015

Entre la multitud de candidaturas de este año, estos son cinco de los que más han destacado, a nuestro entender, y de hecho han llegado a la final del concurso que se falló el mes pasado de octubre, en el que se otorgó un premio de 100.000 dólares al ganador.

WindChill

Un frigorífico sin necesidad de electricidad

WindChill es un proyecto ideado por un grupo de estudiantes de Calgary, Canadá, para acabar con el problema de la conservación de comida muy presente en zonas pobres o donde hay constantes cortes de electricidad. El sistema está inspirado en los sistemas de regulación de temperatura vistos en diferentes insectos y animales como termitas, corales, elefantes y canguros. Casi nada.

El proceso de refrigeración de alimentos se puede dividir en tres pasos. En un primer momento WindChill capta aire cálido del ambiente y lo introduce en una tubería mediante el efecto Venturi. Luego el aire pasa a una cámara de evaporación donde la tubería se sumerge en líquido, la evaporación del cual enfría el aire interior. Por último se hace pasar el aire refrigerado a la cámara donde se guarda la comida. Como veis, se trata básicamente de un frigorífico sin necesidad de electricidad.

Balcony Cultivator

Cultivos orgánicos en el balcón de casa

Un equipo de la universidad eslovaca de Zvolen diseñó un sistema autosostenible para que habitantes de las grandes ciudades pudieran cultivar sus propios alimentos orgánicos desde sus balcones, ofreciendo la posibilidad de que cualquiera pudiera cultivar alimentos sanos sin ser un experto, y sin necesidad de acceder a una zona verde demasiado amplia.

Como curiosidad, su diseño está inspirado en la habilidad de algunos lagartos de zonas áridas para recoger y almacenar agua en su piel. Balcony Cultivator funciona de manera parecida, extrayendo la humedad de un abono orgánico situado en la parte inferior del dispositivo que se condensa en la cúpula del mismo. El agua se redirige a las raíces de los cultivos mediante canales que simulan las escamas de un lagarto.

Jube

Insectos comestibles como el futuro de la alimentación

Con el constante crecimiento de la población mundial, la escasez de comida a nivel global es un hecho y la solución puede residir perfectamente en los insectos comestibles. Un equipo de investigadores de Bangkok, Tailandia, ha desarrollado una cámara biológica para capturar insectos comestibles, que consideran como la comida del futuro. Del futuro y del presente porque también puede acabar con la malnutrición actual de muchas regiones, ya que presenta una manera sostenible de introducir proteínas y nutrientes en la dieta de la población con acceso a menos recursos.

Inspirada en las pantas carnívoras, el equipo basó su diseño en la Genlisea violacea, nativa de América del Sur. La cámara diseñada por el equipo de BioX funciona de manera similar, ya que tras colocar algún tipo de cebo para los insectos en la parte inferior del dispositivo, estos siguen el olor del mismo hasta el interior de Jube sin posibilidad de escapar.

Mangrove Still

Acabando con la degradación del suelo y la escasez de agua

Un equipo de  Brescia, Italia, encontró inspiración en los manglares y las marismas salinas para intentar solucionar el problema de la degradación del suelo y la escasez de agua en lugares costeros. El Mangrove Still es un destilador solar optimizado para producir agua dulce para regadío que cuesta hasta cinco veces menos que los destiladores tradicionales, y por lo tanto una manera mucho más barata y sostenible para producir agua en zonas áridas, en contraposición con las técnicas de desalinización más caras.

Mangrove Still se ha desarrollado siguiendo los principios del diseño natural, optimizando la captura de luz solar y regulación térmica. Se ha construido con materiales reciclables y reutilizables, y al ser modular se puede integrar varios dispositivos y montar diferentes configuraciones adaptables para cada entorno. Pero no solo proporciona agua de regadío y potable, sino que también sirve para tratar aguas contaminadas y como secador para comidas procesadas.

Hexagro

Una nueva técnica de cultivo sin suelo

El equipo milanés de Hexagro presentó al Biomimicry Food Systems 2015 un sistema de cultivo sin suelo para dar a la gente la oportunidad de cultivar alimentos saludables sin necesidad de grandes terrenos y dejando una huella ecológica imperceptible.

En contraposición a los sistemas hidropónicos que suelen usar materiales sintéticos y trabajar como sistemas cerrados, este Hexagro, evidentemente de forma hexagonal, está construido con materiales biodegradables y reciclables. Es totalmente modular para poder adaptarse a cualquier entorno urbano y resulta hasta cuatro veces más eficiente que cualquier otra técnica de agricultura tradicional. Hasta tal punto que con él se pueden producir hasta 342 lechugas en 2 metros cuadrados.

Equipado con luces LED para optimizar el crecimiento del cultivo y un sistema de riego automático que evita la deshidratación de la planta o su sobrealimentación, este invento pretende acabar con el problema de los grandes espacios fértiles que se necesitan en la agricultura tradicional. 

Elina Mark editada con licencia CC 3.0

Relacionados

Otros relacionados

Nos encanta escucharte ¿Nos dejas tu opinión?